jump to navigation

Joe Friel – Fast After 50 September 8, 2017

Posted by roberto in Entrenamiento, Libros, Salud.
2 comments

No eres viejo hasta que la edad se convierte en tu excusa

Joe Friel

En esta ocasión, comparto mi impresión del libro Fast After 50, del gran entrenador Joe Friel. Para empezar; con este y otros libros da la impresión de tener un enfoque en la competencia y sus adeptos, sin embargo, hay mucho de interés para ciclistas no competitivos.

Esta obra es una edición ampliada de su obra anterior: Cycling Past 50, y que es desde mi punto de vista un título más atractivo. A propósito de esto; este último fue escrito cuando Joe Friel contaba 53 años, y ahora, cumplidos los 70, hizo una revisión de las últimas investigaciones publicadas sobre el tema del efecto del envejecimiento en el rendimiento físico de una persona, y cómo mitgarlo.

Este libro es el resultado de ese trabajo, y aunque puede haber poca información que no esté disponible en algún otro lugar, se presenta en un orden lógico y en un formato comprensible. Las publicaciones citadas en su amplia bibliografía, permiten suponer que las conclusiones y recomendaciones tienen una base científica y médica. Sus extensas notas dan la oportunidad de seguir cualquier referencia de interés; como dice Friel,”este nivel de citas puede hacer que el libro se parezca más a un libro de texto universitario que a una lectura entretenida. Pero… creo que es necesario aportar alguna prueba de lo que propongo”.

En sus propias palabras: “No eres viejo hasta que la edad se convierte en tu excusa”, y hay mucho que se puede hacer para que esa excusa sea innecesaria.

En el curso normal del crecimiento, las capacidades físicas del cuerpo disminuyen a medida que envejece, debido principalmente a tres factores:

  • Disminución del rendimiento aeróbico
  • Aumento de la grasa corporal y
  • Músculos que pierden flexibilidad

Por experiencia personal no creo que tengas que tener más de 50 años para empezar a experimentar esos efectos, y la mala noticia es que la tasa de declive simplemente aumenta a medida que envejeces.

Sin embargo, no tiene por qué ser así: adoptando algunos principios básicos explicados en el libro, se puede hacer mucho para frenar este deterioro; concentrándose en:

  • Hacer ejercicio regular de alta intensidad
  • Incluir un poco de trabajo de fuerza de alta carga y
  • Modificar el estilo de vida en áreas relevantes, como nutrición, sueño y recuperación

Si bien es cierto que cualquiera que sigue en bicicleta hasta pasados los cincuenta conoce los beneficios del ejercicio regular; lo que no aprecia es hasta qué punto se debe practicar con alta intensidad… justo a la edad en que tratamos de evitarlo y cambiamos la intensidad por el volumen: es decir más kilómetros, más fáciles.

También; como ciclistas, no sólo necesitamos trabajar en nuestro cuerpo, sino que podemos beneficiarnos de las modificaciones de nuestro equipo para adaptarnos mejor a los cambios fisiológicos, como por ejemplo: desarrollos más livianos, posición más alta del manubrio e incluso la elección de neumáticos y sillín.

Para los competitivos, los “programas de entrenamiento” y las “pruebas de campo” incluidas en los apéndices serán de interés; y para los menos competitivos, las contribuciones de los atletas exitosos y maduros añadirán también interés.

Si se desea disfrutar del ciclismo hasta bien avanzada tu vejez te recomiendo que leas este libro y tomes en cuenta los consejos dados. A la mitad del libro se entenderá por qué el cuerpo cambia para peor a medida que se envejece, lo cual será realmente deprimente. Pero a menos que termines el libro no te darás cuenta de que en realidad hay mucho que puedes hacer para minimizar el efecto del envejecimiento en tu rendimiento físico.

Como dice Friel,”No eres viejo hasta que la edad se convierte en tu excusa”, y hay mucho que podemos hacer para que esa excusa sea innecesaria.

Advertisements

Charles Wegelius – Gregario August 30, 2017

Posted by roberto in Libros.
Tags: , ,
3 comments

 

Subir una montaña es como acercar la mano al fuego: duele y quieres hacer cualquier cosa para que pare, pero en el ciclismo, si paras, pierdes, y entonces el dolor aún dura más

Charles Wegelius

Este libro es la autobiografía de Charles Wegelius, una de las primeras estrellas del ciclismo profesional británico, rodando en el pelotón profesional durante la primera década de este siglo.

Su trabajo era de gregario, domestique, es decir, aquel corredor del que se espera ayude a ganar a los elegidos, renunciando a la gloria de subir al podio.

Para quienes somos amantes del ciclismo de ruta, de cualquier nível, será una lectura fascinante, en la que veremos reflejadas nuestras propias vivencias, incluso aunque no participemos de la competencia.

Fue parte de equipos como: Mapei, Liquigas (con Cipollini), el Silence-Lotto (con Cadel Evans), y otros.

El libro no es un conjunto de rumores o historias respecto a otros ciclistas, o a las mafias en torno al ciclismo, es un relato crudo, humano, de la experiencia de su protagonista, desde las dificultades iniciales para insertarse en el pelotón profesional europeo, hasta la vida en habitaciones compartidas, hoteles de cuarta categoría… y lavar tu mismo la ropa después de la competencia.

Expresa sin ambajes, su ansiedad, sus momentos de soledad, de abandono, pero también el orgullo de desempeñar un papel clave en el desempeño de su equipo y la alegría de compartir un triunfo del que fuiste tan responsable como el que se lleva los vítores.

Nunca sabré saber qué se siente al ser un gran campeón. Lo que sí puedo decir es qué se siente cuando te ganas la vida montando en una bicicleta. El trabajo de un ciclista profesional es extraordinario, pero el pelotón del ciclismo profesional está lleno de tipos normales como yo, que unas veces se sienten desprotegidos y otras confundidos, en una profesión a la que se entregan en cuerpo y alma para seguir formando parte de ella.

Habría sido una fotografía que enmarcar: yo, cruzando la meta como ganador; el regalo con que el ciclismo habría correspondido a mis sacrificios. Pero no pudo ser. En ese momento, mientras lloraba en mis manos y las lágrimas se mezclaban con el sudor y el polvo de los caminos sucios que cubrían mi cara, supe la verdad sobre el ciclismo profesional: no es ningún puto cuento de hadas.

Es un libro muy recomendable para los amantes de este deporte.

El Aguila de Toledo – Pedro Atienza May 22, 2014

Posted by roberto in Cuentos.
add a comment

eagle_of_toledo_lo_res_600

 

De: vueltalasultana

 

Hay pedaleos épicos y los hay líricos. El suyo era épico. La bicicleta parecía un artefacto mareado entre sus piernas, balanceada como un péndulo en un esforzado ritmo matemático por sus poderosos muslos, en pie sobre ella, sin resuello casi, respirando como un fuelle bronquítico, pulmonar, que nunca se paraba.

Corría 1959, y se corría el Tour de Francia. En los precipicios más grandes de los Pirineos ya había dado lo suyo a Anquetil, a Poulidor y a Van Impe, sus enconados enemigos. Los dejaba tirados en las primeras rampas pirenaicas, cuando su “bici” y él parecían un barco ebrio subiendo encabritados a través de aquel oleaje rocoso. Demarraba, daba tirones de titán, y los demás sólo podían vislumbrar su espalda, mientras él, sudoroso y tensado, absorto, recordaba las calles empinadas y medievales de su ciudad, engrupando a su primera compañera, más pesada que él, con las llantas enroscadas a su torso, menudo y vaciado en su esfuerzo por subir, siempre subiendo.

