jump to navigation

Ciclismo después de los 50 – Entrenamiento de Alta Intensidad September 13, 2017

Posted by roberto in Entrenamiento.
Tags: , ,
1 comment so far

A continuación una traducción personal del un artículo publicado en el blog de Joe Friel, en la linea de mantener un nivel aceptable como ciclistas que ya hemos superado la cota 50.

El original lo pueden leer aquí y además los invito a visitar el blog de Joe, aquí.

Los invito a leer a Joe Friel:

En mis artículos anteriores he señalado que los aspectos físicos del rendimiento que la ciencia nos dice que es más probable que necesiten nuestra atención a medida que envejecemos son:

  • La capacidad aeróbica (VO2max),
  • La masa muscular y
  • El peso corporal (ver aquí)

Veamos ahora en qué forma la capacidad aeróbica y masa muscular pueden mantenerse o incluso incrementarse. Discutiré lo primero en este artículo y más adelante publicaré lo que he aprendido sobre masa muscular. También comentaré lo que se puede hacer para evitar lesiones, pues a medida que los añas avanzan, el entrenamiento de la capacidad aeróbica y el desarrollo muscular aumentan el riesgo de sufrirlas.

La investigación sobre el envejecimiento en deportistas de resistencia nos dice que para reducir la disminución de la capacidad aeróbica conforme avanza la edad, el entrenamiento debe ser intenso. Esto, normalmente significa justo por debajo, a, o por encima del umbral de lactato (umbral anaeróbico, umbral funcional, etc.) basado en la frecuencia cardíaca, el ritmo, la velocidad, la potencia o el esfuerzo percibido. Para los deportistas de resistencia, un régimen de ejercicio basado únicamente en la larga distancia, a baja intensidad, hará poco para mejorar o incluso mantener su condición física aeróbica a lo largo de los años.

Por supuesto, es posible que simplemente no pueda mejorarse, especialmente si se ha estado entrenando intensamente durante muchos años. Incluso con un entrenamiento tan especializado, todavía existe el deterioro del rendimiento relacionado con la edad, que la investigación ha demostrado repetidamente que es inevitable. Su edad actual y su historial en el ejercicio tienen mucho que ver con la magnitud de las ganancias que se obtendrán en el futuro. Si tu entrenamiento ha sido inconsistente y estás en tus 50 años, eres más capaz fisiológicamente de revertir significativamente la espiral de rendimiento a través del entrenamiento que si estás en tus 70 años. Eso no significa que un hombre de 70 años no pueda mejorar su rendimiento después de unos cuantos años de inactividad. Aunque es algo más difícil de lograr debido a los cambios fisiológicos que ocurren con la edad avanzada, como la reducción en la producción de hormonas.

También está la cuestión genética. Algunas personas aparentemente ganaron la lotería genética. Están dotados de una gran capacidad para entrenamientos duros con poco riesgo de lesión. Pueden hacer entrenamiento de alta intensidad y experimentar una respuesta rápida y positiva. Otros, de la misma edad, pueden hacer los mismos ejercicios durante el mismo tiempo y ver poco o ningún cambio de rendimiento. La vida no es justa. (more…)

Advertisements

Joe Friel – Fast After 50 September 8, 2017

Posted by roberto in Entrenamiento, Libros, Salud.
2 comments

No eres viejo hasta que la edad se convierte en tu excusa

Joe Friel

En esta ocasión, comparto mi impresión del libro Fast After 50, del gran entrenador Joe Friel. Para empezar; con este y otros libros da la impresión de tener un enfoque en la competencia y sus adeptos, sin embargo, hay mucho de interés para ciclistas no competitivos.

Esta obra es una edición ampliada de su obra anterior: Cycling Past 50, y que es desde mi punto de vista un título más atractivo. A propósito de esto; este último fue escrito cuando Joe Friel contaba 53 años, y ahora, cumplidos los 70, hizo una revisión de las últimas investigaciones publicadas sobre el tema del efecto del envejecimiento en el rendimiento físico de una persona, y cómo mitgarlo.

Este libro es el resultado de ese trabajo, y aunque puede haber poca información que no esté disponible en algún otro lugar, se presenta en un orden lógico y en un formato comprensible. Las publicaciones citadas en su amplia bibliografía, permiten suponer que las conclusiones y recomendaciones tienen una base científica y médica. Sus extensas notas dan la oportunidad de seguir cualquier referencia de interés; como dice Friel,”este nivel de citas puede hacer que el libro se parezca más a un libro de texto universitario que a una lectura entretenida. Pero… creo que es necesario aportar alguna prueba de lo que propongo”.

En sus propias palabras: “No eres viejo hasta que la edad se convierte en tu excusa”, y hay mucho que se puede hacer para que esa excusa sea innecesaria.

En el curso normal del crecimiento, las capacidades físicas del cuerpo disminuyen a medida que envejece, debido principalmente a tres factores:

  • Disminución del rendimiento aeróbico
  • Aumento de la grasa corporal y
  • Músculos que pierden flexibilidad

Por experiencia personal no creo que tengas que tener más de 50 años para empezar a experimentar esos efectos, y la mala noticia es que la tasa de declive simplemente aumenta a medida que envejeces.

Sin embargo, no tiene por qué ser así: adoptando algunos principios básicos explicados en el libro, se puede hacer mucho para frenar este deterioro; concentrándose en:

  • Hacer ejercicio regular de alta intensidad
  • Incluir un poco de trabajo de fuerza de alta carga y
  • Modificar el estilo de vida en áreas relevantes, como nutrición, sueño y recuperación

Si bien es cierto que cualquiera que sigue en bicicleta hasta pasados los cincuenta conoce los beneficios del ejercicio regular; lo que no aprecia es hasta qué punto se debe practicar con alta intensidad… justo a la edad en que tratamos de evitarlo y cambiamos la intensidad por el volumen: es decir más kilómetros, más fáciles.

También; como ciclistas, no sólo necesitamos trabajar en nuestro cuerpo, sino que podemos beneficiarnos de las modificaciones de nuestro equipo para adaptarnos mejor a los cambios fisiológicos, como por ejemplo: desarrollos más livianos, posición más alta del manubrio e incluso la elección de neumáticos y sillín.

