jump to navigation

Charles Wegelius – Gregario August 30, 2017

Posted by roberto in Libros.
Tags: , ,
3 comments

 

Subir una montaña es como acercar la mano al fuego: duele y quieres hacer cualquier cosa para que pare, pero en el ciclismo, si paras, pierdes, y entonces el dolor aún dura más

Charles Wegelius

Este libro es la autobiografía de Charles Wegelius, una de las primeras estrellas del ciclismo profesional británico, rodando en el pelotón profesional durante la primera década de este siglo.

Su trabajo era de gregario, domestique, es decir, aquel corredor del que se espera ayude a ganar a los elegidos, renunciando a la gloria de subir al podio.

Para quienes somos amantes del ciclismo de ruta, de cualquier nível, será una lectura fascinante, en la que veremos reflejadas nuestras propias vivencias, incluso aunque no participemos de la competencia.

Fue parte de equipos como: Mapei, Liquigas (con Cipollini), el Silence-Lotto (con Cadel Evans), y otros.

El libro no es un conjunto de rumores o historias respecto a otros ciclistas, o a las mafias en torno al ciclismo, es un relato crudo, humano, de la experiencia de su protagonista, desde las dificultades iniciales para insertarse en el pelotón profesional europeo, hasta la vida en habitaciones compartidas, hoteles de cuarta categoría… y lavar tu mismo la ropa después de la competencia.

Expresa sin ambajes, su ansiedad, sus momentos de soledad, de abandono, pero también el orgullo de desempeñar un papel clave en el desempeño de su equipo y la alegría de compartir un triunfo del que fuiste tan responsable como el que se lleva los vítores.

Nunca sabré saber qué se siente al ser un gran campeón. Lo que sí puedo decir es qué se siente cuando te ganas la vida montando en una bicicleta. El trabajo de un ciclista profesional es extraordinario, pero el pelotón del ciclismo profesional está lleno de tipos normales como yo, que unas veces se sienten desprotegidos y otras confundidos, en una profesión a la que se entregan en cuerpo y alma para seguir formando parte de ella.

Habría sido una fotografía que enmarcar: yo, cruzando la meta como ganador; el regalo con que el ciclismo habría correspondido a mis sacrificios. Pero no pudo ser. En ese momento, mientras lloraba en mis manos y las lágrimas se mezclaban con el sudor y el polvo de los caminos sucios que cubrían mi cara, supe la verdad sobre el ciclismo profesional: no es ningún puto cuento de hadas.

Es un libro muy recomendable para los amantes de este deporte.

Advertisements