Ya en la cima, coronado el puerto, esperaba al pelotón comiéndose un helado, apoyado en su yegua metálica, pues le daba pavor  bajar solo a su suerte aquellos riscos vertiginosos.  Así hizo una y otra vez, una forma como otra cualquiera de perder una carrera. Era un ave rapaz que no se tiraba en picado sobre su presa. Era el Aguila de Toledo. Era Federico  Martin Bahamontes, en su segundo apellido llevaba incorporados los espacios siderales por donde le gustaba acampar.

Y ahora tocaba ascender el Puy de Dome, el mítico y majestuoso puerto, la puerta hacia la victoria, si sacaba a Anquetil el tiempo suficiente para poder luego naufragar en el llano. Aquella crono escalada se convirtió en el delirio de toda España, que por entonces estaba gobernada por un dictadorzuelo de voz atiplada llamado Francisco Franco. Todos los oídos y todos los ojos del país, estaban allá arriba, en la mágica montaña que nos separaba de Europa, del mundo entero. Las piernas de Federico eran la voz de España, enmudecida hasta entonces por la guerra civil y el desamparo.

En una lucha contra el crono, se consuma la soledad del corredor de fondo. Bahamontes, más sólo que la una, miró hacia arriba y no vio nada, pero en sus sienes le palpitaba un pueblo que le decía “sube Federico sube” y el águila cogió vuelo. El mentón apretado, la mirada vidriosa y el pedaleo airado, guerrillero. Federico se echó al monte para devorarlo, para comérselo a trechos en cada recodo, en cada curva, en cada rampa. En ésta ocasión la victoria estaba en lo alto y nadie se la robaría. Luego podría comerse su postre favorito: un helado. Y más tarde, en un país llamado España, mirando más allá de las nubes todos sus paisanos dirían: “mirad, allá vuela  el Águila de Toledo.  Jamás tendrá ya que aterrizar de su alto vuelo “.

PEDRO ATIENZA

Escritor, poeta y periodista español. Autor de varios libros  de ensayo y poesía. Se ha ejercitado en el periodismo a lo largo de treinta años en diferentes medios de comunicación nacionales e internacionales: RNE, TVE, COPE, EL PAÍS,entre otros.  Muchos de sus poemas en clave flamenca son cantados por una buena parte de los más acreditados cantaores de la actualidad y ha dictado conferencias sobre flamenco y poesía en numerosas universidades europeas y americanas. Web: www.materialdederribo.blogspot.com

John Verdon – Sé lo que estás pensando March 10, 2013

Posted by roberto in Libros.
1 comment so far

Se_Lo_Que_Estas_Pensando-ROCA-062010

Este título lo tenía desde hace meses en mi lista. Después de ver la portada, horrible en mi opinión, y leer en la contratapa:

Un hombre recibe una carta que le urge a pensar en un número, cualquiera. Cuando abre el pequeño sobre que acompaña al texto, siguiendo las instrucciones que figuran en la propia carta, se da cuenta de que el número allí escrito es exactamente en el que había pensado.

No lograba imaginarme que fuese un buen libro, clasificado como Novela Policial (también llamada Novela Negra), había leído buenos comentarios y después de descartar un par de títulos me decidí a iniciarla.

El libro es el primero de una trilogía o de una serie, la introducción tiene un tono macabro, sin presentar personajes, breve y anónima como para preparar el ánimo a una novela policial, realmente negra. Luego comienza a presentar a David Gurney, el detective retirado que es protagonista de la serie.

Me gusta mucho el estilo con que describe las situaciones, haciéndolo con gran sutileza:

El aspecto que una casa ha de tener y la sensación que debe transmitir eran los temas en los cuales Madeleine y David estaban en completa armonía, algo que, él tenía la sensación, cada vez era menos frecuente.

Esta es una pequeña muestra del estilo con que John Verdon retrata a sus personajes y las situaciones comunes que cada uno vive a su manera, de una forma íntima, cercana.

Una vez te adentras en su lectura se comienza a disfrutar este estilo, la historia se desenvuelve con un ritmo que atrapa y Verdon profundiza en la sicología de los personajes encajando la vida de ellos y la historia que narra con maestría.

De acuerdo con su experiencia, cuando un hombre daba dos razones para una decisión, era probable que una tercera razón, la real, hubiera quedado oculta.

He disfrutado la lectura casi al margen de la trama, Verdon nos describe la vida y matrimonio de su protagonista y ahí quedan las situaciones, tan reales y tan cercanas.

Disfrutaban de momentos así de vez en cuando, momentos de sencillo amor y de cercanía silenciosa que le recordaban los primeros años de su matrimonio, los años anteriores al accidente.

«El accidente.» Esa etiqueta densa y genérica con la cual envolvía el suceso en su memoria para impedir que sus detalles afilados le rebanaran el corazón. El accidente. La muerte que eclipsó el sol y que convirtió su matrimonio en una combinación cambiante de hábito, deber, compañerismo nervioso y raros momentos de esperanza: extrañas ocasiones en que algo brillante y claro como un diamante llegaba hasta ellos, y le recordaba lo que había sido y lo que podría volver a ser posible.

Pese a lo que creía inicialmente, la trama es coherente, no deja cabos sueltos, e incluso comienzas a aventurar posibles soluciones.

[…] apelaba de manera instantánea a esa parte del cerebro a la que le gustan los dibujos animados y que odia la complejidad.

Lo recomiendo ampliamente, la edición impresa tiene algo más de 400 páginas y también está disponible en formato electrónico.

Sobre el autor, no es mucho lo que pude encontrar, en Wikipedia tiene una breve biografía:

John Verdon (EE.UU., 1942), es un escritor norteamericano de intriga y suspense. Trabajó en varias agencias publicitarias en Manhattan como director creativo. Se jubiló y se trasladó a vivir al norte del estado de Nueva York en un entorno rural. Inició una etapa como ebanista tallando muebles que después vendía en tiendas de antigüedades, hasta que su esposa le empujó a recuperar su deseo de juventud de convertirse en escritor.

En 2010 publicó su primera novela, un éxito mundial y la primera de la serie que tiene como protagonista a David Gurney, un detective retirado del Departamento de Homicidios de Policía de Nueva York, alter ego del autor.

Relación de obras

  • Sé lo que estás pensando, 2010 (Think of a number)
  • No abras los ojos, 2011 (Shut Your Eyes Tight)
  • Deja en paz al diablo, 2012 (Let the devil sleep)

images

El Lector – Bernhard Schlink July 9, 2012

Posted by roberto in Libros.
add a comment

Der Vorleser, es el título original en alemán de este libro, literalmente significa “el que lee en voz alta”.