Para los competitivos, los “programas de entrenamiento” y las “pruebas de campo” incluidas en los apéndices serán de interés; y para los menos competitivos, las contribuciones de los atletas exitosos y maduros añadirán también interés.

Si se desea disfrutar del ciclismo hasta bien avanzada tu vejez te recomiendo que leas este libro y tomes en cuenta los consejos dados. A la mitad del libro se entenderá por qué el cuerpo cambia para peor a medida que se envejece, lo cual será realmente deprimente. Pero a menos que termines el libro no te darás cuenta de que en realidad hay mucho que puedes hacer para minimizar el efecto del envejecimiento en tu rendimiento físico.

Como dice Friel,”No eres viejo hasta que la edad se convierte en tu excusa”, y hay mucho que podemos hacer para que esa excusa sea innecesaria.

4 Ejercicios sencillos para relajar la espalda y evitar la fatiga September 7, 2017

Posted by roberto in Entrenamiento.
Tags: ,
add a comment

El sitio de la revista Bicycling, provee frecuentemente una dósis de ciclodatos de variados tipos. En esta ocasión propone una rutina especial para ciclistas que, según ellos, evita el dolor de espalda y la fatiga.

Estos cuatro ejercicios propuestos, toman menos de diez minutos, y se pueden hacer antes o después del ruteo (mejor aún si se hacen ambos). No se requiere ningún equipamiento especial, solo una colchoneta y algo de espacio.

Lo más importante, para esta y cualquier rutina de ejercicios que se pretenda seguir sin supervisión de un especialista: no deben causar dolor al hacerlas, solo se debe sentir el estiramiento en el músculo que se trabaja y, a partir de ahí, seguir desarrollando la flexibilidad a través del tiempo (ejercicio frecuente).

Un torso resistente y buena flexibilidad corporal, ayudan a pedalear más kilómetros y más confortablemente. No hay nada peor que regresar de un ruteo y sentir esas molestias en hombros y espalda, que a veces se vuelven familiares. Es el resultado de la pérdida de flexibilidad y la poca atención que le hemos prestado al desarrollo del tronco.

También existen otros factores: una adaptación incorrecta de la bicicleta (bike fitting), o rutear con desarrollos incorrectos (“pesados”) y baja cadencia; pero la falta de flexibilidad y una musculatura superior débil son las causas más comunes.

A menudo; presionados por la falta de tiempo, priorizamos el pedaleo por sobre otros ejercicios.

Pero, cada vez que sea posible, hay que realizar otras rutinas que ayudan a mejorar el ciclismo.

El tronco es la parte de nuestra anatomía que estabiliza nuestro cuerpo mientras pedaleamos, y un tronco fuerte permite más potencia. La flexibilidad, por su parte, no solo permite una posición más aerodinámica, sino que ayuda a prevenir tensión y dolor musculares.

Vuelt’el Perro en Santiago – Jorge Pérez Parra September 4, 2017

Posted by roberto in Clásicas cicloturistas, Salidas en Santiago.
Tags: ,
1 comment so far

La “Vuelta del Perro” es en mi humilde opinión una de las clásicas salidas ciclistas más completas de los alrededores de la Región Metropolitana. Combina llanos y dos cuestas en una vuelta circular que da un cambio de aire en su paso por el valle de María Pinto, que a veces está brumoso dando un toque costero a la salida.

Desde Plaza Italia eran como 100 km justos con las cuestas Barriga cara oriente (5 kms) y Lo Prado R.68 (6 kms).

Cuando la hacíamos años atrás con los amigos de Canadela íbamos por Camino Melipilla, Padre Hurtado, Cuesta Barriga, Los Panguiles, cuesta Lo Prado (Ruta 68) y al llegar al túnel llamábamos por el citófono del mismo al camión de la concesionaria, que siempre tenía un moderno doble cabina con un amable chofer que te pasaba gratis al otro lado (igual siempre le dábamos unas monedas). Hay que tener claro que no se puede pedalear por dentro del túnel.

Todo era pedalear y cantar, hasta que un día que salí solo me quedé pegado al citófono unos 40 minutos y el camión no llegó. Desesperado y dado que no podía devolverme a Los Panguiles y hacer Barriga (o sea devolverme todo el trayecto) me puse a hacer dedo y una camioneta nos llevó a mi y mi fiel compañera de carbono.

Cuando bajé al otro lado del túnel, el del peaje, pasé a la oficina de la concesionaria a reclamar: “me aburrí de esperarlos y crucé pedaleando !!” y el funcionario me la tiró de vuelta: “mentira, hiciste dedo, te vimos por las cámaras. ya no podemos cruzar más ciclistas, órdenes de arriba”.

Les prometo que me vine deprimido por la Ruta 68, era mi última Vuelta al Perro, dado que la única alternativa era la cuesta Lo Prado, de ripio, no apta para ruteras … aún.

Tuvieron que pasar unos años para que la buena noticia llegara: cuesta Lo Prado asfaltada completa, Vuelta al Perro de regreso, pero recargada, pues ahora hay que subir otra cuesta más en vez de pasar por el túnel, mucho mejor !

Con mi amigo Roberto organizamos una salida dominguera para conocerla, nos juntamos en Alameda con Las Rejas y enfilamos por Ruta 68 hasta el segundo paso a nivel después de Ciudad de los Valles. En este paso se cruza hacia un camino paralelo a la autopista y tras unos minutos empieza lo entretenido. La cuesta Lo Prado en su cara oriente está asfaltada hace años ya, tiene unos 6 kms con una dificultad equivalente a hacer el cerro San Cristobal, muchas curvas que la hacen amena de subir. Generalmente su último kilómetro tiene viento de frente.

Al coronar recibes de premio una espectacular vista al valle de María Pinto (si es que no hay bruma). El inicio del descenso recuerda a las curvas de Farellones, en zig zag, pero con la calzada más ancha. El asfalto de buena calidad que tras 5 kms de curvas y curvas termina en una recta con un falso plano de unos 5 kms más, que diría que equivale a otra cuesta camuflada.