Antes de iniciar la reseña les dejo el resumen de contraportada:

Michael Berg tiene quince años. Un día, regresando a casa del colegio, empieza a encontrarse mal y una mujer acude en su ayuda. La mujer se llama Hanna y tiene treinta y seis años. Unas semanas después, el muchacho, agradecido, le lleva a su casa un ramo de flores. Éste será el principio de una relación erótica en la que, antes de amarse, ella siempre le pide a Michael que le lea en voz alta fragmentos de Schiller, Goethe, Tolstói, Dickens… El ritual se repite durante varios meses, hasta que un día Hanna desaparece sin dejar rastro. Siete años después, Michael, estudiante de Derecho, acude al juicio contra cinco mujeres acusadas de criminales de guerra nazis y de ser las responsables de la muerte de varias personas en el campo de concentración del que eran guardianas. Una de las acusadas es Hanna. Y Michael se debate entre los gratos recuerdos y la sed de justicia, trata de comprender qué llevó a Hanna a cometer esas atrocidades, trata de descubrir quién es en realidad la mujer a la que amó… Bernhard Schlink ha escrito una deslumbrante novela sobre el amor, el horror y la piedad; sobre las heridas abiertas de la historia; sobre una generación de alemanes perseguida por un pasado que no vivieron directamente, pero cuyas sombras se ciernen sobre ellos.

Es un libro breve, algo más de 200 páginas y fue convertida en película en 2008, con el mismo título, y parece ser que tuvo algún éxito. Yo no he visto la película, pero no sé por qué me imagino que debe estar muy lejos del espíritu del libro.

He querido ubicar la reseña en primer lugar pues describe bastante bien la trama, en muchos sitios se le reseña como una novela que describe o profundiza respecto de los sentimientos de la generación alemana de post guerra y sus cuestionamientos frente al papel que jugó su país en el conflicto.

La verdad es que me a mí no me causó en absoluto esa impresión.

Narrada en primera persona, me causa la impresión de ser un relato sicológico, en la que asistimos al desarrollo de una persona que ha tenido una profunda experiencia amorosa con una persona de pasado cuestionable, el contexto, en que la protagonista fue guardiana de un campo de concentración, me parece secundario.

El libro está dividido en tres partes muy bien escogidas: Conocimiento de los protagonistas, Juicio de Hanna, Reencuentro.

El lenguaje es sencillo, huyendo de cavilaciones profundas y ejercicios literarios sesudos, plantea las dudas y las ansias que en uno ú otro momento todos nos hemos planteado cuando el amor encuentra su espacio en nuestro corazón. El protagonista relata media vida en retrospectiva, intercalando tiempos, pero lo hace de una manera adecuada, sin forzar las situaciones.

Leyéndolo repasé episodios de mi propia vida, con preguntas similares. Ese fue para mí el valor de este texto, las ideas-fuerza que transmite: amor adolescente, vergüenza, erotismo, el valor del pasado, la dignidad de la persona.

Quien piense que se trata de una obra sobre el holocausto o, peor aún, literatura erótica, mejor que se abstenga de su lectura pues nada de eso encontrará en esta obra.

Plomo en los Bolsillos – Ander Izagirre June 14, 2012

Posted by roberto in Libros.
Tags: , ,
4 comments

En esta oportunidad reseño un libro francamente delicioso: Plomo en los Bolsillos, escrito por Ander Izaguirre, narra anécdotas, curiosidades e historias del Tour de France, y estando ad portas de la reina de la competencia ciclista… qué mejor.

Pero las buenas noticias no acaban ahí: La Editorial Libros del K.O. distribuye su edición impresa y una edición electrónica en epub (sin DRM) y por la realmente módica suma de Euros 5.99 lo puedes tener de inmediato para leer cómodamente. (lo pueden comprar aquí)

Empecé a leerlo ayer y creánme que he gozado cada frase, cada párrafo y cada página.

 

Su autor, Ander Izagirre (España, 1976-) fue ciclista con ambiciones hasta los 20 años, hasta el día en que pasó por un pueblo muy descolgado del pelotón y escuchó cómo una espectadora le decía a un niño: “Si vas a andar como este, tú mejor ni salgas”.

 

Relata como Octave Lapize, en 1910, llegó a la cumbre del Aubisque a pie, arrastrando la bicicleta. Se dirigió hacia uno de los organizadores del Tour y, cuando sus pulmones reunieron un poco de aire, cinceló la primera sentencia en las tablas del ciclismo: «¡Asesinos!».

Pélissier, ganador del Tour de 1923, protestaba contra la dureza del reglamento: «Pronto nos colocarán plomo en los bolsillos». El pequeño Robic, ganador del 47, se cargaba de plomo para bajar más rápido. Para el autor, la magia del ciclismo nace siempre de ese misterio que existe más allá de la frontera del sufrimiento, y el sufrimiento que impone el Tour es de plomo, como lo es el empeño de los ciclistas. En ese equilibrio se mueven los dieciséis episodios de este libro en el que se descubre la cara B del Tour de France, desde las victorias y derrotas más legendarias hasta las malandanzas de los primeros corredores del Tour; historias trágicas como las últimas 40 pedaladas de Tom Simpson antes de morir en el Mont Ventoux o divertidas como la de Vicente Blanco, un cojo bilbaíno que se dopaba con bacalao y que pedaleó hasta París para salir en el Tour. Anécdotas que destacan la épica y el sufrimiento del ciclismo pero también la generosidad y gentileza que se desprenden de este deporte. Los duelos memorables entre Coppi y Bartali, Anquetil y Poulidor, Kübler y Koblet, Merckx y Ocaña o las hazañas de Induráin, Hinault y Amstrong, pero también el reconocimiento a las figuras menos visibles y reconocidas como Walkowiak, que se arrepintió de ganar el Tour, o el argelino Zaaf que a las puertas de ser el primer africano en ganar una etapa del Tour se emborrachó y cayó mareado.

Les dejo un par de perlas del texto para que se entusiasmen y aportemos nuestro grano de arena a la recuperación económica de la Madre Patria. (more…)

HHhH – Laurent Binet May 27, 2012

Posted by roberto in Libros.
add a comment

 

Paseando por el sitio hislibris, me encuentro con la reseña de este libro (Seix Barral, 2011), me había llamado previamente la atención; y como lo tengo en epub decidí darle una oportunidad. En principio no me enganchó, pero en un almuerzo posterior un amigo me habló muy bien de él, así es que retomé su lectura y lo terminé.

Resulta difícil clasificar en un subgénero esta novela de Laurent Binet (n 1972), el estilo es original y bien logrado en lo técnico.

El autor narra en primera persona como desarrolla su trabajo, que relata la planificación y atentado a Reinhard Heydrich, la bestia rubia, reichsprotektor de Bohemia y Moravia, con asiento en Checoslovaquia. A veces se convierte en uno de los personajes, normalmente es el mismo, a veces narra como un obervador en tercera persona.

Intercala en el desarrollo de la historia los libros en los que ha investigado el tema, las películas que ha visto (e.g. Los Verdugos También Mueren, 1943 ,con guión de Bertold Brecht y dirección de Fritz Lang), y también sitios de internet.

Consigue crear una atmósfera en la que te sientes parte de un diálogo autor-escritor.

Cercana al reportaje periodístico, con visos de ensayo, es definitivamente un ejercicio de metaliteratura. Un nuevo ejercicio literario. (more…)

Perturbado – Paul Harper May 8, 2012

Posted by roberto in Libros.
add a comment

Esta novela de lectura rápida y entretenida parece ser la primera de varias con un detective muy particular como protagonista: Marten Fane.