El entorno es sólo de campo con una que otra casa y (aún) encontrar un auto es algo poco común. La tranquilidad del lugar es el segundo premio.

El camino nuevo se une con el de Los Panguiles y se pueden elegir 3 destinos: Ruta 68, Maria Pinto o Cuesta Barriga que es el que hoy nos interesa.

El valle de Maria Pinto aún conserva su aspecto de campo intacto, sin ser invadido por proyectos inmobiliarios con sus condominios y strip centers de los que los ciclistas no somos muy amigos la verdad.

Tras pedalear unos kilómetros hacia el sur llegamos al segundo plato de fondo: la cuesta barriga por su lado largo tiene 9 kms de curvas y viento, calurosa casi todo el año, pues cuando uno la sube ya el sol está arriba y calienta las laderas. En mis años mozos era capaz de subirla con 42-17 pero 25 años después me daría un infarto con ese desarrollo así que llevo un 39-27 más acorde a mi realidad. Roberto nota que vengo mal así que en el kilometro 7 aprovecha y me pega un palo que preferí no responder para poder llegar a la casa, muchos kilómetros por delante, y quizás igual no le iba a poder responder el palo.

El descenso por la cara oriente de Barriga es muy agradable en su mitad superior, pero la inferior aún tiene unos saltitos molestosos de uniones de alquitrán en las placas de hormigón del camino.

Luego de hacer el llano hacia Padre Hurtado hicimos una parada en la picada de una señora que tiene un horno de barro y puedes pedir empanadas, sandwiches, huevos duros, pasteles, en fin, no pasarás hambre por pocas lucas y bien atendido. Queda justo después del paso a nivel de la Autopista El Sol.

La vuelta a casa la hicimos por Camino a Melipilla, a pesar que tiene tráfico no es tan terrible dado que tiene una nueva tercera pista y la velocidad vehicular limitada a 60 kms, aunque como imaginarán no faltan los Toretto que le ponen chala cerca de las bicis. Otra cosa buena es que tienes viento a favor lo que ayuda a que no sea tan penoso el regreso si es que las cuestas se te atragantaron.

Finalmente llegamos a casa y en mi caso con 114 felices kilómetros y las ganas de repetirla pronto.

Motivación para el fin de semana September 1, 2017

Posted by roberto in Videos.
add a comment

… con Dire Straits…

 

Charles Wegelius – Gregario August 30, 2017

Posted by roberto in Libros.
Tags: , ,
3 comments

 

Subir una montaña es como acercar la mano al fuego: duele y quieres hacer cualquier cosa para que pare, pero en el ciclismo, si paras, pierdes, y entonces el dolor aún dura más

Charles Wegelius

Este libro es la autobiografía de Charles Wegelius, una de las primeras estrellas del ciclismo profesional británico, rodando en el pelotón profesional durante la primera década de este siglo.

Su trabajo era de gregario, domestique, es decir, aquel corredor del que se espera ayude a ganar a los elegidos, renunciando a la gloria de subir al podio.

Para quienes somos amantes del ciclismo de ruta, de cualquier nível, será una lectura fascinante, en la que veremos reflejadas nuestras propias vivencias, incluso aunque no participemos de la competencia.

Fue parte de equipos como: Mapei, Liquigas (con Cipollini), el Silence-Lotto (con Cadel Evans), y otros.

El libro no es un conjunto de rumores o historias respecto a otros ciclistas, o a las mafias en torno al ciclismo, es un relato crudo, humano, de la experiencia de su protagonista, desde las dificultades iniciales para insertarse en el pelotón profesional europeo, hasta la vida en habitaciones compartidas, hoteles de cuarta categoría… y lavar tu mismo la ropa después de la competencia.

Expresa sin ambajes, su ansiedad, sus momentos de soledad, de abandono, pero también el orgullo de desempeñar un papel clave en el desempeño de su equipo y la alegría de compartir un triunfo del que fuiste tan responsable como el que se lleva los vítores.

Nunca sabré saber qué se siente al ser un gran campeón. Lo que sí puedo decir es qué se siente cuando te ganas la vida montando en una bicicleta. El trabajo de un ciclista profesional es extraordinario, pero el pelotón del ciclismo profesional está lleno de tipos normales como yo, que unas veces se sienten desprotegidos y otras confundidos, en una profesión a la que se entregan en cuerpo y alma para seguir formando parte de ella.

Habría sido una fotografía que enmarcar: yo, cruzando la meta como ganador; el regalo con que el ciclismo habría correspondido a mis sacrificios. Pero no pudo ser. En ese momento, mientras lloraba en mis manos y las lágrimas se mezclaban con el sudor y el polvo de los caminos sucios que cubrían mi cara, supe la verdad sobre el ciclismo profesional: no es ningún puto cuento de hadas.

Es un libro muy recomendable para los amantes de este deporte.

De vuelta al ruedo August 28, 2017

Posted by roberto in General.
6 comments

Cuando yunque, yunque. Cuando martillo, martillo

Augusto Assía

Amigas y amigos 3 años y 3 meses desde el último post… varios comentarios sin responder y la insatisfacción diaria de querer y no hacer.

Varias son las razones por las que estuve ausente. Una de ellas es que los años me van pasando la cuenta y el rendimiento disminuye a ojos vistas cuando ya veo acercarse los 60 años. Pero vamos a cambiar la situación pasando de yunque a martillo.

He decidido centrar el blog en los siguientes temas:

  • Ciclismo senior (una elegante frase para disimular): Voy a reunir artículos para los ciclistas que estamos en los cincuenta y muchos (y más también obviamente). Para iniciar esta etapa elegí comentar el libro Fast after 50, del gran entrenador Joe Friel. Actualmente lo estoy leyendo e iré incorporando mis comentarios en la medida que avance su lectura.
  • Libros, cómo no; partiendo por una reseña que publicaré esta semana del libro: Gregario del ciclista inglés Charles Wegelius
  • Viajes en Motorhome. Nuestro Chile no ha quedado atrás en estos años, y espero que sigamos muchos kilómetros más
  • Otros

Dejo de lado la cháchara y publico enseguida un video; al que incrusté la música de una de mis canciones favoritas: Can’t find my way home, popularizada por el grupo Blind Faith. Pero en esta ocasión se trata de una interpretación en vivo, con Eric Clapton y, por supuesto, el gran Steve Winwood.