En esta historia, Vera List, sicoanalista de prestigio, atiende a dos pacientes mujeres, muy hermosas y casadas con millonarios, no se conocen entre sí y sostienen una aventura amorosa extramarital. En ambos casos dan rienda suelta a sus fantasías sexuales con el amante, pero no se crea por esto que se trata de literatura erótica ya que no hay nada del llamado sexo explícito.

La profesional sospecha que un hombre ha entrado en sus historiales y se aprovecha de ello para mantener las relaciones y lograr, además de la seducción, un control sobre la personalidad de las mujeres.

Para desenmascarar al perturbado consigue ponerse en contacto con Marten Fane, un detective casi inaccesible que no figura en ningún directorio ni acepta casos comunes. Cuando List le narra los hechos, aún no se imagina las intenciones reales del manipulador y la trama de poder que se oculta tras sus acciones.

Marten Fane, el detective protagonista es un ex policía que tuvo que dejar el servicio porque se le involucró en un escándalo con el departamento de inteligencia de la policía. No era un policía corriente, pues pertenecía a una unidad de operaciones especiales. En esta labor conoció muchas personas con acceso a información altamente clasificada y no pocos casos de interferencia gubernamental en experimentos ilegales. Vive en una casa lujosa, herencia de su difunta esposa, muerta en circunstancias extrañas, le gusta la fotografía y los licores finos

Cuando acepta un caso, Marten con sus contactos, comienza una operación que implica a un montón de gente que sigue a otro montón de gente y que tiene como cabeza visible a Roma Solís, una ex agente de la policía colombiana que perdió a toda su familia en un terrible atentado. Comparte con Marten un interés romántico que se vislumbra en alguna que otra ocasión. (more…)

Ernest Hemingway y el Ciclismo April 30, 2012

Posted by roberto in Libros.
1 comment so far

El Vélodrome d’Hiver con su luz que atravesaba capas y capas de humo, con la pista de madera y sus empinados virajes.

El ciclismo resultó una cosa nueva y muy divertida, y como no sabía nada de aquello la novedad me fascinaba. Pero no tomamos en seguida la afición. Llegó más tarde, y al fin ocupó un puesto importante en nuestra vida, algún tiempo después, cuando todo lo del primer período en París se nos vino al suelo.

Pero, por un tiempo, nos bastó con quedarnos en nuestro barrio y no tener que atravesar París para ir a los hipódromos, y apostar sólo por nuestra vida y nuestro trabajo y por los pintores amigos, y no basar la vida en un juego de azar disfrazado con otros nombres. He empezado muchas veces a escribir un cuento sobre carreras de bicicletas, pero nunca me ha salido ninguno que fuera tan bueno como son las carreras, las de velódromo cubierto o al aire libre tanto como las de carretera. Pero algún día lograré meter en unas páginas el Vélodrome d’Hiver con su luz que atravesaba capas y capas de humo, con la pista de madera y sus empinados virajes, y el zumbido de los tubulares sobre la madera cuando pasaban los ciclistas, y el esfuerzo y las tácticas y los corredores desviándose arriba o abajo en la pista, convertidos en una parte de sus máquinas. Lograré meter la impresión fantástica del medio fondo, el ruido de las motos de los entrenadores con sus rodillos, y los entrenadores con sus pesados cascos y sus teatrales trajes de cuero, que se inclinaban hacia atrás para proteger a los ciclistas de la resistencia del aire, y los ciclistas con sus cascos ligeros que se pegaban a los manillares, sus piernas que hacían girar a gran velocidad los pedales, y las pequeñas ruedas delanteras se pegaban al rodillo de la moto tras la cual se abrigaba el ciclista, y los duelos en que se alcanzaba el colmo de la excitación, con el petardeo de las motos y con los ciclistas corriendo codo a codo y rueda a rueda, arriba por el peralte y lanzándose abajo y dando vueltas a una velocidad como para matarse, y de pronto un hombre que no podía sostener la velocidad y se descomponía, y se le veía chocar brutalmente contra la sólida muralla de aire de la que hasta entonces había estado separado.

Había tantas clases de carreras. Los sprints por eliminatorias hasta llegar a la carrera final, en los que los dos corredores retenían durante largos segundos su velocidad, cada cual esperando que el otro guiara el sprint y así obtener un abrigo inicial, y luego las vueltas a medio paso hasta la zambullida final en la fascinadora pureza de la velocidad. Había los programas de carreras a la americana, con sus series de sprints que llenaban la tarde. Había las hazañas de velocidad absoluta, cuando un hombre corría solitario durante una hora contra el reloj, y había las terriblemente peligrosas y hermosas carreras de cien kilómetros en los grandes peraltes de madera de la pista de quinientos metros del Stade Buffalo, el velódromo al aire libre en Montrouge donde se hacían las carreras tras moto. Estaba Linart, el gran campeón belga a quien llamaban el Sioux por su perfil.que agachaba la cabeza para sorber aguardiente caliente por un tubo de caucho unido a un termo que llevaba debajo del jersey, y así cobraba fuerzas para el terrible arranque de velocidad de sus fines de carrera. Había los campeonatos de Francia tras moto, en la pista de cemento de seiscientos sesenta metros del Parc des Princes, en Auteuil, cerca del hipódromo, que era la pista más peligrosa de todas, y allí vimos un día caer al gran corredor Ganay, y oímos cómo se le aplastaba el cráneo dentro del casco, tal como uno aplasta un huevo duro contra una piedra, en una merienda en el campo, para quitar la cáscara. Tengo que escribir sobre el extraño mundo de las carreras de seis días y las maravillas de las carreras por carretera en la alta montaña. El francés es la única lengua en que se ha escrito bien sobre esto y los términos son todos franceses, y por eso es difícil escribir en otra lengua.

Ernest Hemigway

Paris era una fiesta (extracto)

El Viaje de Hawkwood – Paul Kearney April 18, 2012

Posted by roberto in Libros.
add a comment

En esta ocasión les propongo la lectura de una novela de fantasía histórica, en el estilo de Canción de Hielo y Fuego y también de la trilogía La Primera Ley de Joe Abercrombie.

Si bien, como es típico, comienza con nombres de personajes y lugares algo difíciles de retener, rápidamente su ritmo y desarrollo te atrapa. El autor desarrolla su fantasía sobre los cimientos de nuestra propia historia: civilización occidental muy avanzada con su inquisición y sus arcabuces, enfrentada a la otra civilización del Este y sus hordas, fácilmente identificable con los moros defensores del Islam.

Pese a que los personajes viven en un mundo de fantasía, con sus componentes mágicos y sobrenaturales, resultan ser seres humanamente reales, mejor dicho: brutalmente reales.

Año del Santo de 551. Normannia es un continente dividido. En oriente, las noticias no pueden ser peores: la ciudad de Aekir, centro espiritual de las Monarquías de Dios, ha caído ante los embates del sultán de Ostrabar y sus feroces merduk. El legendario comandante John Mogen ha perecido en la defensa, y el sumo pontífice de la fe ramusiana ha desaparecido y se presume que también ha muerto. Ahora sólo queda reagrupar a las fuerzas defensivas desbandadas, y elegir el lugar donde presentar la última resistencia.