Que lo disfruten…

Tu Cerebro te engaña continuamente… May 24, 2014

Posted by roberto in General.
add a comment

Aunque parezca otra cosa… ¡El círculo central no cambia de tamaño!

The Dynamic Ebbinghaus, es la ilusión óptica ganadora del concurso de mejores ilusiones ópticas del año.

El Aguila de Toledo – Pedro Atienza May 22, 2014

Posted by roberto in Cuentos.
add a comment

eagle_of_toledo_lo_res_600

 

De: vueltalasultana

 

Hay pedaleos épicos y los hay líricos. El suyo era épico. La bicicleta parecía un artefacto mareado entre sus piernas, balanceada como un péndulo en un esforzado ritmo matemático por sus poderosos muslos, en pie sobre ella, sin resuello casi, respirando como un fuelle bronquítico, pulmonar, que nunca se paraba.

Corría 1959, y se corría el Tour de Francia. En los precipicios más grandes de los Pirineos ya había dado lo suyo a Anquetil, a Poulidor y a Van Impe, sus enconados enemigos. Los dejaba tirados en las primeras rampas pirenaicas, cuando su “bici” y él parecían un barco ebrio subiendo encabritados a través de aquel oleaje rocoso. Demarraba, daba tirones de titán, y los demás sólo podían vislumbrar su espalda, mientras él, sudoroso y tensado, absorto, recordaba las calles empinadas y medievales de su ciudad, engrupando a su primera compañera, más pesada que él, con las llantas enroscadas a su torso, menudo y vaciado en su esfuerzo por subir, siempre subiendo.

Ya en la cima, coronado el puerto, esperaba al pelotón comiéndose un helado, apoyado en su yegua metálica, pues le daba pavor  bajar solo a su suerte aquellos riscos vertiginosos.  Así hizo una y otra vez, una forma como otra cualquiera de perder una carrera. Era un ave rapaz que no se tiraba en picado sobre su presa. Era el Aguila de Toledo. Era Federico  Martin Bahamontes, en su segundo apellido llevaba incorporados los espacios siderales por donde le gustaba acampar.

Y ahora tocaba ascender el Puy de Dome, el mítico y majestuoso puerto, la puerta hacia la victoria, si sacaba a Anquetil el tiempo suficiente para poder luego naufragar en el llano. Aquella crono escalada se convirtió en el delirio de toda España, que por entonces estaba gobernada por un dictadorzuelo de voz atiplada llamado Francisco Franco. Todos los oídos y todos los ojos del país, estaban allá arriba, en la mágica montaña que nos separaba de Europa, del mundo entero. Las piernas de Federico eran la voz de España, enmudecida hasta entonces por la guerra civil y el desamparo.

En una lucha contra el crono, se consuma la soledad del corredor de fondo. Bahamontes, más sólo que la una, miró hacia arriba y no vio nada, pero en sus sienes le palpitaba un pueblo que le decía “sube Federico sube” y el águila cogió vuelo. El mentón apretado, la mirada vidriosa y el pedaleo airado, guerrillero. Federico se echó al monte para devorarlo, para comérselo a trechos en cada recodo, en cada curva, en cada rampa. En ésta ocasión la victoria estaba en lo alto y nadie se la robaría. Luego podría comerse su postre favorito: un helado. Y más tarde, en un país llamado España, mirando más allá de las nubes todos sus paisanos dirían: “mirad, allá vuela  el Águila de Toledo.  Jamás tendrá ya que aterrizar de su alto vuelo “.

PEDRO ATIENZA

Escritor, poeta y periodista español. Autor de varios libros  de ensayo y poesía. Se ha ejercitado en el periodismo a lo largo de treinta años en diferentes medios de comunicación nacionales e internacionales: RNE, TVE, COPE, EL PAÍS,entre otros.  Muchos de sus poemas en clave flamenca son cantados por una buena parte de los más acreditados cantaores de la actualidad y ha dictado conferencias sobre flamenco y poesía en numerosas universidades europeas y americanas. Web: www.materialdederribo.blogspot.com

Ruteo: Anillo Chicauma 20140518 May 18, 2014

Posted by roberto in Salidas en Santiago.
Tags: ,
5 comments

f_IMG-20140518-WA0010

Después de un largo receso volvemos a reportear un ruteo de grupo. Hoy realizamos una clásica muy querida: Anillo Chicauma.

Salgo de casa a eso de las 08:20, llego al punto de encuentro a buena hora y para grata sorpresa ya estabn mis compañeros reunidos y preparando la salida. Fuimos nueve pedaleros que recorrimos en grupo poco más de 90 km.

f_IMG-20140518-WA0012

Lorenzo y Alejandro

Si bien no sufrimos ningún percance ciclista, debo expresar la rabia que siento por un energúmeno a bordo de una camioneta que nos adelantó imprudentemente en el camino a Batuco, pasó tan cerca del grupo que con el espejo del copiloto tocó a Lorenzo, quien pudo controlar la bicicleta y no sufrió una caída. Pero ¡Qué cerca estuvimos de lamentar algo peor!.

Lo bueno: a pesar del dolor dolor y del susto, a los pocos kilómetros ya estábamos ruteando olvidado el incidente, lo malo: ¡Qué triste debe ser la vida de quienes viven alredededor de ese engendro!, cómo debe desahogar su amargura con sus mascotas o sus hijos… Solo es cosa de tiempo para que cause algún daño verdadero, si es que no lo ha hecho ya.

Lección para nosotros: ruteo de uno en fondo en caminos transitados.

Por otro lado, como ha sido la tónica de las últimas salidas, muy puntuales salíamos del PdE esta mañana, una mañana fría. Enfrentábamos los primeros kilómetros abrigados y animados, la clásica la hacíamos en sentido horario, desde Lampa hacia Til Til.

Eduardo, Cata y Humberto

Eduardo, Cata y Humberto

El primer tramo, PdE-Ruta 5, a ritmo muy relajado: 26 km/hr y en cosa de media hora ya estábamos en la Ruta 5. Luego subimos el promedio a 29 km/hr en los pocos kilómetros que nos separan de la entrada a Batuco.