Mientras, en el otro extremo del continente, la represión religiosa de la orden inceptina siembra el terror en el próspero reino marítimo de Hebrion. Sus víctimas: aquéllos que practican las artes mágicas del dweomer o, simplemente, son extranjeros sospechosos de desafecto hacia la verdadera fe. En medio de este caos surge la figura de Richard Hawkwood, un experto marino curtido en mil travesías y elegido por el rey de Hebrion para capitanear una misión inaudita: navegar hacia el extremo oeste del mundo, en busca del fabuloso continente occidental, con un cargamento de magos exiliados a bordo. El viaje promete ser inolvidable. (more…)

El Camino de los Mitos – Evohe Digital April 4, 2012

Posted by roberto in Libros.
add a comment

Para este fin de semana largo les propongo una lectura más que interesante: El Camino de los Mitos I.

Se trata de la recopilación de los diez relatos ganadores del I Concurso Internacional de La Revelación de relatos mitológicos y poemas, organizado por el sitio web La Revelación, sus autores, todos entusiastas escritores aficionados ven ahora recompensado su esfuerzo con la publicación de sus obras.

El libro evoca la época en la que el mito era historia y creencia para el pueblo griego, en la que el tiempo no era una escala de medición sino un dios, el sol cruzaba el cielo montado en un carro y las estaciones del año no dependían de traslaciones planetarias sino de las idas y venidas de Perséfone al Hades. Y la evocación no se limita al contenido sino también a la forma. Porque de la misma manera que hay mitos trágicos, divertidos, trascendentes, aventureros, tristes, etc., también así son los relatos que aparecen en el libro. Pudiera pensarse que una amalgama de autores diferentes con diferentes estilos haría perder cohesión al conjunto, y sin embargo sucede al contrario ya que es consustancial a lo mítico poder ser expresado e interpretado de diferentes maneras; a través de esas maneras, a través de esos autores, los mitos transcurren y se muestran. El título del volumen es un acierto en este sentido.

El mito no es, como quizá pueda pensarse, una invención fantástica, no es un divertimento con el que los griegos ocuparan su mente ni una opción entre otras posibles sobre la que cimentar un montaje cultual. La mitología no era la ciencia-ficción de los griegos (como alguien una vez me comentó), básicamente porque para los griegos los mitos no eran ficción. Lo que en ellos se cuenta sucedió realmente en un pasado más o menos remoto, y sobre los caracteres y comportamientos de los dioses, semidioses y héroes que los protagonizan el hombre griego había de reflexionar y sacar sus propias conclusiones. Los mitos le servían para saber hasta dónde podía conocer, cómo debía actuar, a qué podía aspirar, qué premio o castigo le cabía esperar. Por ello, las recitaciones de los poemas homéricos y las representaciones de tragedias no eran (al menos no esencialmente) momentos de ocio para sus oyentes y espectadores, sino de iluminación y discernimiento, algo así como ir a una escuela del alma. De hecho, y salvo un par de excepciones conocidas (y además comprensibles), las tragedias siempre relataban acontecimientos anclados en el pasado mítico, nunca en el presente cotidiano de los griegos. Pues bien: los relatos de El camino de los mitos incluyen ese elemento de reflexión y abstracción. No se quedan en una mera narración superficial más o menos fantástica sino que mueven al lector a pensamientos que trascienden lo descrito. Porque si se hubieran quedado en la superficie habrían descuidado ese sentido original y esencial de los mitos, el sentido reflexivo, y no habrían pasado de ser más (ni menos) que unos relatos de aventuras con mayor o menor dosis de imaginación.

En todos los relatos se percibe un estilo cuidado y elaborado. El recorrido mítico que trazan hace que el lector vaya avanzando por un camino en el que encontrará a la monstruosa Gorgona, a la criada de Penélope, a unos dioses precosmogónicos, a Aquiles, Dédalo e Icaro, Perseo, la anciana muerte, un marino del barco de Ulises, y a Hermes por partida doble. El camino transcurre entre la melancolía, la incertidumbre, la hilaridad, la majestuosidad, la pesadumbre… Todo eso encontraremos en la lectura de estas historias, una lectura por lo demás agradable y ágil. Agilidad que no sólo se percibe en el contenido de cada relato (ninguno se hace pesado, ninguno se atraganta, todos ellos fluyen con naturalidad) sino que es inherente a la propia estructura del libro: narraciones breves, estilos heterogéneos, argumentos diferentes. Todo ello ayuda a que el conjunto pueda ser devorado fácilmente.

Y no puedo dejar de comentar otra idea que es rescatada por el libro: el espíritu agonístico griego. El simple hecho de elaborar un libro fruto de un concurso lleva implícita la idea del agon, la competición, la contienda, el desafío. No debemos tomar esto en sentido negativo; creo yo que en toda competición lo importante es que todos los que participan intentan ofrecer lo mejor de sí mismos, con lo cual el resultado nunca puede ser malo. El que un atleta se lleve un premio y otro no lo logre forma parte de las reglas del juego agonístico pero ello no afecta a la belleza de la carrera. Y creo que en este sentido también es acierto editorial el hecho de no haber pretendido destacar de manera especial el relato ganador sobre el resto de premiados (aunque evidentemente se hace justa mención del orden de los premios).

Las ilustraciones que acompañan cada uno de los relatos no hacen sino contribuir a la excelencia del libro, y la elegante encuadernación tampoco desmerece en absoluto sino todo lo contrario, está a la altura del contenido.

Finalmente, sólo cabe dar la enhorabuena a LaRevelación por la gran idea de organizar un concurso de estas características (cuya segunda edición ya está en marcha) y por el resultado final obtenido: un libro redondo.

Disponible en formato electrónico, al regalado módico precio de Euros 2,4, o sea menos de dos mil pesos chilenos, o su equivalente: menos de US$ 4.

Para adquirirlo solo deben acceder al sitio de Evohe pinchando aquí.

La reseña anterior ha sido adaptada del original, creada por Cavilius en el sitio Hislibris. Les recomiendo leer el original pinchando aquí.

Que lo disfruten…

Libros Digitales al alcance de todos – Evohe Digital March 30, 2012

Posted by roberto in Libros.
add a comment

Hoy les quiero recomendar una página de libros en formato electrónico, se trata de Evohe digital, página a la cual llegué a través de hislibris, magnífico sitio de historia y novela histórica, fuente de muchas reseñas que he publicado en este blog.

Cuál es la diferencia de esta página o por qué la recomiendo: en primer lugar por la calidad de los textos que edita y en segundo lugar porque sus precios están al alcance de cualquier bolsillo: normalmente menos de cinco mil pesos chilenos, cincuenta pesos argentinos o diez dólares.

Más que una editorial es un proyecto para brindar cultura al alcance de todos, también tienen libros electrónicos gratuitos y avances de publicaciones.

El formato de la publicación es en pdf, en doc o en epub, fácilmente adaptables al PC o a cualquier lector de libros electrónicos.

He comprado la recopilación de cuentos del Tercer Concurso de Novela Histórica de Hislibris (cl$ 1.800, menos de US$ 4) y el próximo que caerá es El Heredero de Tartessos.

Espero que la disfruten.

Vietato Introdurre Biciclette – Julio Cortázar March 26, 2012

Posted by roberto in Cuentos.
add a comment

En los bancos y casa de comercio de este mundo a nadie le importa un pito que alguien entre con un repollo bajo el brazo, o con un tucán, o soltando de la boca como un piolincito las canciones que me enseñó mi madre, o llevando de la mano un chimpancé con tricota a rayas.