Los primeros kilómetros hacia Batuco, también muy tranquilos hasta que Eduardo decide apretar un poquito y subimos a poco más de 27 km/hr. Ya en Lampa, nos tocaban la mitad final del ruteo, el siempre desgastante camino Chicauma: 15 km a 26,4 km/hr, y luego hacia Ruta 5: 10 km a 27,9 km/hr.

El tramo final de la Ruta 5, también con brío: 29,3 km/hr. Nada mal.

Un buen ruteo, en el que un ánimo de compañerismo abrigó la jornada.

Gabriel y Alejandro

Gabriel y Alejandro

Ruteo: Cuesta Chada 20131229 December 29, 2013

Posted by roberto in Salidas en Santiago.
add a comment

IMAG0133En la cima de Cuesta Chada

Diez pedaleros nos reunimos para el ruteo de este último domingo del año.

Una clásica recientemente incorporada al calendario: Cuesta Chada.

Temprano nos reunimos en el Punto de Encuentro, ubicado en Nos, y pocos minutos después de las 09:00 enfilábamos hacia el sur.

Tomamos Autopista del Maipo, aún se permiten ciclistas por esta autopista, poco tráfico y buena berma, el falso plano en bajada nos permite un ruteo rápido, promedio 32 km/hr, por lo que en 45 minutos ya estábamos en el cruce Champa, donde tomábamos hacia Chada, unos 8 km de falso plano en subida comienza a comer las piernas.

Sin embargo; debo destacar que este es un camino rural de un entorno agrícola muy hermoso y agradable, pese a que el inicio del verano se deja caer con fuerza y la temperatura ya superaba los 30°C el pedaleo se hace sostenible. La inercia del grupo y el entorno te dan energías suplementarias.

Llegamos al Camino Los Morros, que conduce a la cuesta, en mi caso es primera vez que subo y quedé gratamente sorprendido, con unos 400 metros de desnivel y unos 5 km de longitud (olvidé registrar los datos exactos) el camino se desliza por la orilla del cerro con una vista espectacular del valle, aunque el camino es muy angosto el tráfico es escaso y se sube sin problemas, la pendiente es muy parecida a Cuesta Lo Prado.

En la cima nos encontramos con otro grupo de amigos, compartimos, tomamos fotos e iniciamos el regreso, una bajada de cuidado nos esperaba, pues la pista estaba con varios hoyos que te sorprendían en las curvas.

Luego, al regreso el Camino Los Morros, falso plano en el que hay que afirmarse muy bien para no descolgarse, registro 30 km/hr de promedio.

Para el grupo, un recorrido de 84 km, 27 km/hr de promedio (que considera la subida a la cuesta) y 03:14 horas de pedaleo efectivo.

En el regreso, Eduardo nos sorprende con un Pan de Pascua y el espíritu de Navidad también se hace presente en el grupo.

Con esta última crónica del año, me despido deseándoles paz y felicidad y esperando que sigamos haciendo muchos kilómetros en el 2014.

IMAG0131

Ruteo Rungue – 20131201 December 1, 2013

Posted by roberto in Salidas en Santiago.
Tags: , , ,
add a comment

IMAG0088

José, Alejandro, Catalina, Gabriel, Eduardo y Manuel

Amigas y amigos, desafiando la alta temperatura y el terrorífico índice de radiación UV, nos juntamos siete pedaleros a realizar una ruta nueva; una combinación de rutas previas y un pedacito de camino recientemente asfaltado.

Ha sido bautizada como Clásica Rungue: 89 km con mucho falso plano, y rampas desgastadoras.

Salgo de casa temprano para recorrer con tiempo los 21 km que me separan del punto de encuentro, llegando a las 08:35… reflautas, soy el primero en llegar y probablemente me toque una larga espera. Apenas estoy preparándome para iniciar la espera cuando llegan Eduardo y Gabriel D., mientras estacionan el auto llega Manuel, gran domingo, se suman a los minutos Alejandro y Catalina y finalmente llega José.

Apenas algunos minutos después de las 09:00 ya salíamos a la ruta, aún desconociendo el recorrido total que tomaría esta nueva clásica.

Como PdE fijamos la estación de servicio Shell, ubicada en el km 21 de la Ruta 5 Norte. Amplio estacionamiento, el típico almacén, y la relativa seguridad que te puede brindar un lugar frecuentado.

El pronóstico del tiempo anunciaba un día caluroso, pero la mañana se presentaba agradablemente fresca.

Las primeras etapas son conocidas: desde el PdE nos dirigimos hacia Lampa, poco más de 15 km por un camino con sectores en mal estado, y que se encuentra en mantención, el tráfico escaso y el rodar tranquilo.

Llegamos al Camino Chicauma, otros 15 km, un camino en buen estado, tráfico caso nulo, pero las frecuentes rampas y el calor aumentando desgastan.

Salimos hacia el camino a Til Til, acá el trafico aumenta en forma notoria, afortunadamente el tramo es más breve; 10 km.

Cuando llegamos al pueblo, lo cruzamos hacia Cuesta La Dormida y seguimos por el camino a Caleu y Rungue, asfaltado hace menos de un año. Esta es la parte nueva de la ruta.

El camino bordea un cerro y tiene una vista hacia una amplia quebrada que es cruzada por un pequeño río, en esta época el paisaje es árido, pero a inicios de la primavera es un vergel.

Hay que tener cuidado con un par de puentes de madera, sobretodo con uno que aparece tras una curva en bajada, en el km 4,5 de la ruta, te pilla con velocidad y puede ocasionar un accidente.

Seguimos por rampas y sus bajadas cubriendo los 8 km de extensión, la temperatura ya se ha empinado por sobre los 30°C pero nos acompaña una brisa de cola que nos refresca lo suficiente.

En esta zona ruteamos agrupados, conversando e intercambiando chistes, hasta que llegamos al desvío que lleva, por un lado a Caleu y por el otro a Rungue, tomamos el segundo, el camino y su paisaje no sufren grandes cambios y aprovechamos de tomar algunas fotos en el Tranque Rungue, donde además hacemos la parada de avituallamiento.