Pero apenas una persona entra con una bicicleta se produce un revuelo excesivo, y el vehículo es expulsado con violencia a la calle mientras su propietario recibe admoniciones vehementes de los empleados de la casa.

Para una bicicleta, entre dócil y de conducta modesta, constituye una humillación y una befa la presencia de carteles que la detienen altaneros delante de las bellas puertas de cristal de la ciudad.

Se sabe que las bicicletas han tratado por todos los medios de remediar su triste condición social. Pero en absolutamente todos los países de esta tierra está prohibido entrar con bicicletas. Algunos agregan: “y perros”, lo cual duplica en las bicicletas y en los canes su complejo de inferioridad.

Un gato, una liebre, una tortuga, pueden en principio entrar en Bunge & Born o en los estudios de abogados de la calle San Martín sin ocasionar más que sorpresa, gran encanto entre telefonistas ansiosas o, a lo sumo, una orden al portero para que arroje a los
susodichos animales a la calle. Esto último puede suceder, pero no es humillante, primero porque sólo constituye una posibilidad entre muchas, y luego porque nace como efecto de una causa y no de una fría maquinación preestablecida, horrendamente impresa en chapas de bronce o de esmalte, tablas de la ley inexorables que aplastan la sencilla espontaneidad de las bicicletas, seres inocentes.

De todas maneras, ¡Cuidado, gerentes! También las rosas son ingenuas y dulces, pero quizá sepáis que en una guerra de dos rosas murieron príncipes que eran como rayos negros, cegados por pétalos de sangre. No ocurra que las bicicletas amanezcan un día cubiertas de espinas, que las astas de sus manubrios crezcan y embistan, que acorazadas de furor arremetan en legión contra los cristales de las compañías de seguros y que el día luctuoso se cierre con baja general de acciones, con luto en veinticuatro horas, con duelos despedidos por tarjeta.

En Nombre de Dios – Patricia Sagastizabal March 20, 2012

Posted by roberto in Libros.
add a comment

Otro de los libros leídos durante las vacaciones es el que da origen a esta reseña.

Patricia Sagastizabal argentina (1953-) es abogada de profesión, ha trabajado en diversas instituciones educativas y En Nombre de Dios es su primera novela, le seguiría El Secreto de Julia, por la que obtuvo en 1999 el premio a la mejor novela, otorgado por el diario La Nación, de su país.

En Nombre de Dios fue publicada en 1997, y se basa en un riguroso trabajo de investigación desarrollado por su autora, la trama se sitúa en las misiones establecidas por la congregación jesuita a principios del Siglo XVII en Paraguay. Su personaje principal es un sacerdote español, Antonio Ruiz, que está inspirado en una persona real: Antonio Ruiz de Montoya.

En una entrevista periodística ella misma nos cuenta el argumento de su novela:

Es la historia de un jesuita español, Antonio Ruiz, enviado a las tierras americanas a principios del siglo XVII, con el mandato de convertir a los indios a la fe cristiana. Narra la fundación de las ciudades (reducciones) en las que habitaron, por más de un siglo y medio, miles de indios guaraníes. El jesuita se encontrará predicando en un mundo de creencias ancestrales ajenas al afán colonizador, expondrá sus dudas, también sus certezas. Luego, ante el ataque de encomenderos y bandeirantes paulistas, ante la muerte de los indios y la devastación de las reducciones, se verá obligado a tomar una decisión muy difícil para un sacerdote: organizar la resistencia.

Y el texto de contraportada:

“No sé si por suerte o por desgracia, yo fui elegido por el Señor para llevar a cabo una misión en esta tierra (…) Dejo esta relación para juicio de la posteridad, que es ilusoria. (…) Ya no estaré aquí para defender esta historia cuando transcurra, inexorable, el tiempo. Pero la escritura (…) tal vez pueda servir, como en este caso, para darles voz a los que no la tienen.”

Así comienza esta historia, la del jesuita Antonio Ruiz enviado a las tierras americanas a principios del siglo XVII, con el mandato de convertir a los indios a la fe cristiana. La gesta de las fundaciones, la infinita Tierra de Indias plena de olores y de fuertes pinceladas de color, los indios guaraníes, sus magos y misterios, y las eternas lluvias conforman un muestrario florido de personajes y sensaciones que llevan al protagonista a interrogarse sobre su condición de predicador de creencias tan apartadas de ese mundo nuevo y desconocido. Antonio Ruiz deberá emprender una doble cruzada: la de América, y una más riesgosa aún, la de sus propios sentimientos.

En nombre de Dios es una novela que recupera una porción del pasado en donde la ficción, indisolublemente ligada a la historia, permite reconstruir los matices del proceso de colonización, las dudas y las certezas que consolidan la fe de un hombre y el contexto en el que un religioso debe dirimir la tensión entre lo temporal y lo eterno.

En nombre de Dios traslada al lector magistralmente al espacio y el tiempo del “jardín de flores del cielo, la América de las infinitas tierras”, y además instala en su espíritu las mismas tribulaciones y gozos que vivieron los jesuitas de aquella época, y lo hace gracias a una ambientación exquisita, una prosa muy cuidada y, sobre todo, una verosimilitud que sólo puede alcanzar la comunión sin fisuras entre lo ficticio y lo real.

Disponible en formato electrónico.

Patricia Sagastizabal

Congo Luso – Peter Forbath March 16, 2012

Posted by roberto in Libros.
Tags: , ,
add a comment

Congo Luso es una buena novela histórica que recrea el descubrimiento del Congo por parte de una carabela portuguesa en 1482. Transcurre entre los años 1482 y 1502.

El protagonista es el portugués Gil Eanes, que llega siendo un niño a esas tierras y el destino lo deja allí plantado transformańdose en un congolés. Gil ha llegado en la nave del navegante Diego Cao, descubridor del Río Congo.

Gil aprende rápidamente el idioma de los nativos, se le encomienda la misión de visitar al rey del Congo y establecer las primeras relaciones diplomáticas entre Portugal y el reino del Congo; encabeza una minúscula comitiva de cuatro portugueses y un quinto africano de la costa occidental, sin embargo solo logra llegar él a la presencia del rey. El rey tiene dos hijos de dos esposas distintas, ambas reinas, y la más joven desea que sea su hijo el sucesor, en contra de la tradición.

Esta reina comienza a tejer una serie de intrigas, aliándose con los portugueses.

El autor es un periodista que ha sido corresponsal en el extranjero para diversas publicaciones y se ha documentado muy bien al escribir esta novela.

Tiene el gran mérito de narrar los hechos sin utilizar recursos morbosos y lograr que los detalles se aprendan y entiendan sin aburrimiento.

Junto a Gil conocemos a los príncipes hermanos Mpanzu y Mbemba, al obispo de Souza y al expoliador Fernando de Melo.

Asistimos en las primeras partes a las guerras tribales que libran los congoleses con otros reinos africanos para someterlos a la voluntad del soberano, luego asistiremos a las luchas entre congoleses y portugueses, aunque estos últimos han conseguido el apoyo de uno de los príncipes y sus guerreros.

El fanatismo evangelizador de los católicos no está ausente y resulta ser también un elemento más en la lucha por el poder las riquezas y… los esclavos, que resultaron ser la verdadera riqueza de Africa para Occidente.

Una novela recomendable disponible en formato electrónico.