Bastante breve resulta ser esta etapa, también nueva, apenas 4 km para llegar al km 54 de la Ruta 5 Norte, punto desde donde regresamos al PdE.

Nos tocaba deshacer 34 km, la agradable brisa que nos acompañó en la ida, se volvía en contra nuestra al regreso. Cansadora y desgastadora sí. Pero se le agradece espantar el calor.

Luego de bajar Cuesta La Trampilla, se adelantan Gabriel, José y Alejandro. Atrás quedamos Catalina, Eduardo, Manuel y quien escribe.

Seguimos los cuatro, en su mayor parte en fila de uno, liderada por Manuel, y en una hora diez minutos completábamos la última etapa, 28,7 km/hr registro como velocidad promedio, buen número, aun considerando las bajadas de La Trampilla y El Manzano. De hecho, regresando a casa, los últimos 21 km, el promedio de velocidad baja drásticamente: 22,1 km/hr.

Como escribía previamente, un buen ruteo: 89 km, en 03:15 horas, promediando 25,1 km/hr.

IMAG0093

Camino a Rungue

Farellones – Desafío Trek 2013 November 24, 2013

Posted by roberto in Salidas en Santiago.
Tags: ,
6 comments

IMAG0075

Ciclista: Es una mierda… esta carrera, es un montón de mierda… estás sufriendo como un animal, no tienes tiempo para mear y te lo haces encima… vas pedaleando sobre el barro, resbalando, y… es una mierda… debes limpiarte si no quieres perder la cabeza…

Periodista: ¿Volverás a correrla alguna vez?

Ciclista: Desde luego, ¡es la carrera más bonita del mundo!

El diálogo anterior se produjo en 1985, al finalizar la Paris-Roubaix, el ciclista era Theo de Rooy y el periodista John Tesh de la CBS.

Es la forma en que se me ocurrió iniciar la crónica de hoy relatando mi ascenso a Farellones junto a los más de 3.800 competidores que se inscribieron en el Desafío Trek. En lo personal calculo en más de 5.000 ciclistas subiendo a este centro invernal capitalino, una verdadera fiesta para el ciclismo y que año tras año cobra mayor realce y mayor participación.

Se recorre una distancia de 32 km con un desnivel de 2.800 metros app. existiendo sectores en los que la pendiente se empina al 10%, afortunadamente breves, y otros en los que la pendiente no cede el 7%, y que son más largos.

En varios momentos el gusanito empieza a susurrar que es mejor regresar, para qué seguir, para qué seguir sufriendo y desgastándose, pero la conciencia ciclista contesta que renunciar es un fracaso…

No hay que llegar primero, pero hay saber llegar, te canta Vicente Fernández, y entonces sigues, bajas el ritmo, te paras en los pedales, cuentas las pedaleadas, una, dos, tres.. cincuenta; listo, avancé otros docientos metros, me siento en el sillín justo cuando la pendiente se empina y debo pararme nuevamente.

La competencia se iniciaba a las 09:30, y como yo no participaba de ella, tomé algunas fotos en el lugar de partida e inicié el ascenso alrededor de las 09:10, los primeros 5 km, una delicia, me sentía muy bien y ya había adelantado a muchos ciclistas que, como yo, se unían al ascenso acompañando la competencia.

Entonces, poco antes de llegar a Puente Ñilhue, me adelantan los punteros de la competencia. Ciclistas que tienen los pulmones y el corazón unidos por una cadena, doblan mi velocidad y en segundos ya pierdo de vista al primero… lo mismo el segundo… el tercero, y luego el pelotón, “a estos podría seguirlos”, pienso. Sin embargo; la subida tras el puente me aterriza a la realidad.

Esta subida es la primera rampa, te advierte que después vienen muchas más iguales, y todavía muchas más que son peores, y recién llevas 6 km de los 32.

Luego de la subida un falso plano en el que recuperas para llegar rápidamente a la segunda rampa, no tan empinada, pero más larga, 10 km llevas de recorrido y encuentras la primera zona de abastecimiento, agua mineral e isotónico. Los vasos deshechables simplemente se botan a la calle, ya otros se encargarán de limpiar, pero solo la calle; la ladera del cerro y el río recibirán el resto.

La Ermita, una zona con control de carabineros, estacionamiento y un par de negocios, tres señoras de cierta edad, probablemente de los negocios, avivando y animando con entusiasmo a los ciclistas. “Debería parar para mandar una foto por what’s up…” me demoro 200 metros en decidirme y ya es tarde, sigo adelante, justo en esa zona que te permite aumentar un poco la velocidad y disfrutar unos dos mil metros de ruteo rápido.

Ruteo que se acaba pronto, otra rampa que te lleva al Puente El Lilén y ya estás en el km 14 de la ruta, a tiro de piedra de la meta del primer “desafío”, llamado “desafío familiar”. Habría que felicitar al creativo que ideó este eufemismo, sin duda que sin él habrían menos inscripciones.

Pasas la zona de control, con su correspondiente punto de abatecimiento y el locutor anunciando los números de los que arriban. Junto a esta meta otra zona de abastecimiento, junto al agua y al isotónico, han agregado plátanos y naranjas. Buen detalle, ya que ambas frutas muestran un aumento en su precio en las últimas semanas y el imaginario ciclista las sitúa en primera preferencia cuando de alimentación en ruta se trata.

Inicio la zona de las curvas, virage, le llaman en Francia y horse shoe bends le llaman los amos del mundo. Son 40 curvas en total, obviamente solo como referencia ya que son de distinta longitud y no todas están numeradas, me imagino que porque son realmente muchas.

La señalética vial te informa las distancias a los distintos destinos: Farellones 16 km… 16.000 metros, no es tanto después de todo, y ni siquiera son las once de la mañana. Más aún; llegar a la curva 10 es coser y cantar, de ahí seguir hasta la 14 y aguantar el largo trecho que te lleva a la curva 15.

Como ya sientes cansancio, a esas alturas te preguntas si lo lograrás, ¿Por qué no?, si para eso te mentalizaste durante las últimas dos semanas y te preocupaste de hidratarte y nutrirte especialmente bien durante la última semana.

Pero es que cuando pones el 25 el cambio topa con los rayos, y debes bajar al 23, y casi todos los que te pasan van por lo menos con un 27… o sea que además de la nutrición y la hidratación hay que preocuparse de la mecánica. Pero hacerlo con un profesional y no con un set de videos de you tube.

En estas reflexiones estoy cuando me alcanza Felipe, un compañero de oficina también aficionado ciclista, se confiesa cansado, aunque después de conversar durante unas centenas de metros toma la delantera. Y yo que le había dicho que estaba bien y que no iba tan cansado.

Llego a la curva 15, me detengo para terminar mi primera caramagiola y cambiar de canastillo la segunda.

Ahora, a enfrentar 1.200 metros al 7%. Hacia la mitad del recorrido se observa un arbusto que marca el final de la rampa, esto es puro poder mental, el poder mental me ayuda a aguantar el 23, y me perdono no llevar la bicicleta a un buen mecánico, pura mente… chutas… se me descosió el guante derecho, pero justo ayer me compré sandalias para el verano… cómo voy a justificar ahora 20 lucas en un par de guantes nuevos… pero se descosieron mi amor, si tu los coses (y los coses bien por supuesto) no me compro otro par y sigo con estos un tiempo más.

Llego al arbusto, un par de pedaleadas más soportando al locutor que está en la meta del “desafío medio”. Hay dos posibilidades, se le agotó la reserva de imaginación al creativo que coloca los nombres o bien lo despidieron y contrataron un alumno en práctica.

Luego de esta rampa viene una bajada hasta el Puente El Manzanito, ¿Subo al 50 o mantengo el 34?, a quién quiero engañar, mejor mantengo el 34 y bajo tranquilo para enfrentar las curvas desde las 19 en adelante. Sí, leyeron bien: Curva 19, nunca he conocido las curvas 17 y 18.

Unos pocos metros de ripio debido a pavimento removido que hay que pasar con mucho cuidado, no vaya a ser cosa que pinche la cámara. Si pincho me devuelvo, no estamos en condiciones de desafiar al destino.

Comienzo nuevamente a subir, creánme que estos pocos kilómetros son realmente pesados, pregunténle a cualquiera de los cinco mil y se lo confirmará, pero concentrados, mentalizados, metro a metro se consigue, hacia la mitad una vista magnífica del final de la curva 16… hacia abajo, decenas de metros de ascenso en menos de 2 km.

Llego al falso plano antes de la curva 24, otra zona de abastecimiento y mucha más basura que en las anteriores, pero aquí el daño ambiental debe ser menor, la limpieza será más cuidadosa porque en esta zona existe un pequeño bosque ideal para hacer picnic, idealmente en otoño, leyendo con un mate o un buen café… un café, sí, eso es lo que me hace falta, pero cuando me refiero a café hablo de café en grano no ese sucedáneo que el marketing bautizó como “instantáneo”… ¡Cuidado!, otra zona de ripio, más extensa que la anterior, con gran desilusión la cruzo sin pinchar.

Enfrento la última zona de curvas, el pavimento está nuevo, ahora sí que llego, solo tengo que aguantar, voy muy bien en el tiempo, aún no es mediodía… ¿Desde qué lugar enviaré una foto por whats’up a mis amigos?, en la curva 40 o en la meta… depende, si ya es pasado el mediodía en la curva 40 y luego me devuelvo.

Pero ahora tengo una nueva inyección de motivación, después de haber sido pasado por innumerables ciclistas (otro eufemismo, esta vez mío, debería haber escrito “todos”), comienzo yo a adelantar… ah… qué exquisito, observo cómo otro rutero anima a su compañero: “Vamos Felipe… no te quedes Pipe…”.

Mala suerte Pipe, acá voy yo, lento pero seguro te doy alcance, te adelanto y demuestro que mi poder mental es mejor que tus ruedas de carbono… sigo pasando ciclistas, la mayor parte en MTB otros caminando, uno vomitando afirmado en una señal caminera, y yo sigo.

Llego a la curva 40, faltan pocos minutos para el mediodía y uno deber tratar de ser honesto consigo mismo, tratar de ser honesto y coherente, la foto será enviada desde la meta.

En el camino comienzo a perder impulso, ya me queda poca reserva mental, me la agotan rápidamente los que bajan gritando: vamos, vamos… ya queda poco… no queda nada, dále, dále.

Llego a la meta del “Desafío completo”, definitivamente contrataron a un estudiante en práctica.

En la meta se reparten medallas a todos quienes llegan, previo intercambio del chip de control, y un plato de tallarines, muchos, muchos ciclistas y cuál de todos más feliz.

Después de todo, Farellones es una subida de primera categoría y siempre será un logro realizarla.

Santiago – Puerto Madryn 1 de 9 September 25, 2013

Posted by roberto in Motorhome.
2 comments

foto_D101

Día 1 – Sábado 14 de Septiembre

Comienza nuestro viaje soñado.

Visitar Puerto Madryn y observar a la Ballena Franca Austral, en su período de reproducción y en un ambiente natural, se había constituido en uno de esos viajes soñados, aunque varias veces postergado.

Por fin se daba la oportunidad, el inusualmente largo feriado de Fiestas Patrias nos daba la ocasión perfecta, nos preparamos con semanas de anticipación, como para asegurarnos de que esta vez sí se haría realidad, preparamos un presupuesto razonable, calculábamos más de 4.000 km de ruta, estudiamos el itinerario, y armamos la tripulación: mi esposa, nuestra hija, nuestra ahijada y quien escribe. Una maravillosa tripulación que acompaña en todas.

Viajamos además, con dos viejos amigos, en otro vehículo.