Respecto de la historia de Africa, también son recomendables los siguientes títulos:

El Jardin Olvidado – Kate Morton March 13, 2012

Posted by roberto in Libros.
1 comment so far

En esta oportunidad le toca el turno a la literatura… ¿Cuáles han sido los libros del verano?, ¿De las vacaciones?.

En mi caso, solo novelas y les paso a dar mis impresiones de inmediato.

La primera de ellas: El Jardín Olvidado de Kate Morton.

Me llama la atención que la autora es australiana y con poca experiencia como escritora, aunque después me entero que esta es su segunda novela… vamos que a lo mejor es otra María Dueñas, me dije, y en la presentación leemos: una niña es abandonada en un barco con destino a Australia. Una misteriosa mujer llamada la Autora ha prometido cuidar de ella, pero la Autora desaparece sin dejar rastroUn terrible secreto sale a la luz…

Y me decido a leerla, además viene con mucho marketing detrás y se encuentra en todas las vitrinas de mi ciudad.

Una gran desilusión, el libro narra la historia de tres mujeres: madre-hija-nieta, abusa de esta técnica narrativa que consiste en alternar los tiempos, me refiero a que te encuentras leyendo la historia de Nell (la madre-abuela) en el presente y luego en el capítulo siguiente saltas al Londres de finales del siglo XIX.

Una breve búsqueda en Google:

…sus historias [de Kate Morton] siempre incluyen saltos desde el presente, hasta un pasado oscuro, poco claro, ahí siempre hay algo escondido un misterio, eso sí, no se busque en ella formas nuevas de relato, ni trabajos donde el riesgo se encuentre en la forma, se trata de una autora que explota un lenguaje barroco, en habla inglesa victoriano, sobrio, adentrándose en detalles, por momentos un poco cursi. Sin embargo es capaz de atrapar al lector con ese barniz preciosista y ese es su mérito.

tomado de http://www.sech.cl/2012/01/el-jardin-olvidado-de-kate-morton/

 Sin embargo yo encuentro fallos como que aparece un personaje en la narración y no se le ha hecho una introducción… es decir te quedas con la sensación de que te saltaste una parte, justo la parte en que aparece este personaje por primera vez.

Carece, también, de un trasfondo histórico que le de un atractivo adicional, y la promesa del “terrible secreto que sale a la luz” se desvanece cuando acabas la lectura.

En fin, desde mi punto de vista se trata de un libro prescindible.

Como pancarta del marketing publicitario están estas palabras, de María Dueñas (El Tiempo entre Costuras):

“…absorbente laberinto de tramas complementarias que nos arrastran a una lectura llena de fuerza, ternura y emoción….”

Supongo que por tramas complementarias se refiere a las historias paralelas de las madre, hija y nieta, y de que se teje un laberinto tiene toda la razón.

Que periódicos como El País Semanal, La Vanguardia, La Tercera  y otros recomienden su lectura, no es de extrañar, pero que un buen autor se preste al juego… ya es otra historia.

He tratado de buscar alguna crítica negativa en la web; no la he encontrado, de modo que mi opinión es bastante particular, más aún, como si Google supiera de mi desilusión, me mostró opiniones en las que comparan a Kate Morton con Charles Dickens…

¡No hay salud!

Largas 511 páginas, disponible en formato electrónico.

La Ultima Batalla – Cornelius Ryan November 25, 2011

Posted by roberto in Libros.
2 comments

En más de una ocasión les he comentado que heredé de mi padre la pasión por la lectura… de niño veía nuestra pequeña biblioteca, que a mis ojos parecía enorme… año tras año crecía, ya que mi abuelo trabajaba en una editorial.

Había un libro que llamaba mi atención cada vez que estaba cerca: La Ultima Batalla, de Cornelius Ryan, un libro grande (en formato carta) de muchos cientos de páginas, y yo me preguntaba si alguna vez sería capaz de leerlo (tal como en su momento me pregunté si sería capaz de subir Farellones en bicicleta).

El caso es que ya hace ya varios años lo leí y además lo digitalicé, hace poco, para el septuagésimo aniversario del fin de la Segunda Guerra Mundial (SGM), fue reeditado y es la lectura que les propongo en esta reseña.

La bajada del título es: los últimos 40 días, (tal vez rememorando al de John Toland: Los Ultimos 100 días, también muy recomendable), y nos ilustra cómo era la vida en el Berlín de esos meses, cómo se las arreglaba el repartidor de leche para cumplir su labor, las penurias que vivía y las duras decisiones que tuvo que tomar el director del zoológico de Berlín, es decir, la vida de la gente común y corriente, arrastrada a una situación extrema por los delirios de una pandilla de enajenados. A partir de pequeñas historias reales, anécdotas y memorias, muestra una imagen completa de todo lo que ocurrió

Pese a que la caída de la capital del tercer reich a manos de las tropas soviéticas fue una barbarie, el autor no cae en la morbosidad al narrar lo ocurrido. No por conocida, esta historia es menos sobrecogedora, a pesar de la aplastante superioridad del Ejército Rojo, la batalla por Berlín se luchó casa por casa, hasta llegar primero al Reichtag y luego a la Cancillería Alemana. Los rusos enfrentaron una resistencia feroz, alimentada por el miedo y el fanatismo: las tropas de la Wermacht, los niños de las juventudes hitlerianas, los ancianos de la Volksturm. (more…)

El Pie de Jaipur – Javier Moro November 19, 2011

Posted by roberto in Libros.
Tags: ,
add a comment

En esta reseña les quiero comentar uno de esos libros que dejan huella. Lo cuento entre los mejores que he leído, y si bien lo leí en el hoy lejano 2003 (se editó por primera vez en 1995), parece ser que este año han hecho una reedición que espero llegue a nuestro Chile.

Javier Moro, su autor, es sobrino de Dominique Lapierre, y ambos escribieron otra historia magnífica: Era Medianoche en Bhopal. Su estilo es la crónica amena, cercana, en gran sintonía con su lector.

En «El Pie de Jaipur», Moro relata la vida de los minúsvalidos, a través de Christophe Roux, un joven francés que queda tetrapléjico a los veinte años tras un tonto accidente.

La narración se desliza desde el momento del accidente, con los malos hospitales, los diagnósticos errados, la desesperanza que sembraban los médicos, el tesón de una madre devota, la depresión del paciente, hasta que descubre una clínica, centro de rehabilitación, que le devuelve la esperanza y las ganas de vivir, en esta clínica comenzaría a recuperar parte de los movimientos de su cuerpo, conocería a Song Tak, joven camboyano -igualmente veinteañero-, en quien la miseria humana había sido pródiga a partir de sus trece años.

Se enamoraría y formaría pareja con la enfermera Francoise, que no era minúsvalida y terminaría participando en los Segundos Juegos Paralímpicos, es decir las olimpiadas de los físicamente impedidos.

Adicionalmente relata someramente el holocausto del pueblo camboyano y su rehabilitación tras el régimen del Khmer Rouge.

Aparece también una breve, aunque no menos destacable, participación de Stephen Hawking y no es sino luego de avanzada la segunda mitad del libro en que se descubre el origen del título, una protésis de fácil construcción, ideal sobretodo para países del tercer mundo, debido a su bajo costo, pero obviamente enfrenta el rechazo de las grandes corporaciones, Cruz Roja Incluida.