En este caso lo de “viejos amigos” no puede ser más literal, se trata de Manolo y Víctor, compañeros de curso desde la enseñanza básica, con Manolo además somos compadres, pues soy padrino de su hijo Felipe.

foto_D303

En la foto, Manolo, mi esposa Angélica y Víctor

Cuesta imaginarse el orgullo que siento al escribirlo, amigos en las buenas y en las malas, en el matrimonio, en la separación, en el nacimiento, en la titulación, en el corazón. (more…)

Santiago – Puerto Madryn – 2 de 9 September 25, 2013

Posted by roberto in Motorhome.
add a comment

foto_D201

Día 2 – Domingo 15 de Septiembre

Después de un sabroso desayuno, seguimos viaje a las 10:18. Los caminos que habíamos intentado el día anterior se encontraban cerrados ambos y debíamos hacer un rodeo por Aluminé y Rahué, de modo que seguimos hacia Aluminé, distante poco menos de 60 km, con casi 50 de ellos de ripio, pero en buen estado, por lo que demoramos menos de una hora en llegar.

foto_D202

Una vista de la plaza central de Villa Pehuenia

 Nos acercamos a la oficina de turismo, donde nos informan que el camino desde Rahué a Zapala está habilitado solo con porte de cadenas, y no se esperaba que las condiciones mejoraran a lo largo del día, de modo que la alternativa era dar un rodeo por Junín de Los Andes. (more…)

Santiago – Puerto Madryn 3 de 9 September 25, 2013

Posted by roberto in Motorhome.
add a comment

foto_D311

Día 3 – Lunes 16 de Septiembre

Seguimos viaje a las 10:53. El destino era Puerto Madryn, de donde nos separaban 776 km.

A las 12:43 estábamos en Esquel, donde nos desvíabamos hacia el Este, un cafecito reponedor y seguimos devorando kilómetros.

foto_D304

Manolo y quien escribe

La siguiente parada fue Tecka, donde llegamos pasadas las 14:00 para almorzar. Compramos comida para llevar, y almorzamos en la furgo.

Nuevamente en viaje, seguimos por la R-40 y luego la R-25, paramos cerca de Los Altares, en medio de un paisaje con cerros coloridos y erosionados por el viento, que aún muestran huellas de lo que fue en su momento un lecho marino.

foto_D301

El paisaje colorido

Cargamos combustible en Las Plumas (18:43) y a las 21:40 entrábamos a Puerto Madryn. (more…)

Santiago – Puerto Madryn – 4 de 9 September 25, 2013

Posted by roberto in Motorhome.
add a comment

foto_D401

Día 4 – Martes 17 de Septiembre

Este día ya nos levantábamos con la tranquilidad de estar en el destino, el día se presentó despejado y con una temperatura muy agradable.

foto_D402

Puerto Madryn desde el camping de la ACA

Pretendíamos cumplir el objetivo de avistar la ballena franca austral. La tripulación, por su parte, quería pasar a visitar un par de librerías; así es que después de desayuno nos fuimos al centro.

Como en gran parte de las provincias que hemos visitado, tanto argentinas como chilenas, el comercio cierra entre 13:00 y 15:00 o 17:00, de modo que el plan era visitar las librerías en el centro y luego enfilar hacia el sector El Doradillo, donde ubicaríamos la playa Las Canteras y pasaríamos el resto del día en ese lugar.

En Madryn existen dos alternativas de avistamiento de ballenas; una es embarcarse y avistar los cetáceos a dos o cuatro kilómetros de la costa. Las embarcaciones salen desde Puerto Pirámide en la Península de Valdés y tienen un costo de ar$ 490 por persona (US$ 60), más la entrada al parque que cuesta otros ar$ 100 por persona. El espectáculo es muy similar, y me atrevería a asegurar que incluso es mejor verlo desde la playa.

foto_D414

Tal como nos dijeron, las ballenas a menos de diez metros (more…)

Santiago – Puerto Madryn – 5 de 9 September 25, 2013

Posted by roberto in Motorhome, Uncategorized.
add a comment

foto_D501

Día 5 – Miércoles 18 de Septiembre

Nuevamente amanece hermoso, con cielo despejado y un sol esplendoroso. Este día teníamos previsto hacer un asado en conmemoración de nuestra independencia y para recordarnos siempre lo que somos; chilenos que desean dejar una buena imagen de nuestro pueblo.

Asamos un buen trozo de bife de chorizo, tomamos vino y jugamos dominó.

foto_D504 (more…)

Santiago – Puerto Madryn – 6 de 9 September 25, 2013

Posted by roberto in Motorhome, Uncategorized.
add a comment

foto_D601

Día 6 – Jueves 19 de Septiembre

Otro día hermoso, pero debíamos prepararnos para el regreso.

Teníamos dos opciones, mi preferida era regresar por Neuquén para agregar variedad al viaje y no hacer la misma ruta de regreso, pero el tiempo en la cordillera se mantenía con malas condiciones y los pasos fronterizos de la zona estaban cerrados o con circulación restringida. De modo que nos devolvimos por la misma ruta.

Cargamos combustible y minutos después de las 11:00 abandonábamos Puerto Madryn. El camino de regreso, en esta oportunidad era en subida y encontramos sectores con mucho viento en contra, pero la furgo se porta un “10 más IVA”, como dicen en Argentina, y a eso de las 20:30 estábamos nuevamente en El Hoyo, al igual que en la ocasión anterior nos quedamos en la cabaña de Refugio los Huemules, en la noche se deja caer una lluvia persistente prácticamente toda la noche.

foto_D602

Santiago – Puerto Madryn – 7 de 9 September 25, 2013

Posted by roberto in Motorhome, Uncategorized.
add a comment

foto_D701

Día 7 – Viernes 20 de Septiembre

El camino desde El Hoyo a Bariloche, con nieve, en tramos se dejaban caer suavemente plumitas de nieve, de modo que lo hicimos a una velocidad prudente.

foto_D702

Tardamos prácticamente dos horas en llegar a Bariloche, que también estaba nevado y mantenía una suave nevazón.

Lo primero que hicimos fue acudir a la oficina de turismo para enterarnos del estado del paso Cardenal Samoré: transitable con porte obligatorio de cadenas, lo que nos obligó a comprarlas.

foto_D703

Dejamos Bariloche a las 15:12 y llegábamos a Villa La Angostura a las 16:18, cargamos combustible y mientras ascendíamos las condiciones del tiempo empeoraban, el asfalto comienza a presentar hielo y en una subida, más bien suave, nos encontramos con una fila de vehículos instalando cadenas. (more…)