Sin lugar a dudas se trata de una bella historia, en la cual el espacio de la compasión, es reemplazado por la solidaridad. Solidaridad y cariño, que aliviana la cruz de quienes acompañan al enfermo. Admiramos la valentía de los padres, el inmenso valor de la compañía de los amigos y también el amor de pareja. (more…)

El cortador del agua – Marguerite Duras (Francia) November 18, 2011

Posted by roberto in Cuentos.
add a comment

 

Marguerite Duras (Francia), escritora francesa nacida en Vietnam en 1914, donde residió hasta 1932. Durante la Segunda Guerra Mundial participó de la Resistencia Francesa por lo que fue deportada a Alemania. Una vez terminada la contienda, inició su intensa actividad en los campos del periodismo, la novela, el teatro y el cine, y escribió y dirigió varias películas y obras teatrales. Murió en 1996.

 

Encuadrada inicialmente en los moldes del neorrealismo de posguerra y afín al movimiento existencialista, se acercó después a los postulados del nouveau roman, aunque sus novelas no se limitan nunca al mero experimentalismo, sino que dejan traslucir un aliento intensamente personal y vivido. En 1983 la Academia Francesa le entregó el Gran Premio del Teatro.

 

Tras varias publicaciones, obtuvo su primer éxito con una novela de inspiración autobiográfica titulada Un dique contra el Pacífico (1950). En 1969 apareció Destruir, y dos años después El amor. Su obra más celebrada será El amante, editada en 1984 y ganadora, entre otros, del Premio Goncourt. Escribió el guión de la célebre película Hiroshima, mon amour (1958), dirigida por Alain Resnais con gran éxito y dirigió ella misma varias películas como India Song y Los niños.

 

El cortador del agua pertenece al libro La vida material, editado por Plaza y Janés.

 

Era un día de verano, hace unos años, en un pueblo del este de Francia, tres años tal vez, o cuatro años, por la tarde. Un empleado de las Aguas vino a cortar el agua de una gente que estaba un poco marginada, que era un poco diferente de los demás, digamos atrasada. Vivía en una estación desalojada -el T.G.V. pasaba por la región- que el municipio les había dejado. El hombre hacía pequeños trabajos en casa de la gente del pueblo. Y debían contar con el auxilio de la alcaldía. Tenían dos hijos, de cuatro años y de un año y medio.

 

Por delante de su casa, muy cerca, pasaba esta línea del T.G.V. Eran personas que no podían pagar su recibo de gas ni de electricidad, ni de agua. Vivían en una gran pobreza. Y un día, apareció un hombre para cortar el agua en la estación donde vivían. Él vio a la mujer silenciosa. El marido no estaba allí. La mujer un poco atrasada con un niño de cuatro años y uno pequeño de un año y medio. (more…)

María – Kjell Askildsen (Noruega) November 11, 2011

Posted by roberto in Cuentos.
1 comment so far

Un otoño me encontré por sorpresa con mi hija María en la acera delante de la relojería; estaba más delgada, pero no me costó nada reconocerla.

No recuerdo ya por qué estaba yo en la calle, pero tenía que tratarse de algo importante, porque fue después de que la barandilla de la escalera se hubiera roto, así que en realidad ya había dejado de salir a la calle. Pero fuera como fuera, me encontré con ella, y se me ocurrió pensar: Qué casualidad tan extraña que yo haya salido justamente hoy.

Pareció alegrarse de verme, porque dijo «padre» y me dio la mano. Ella era la que más me gustaba de mis hijos; cuando era pequeña decía a menudo que yo era el mejor padre del mundo. Y solía cantar para mí, por cierto bastante mal, pero no era culpa de ella, lo había heredado de su madre.

«María -dije-, eres realmente tú, tienes buen aspecto». «Sí, bebo orina y soy vegetariana», contestó.
Me eché a reír, hacía mucho que no me reía, imagínate, tenía una hija con sentido del humor, incluso con un humor un poco atrevido, quién lo diría. Fue un momento hermoso.

Pero me equivoqué, qué fastidio que uno nunca consiga quitarse las ilusiones de encima. Mi hija se quedó como embobada y con la mirada perdida. «Te estás burlando de mí -dijo-, Pero si yo te contara…». «Me pareció haberte oído decir orina», contesté. «Orina, sí, y me he convertido en otra persona». No lo dudé ni un momento, era lógico, debe de resultar imposible seguir siendo la misma persona antes y después de haber empezado a beber orina. «Bueno, bueno», dije en tono conciliador, y con ganas de hablar de otra cosa, tal vez de algo agradable nunca se sabe.

Entonces me fijé en que llevaba una alianza y le comenté: «Veo que te has casado». Ella miró el anillo. «Ah, lo llevo sólo para mantener a raya a los pesados». Eso sí que tendría que ser una broma, calculé rápidamente que por lo menos tendría unos cincuenta y cinco años, y tampoco era tan guapa. Así que volví a reírme por segunda vez en mucho tiempo, y en medio de la acera. «¿De qué te ríes?», preguntó. «Creo que me estoy haciendo mayor», contesté, cuando me di cuenta de que me había equivocado una vez más, «conque es así como se hace hoy en día». Ella no contestó, así que no sé, supongo y espero que mi hija no sea muy representativa de los nuevos tiempos.

Pero ¿por qué he tenido hijos como ella, por qué?

Nos quedamos un instante callados, pensé que ya era hora de despedirse, un encuentro inesperado no debe durar demasiado, pero justo en ese momento mi hija me preguntó si me encontraba bien. No sé lo que quiso preguntar, pero contesté la verdad, que lo único que me molestaba eran las piernas. «Ya no me obedecen, mis pasos son cada vez más cortos, y pronto no podré moverme».

No sé por qué le hablé tanto de mis piernas, y ciertamente resultó que no debería haberlo hecho. «Será la edad», dijo ella.

«Desde luego que es la edad -contesté-, ¿qué otra cosa iba a ser?». «Pero supongo que ya no necesitas usarlas tanto, ¿no?». «Si tú lo dices -contesté-, si tú lo dices».

Al menos captó la ironía, diré eso en su favor, y se irritó, pero no consigo misma, porque dijo: «Todo lo que digo está mal». No supe qué contestar a eso, ¿qué podría haber contestado? Me limité a sacudir la cabeza inexpresivamente, ya hay demasiadas palabras en circulación por el mundo, y el que habla mucho no puede mantener lo dicho.

«Bueno, tengo que seguir mi camino -dijo mi hija tras una pausa breve, pero lo suficientemente larga-, tengo que ir al herbolario antes de que cierren. Ya nos veremos». Y me dio la mano.

«Adiós, María», dije. Y se marchó.

Esa era mi hija. Sé que todo tiene su lógica inherente, pero no siempre resulta fácil descubrirla.

Kjell Askildsen (Noruega, 1929-)
Breve reseña sobre su obra:
Escritor noruego nacido en Mandal en 1929.
Su primer libro se tituló Desde ahora seré yo quien te lleve a casa (1953).
Ha recibido en dos ocasiones el Premio de la Crítica en Noruega (Últimas notas de Thomas F. para la humanidad y Un vasto y desierto paisaje) y el Premio Riksmål 1987 por Un súbito pensamiento liberador. Tanto estas obras, como Los perros de Tesalónica han sido traducidas al español y publicadas por la editorial española Lengua de Trapo.

María pertenece a Cuentos reunidos, publicado por Ediciones Lengua de Trapo.