jump to navigation

La Frase de la Semana March 25, 2013

Posted by roberto in Aforismos.
add a comment

índice

Un computador es para mí la herramienta más sorprendente que hayamos ideado. Es el equivalente a una bicicleta para nuestras mentes.

Steve Jobs

Advertisements

Ruteo: Anillo Chicauma – 20130324 March 24, 2013

Posted by roberto in Salidas en Santiago.
1 comment so far

El primer fin de semana de otoño en nuestro Hemisferio Sur, las mañanas y las tardes son más frescas, temperaturas agradables después de un verano de mucho calor.

Además, es Domingo de Ramos, un día especial para la cristiandad, y en el entorno de la Iglesia de Lourdes, ya se acercan los devotos a celebrar la entrada de Jesucristo a Jerusalén.

Clac… suena la cala al calzarse en el pedal izquierdo, son las 08:24 y estoy preparando la partida al punto de encuentro (PdE) para una clásica: Anillo Chicauma. Pulso el botón que da partida al pulsómetro, inicio el Strava en mi teléfono y ya estoy listo.

El día está despejado y hace pocos minutos el sol ha hecho su aparición en la cordillera, me pega de frente en los pocos kilómetros que me tocan de pedaleo al oriente. Poco a poco el calentamiento inicial surte su efecto y se inicia un pedaleo más vigoroso.

Tradicionalmente los ruteos que se inician en la San Martín concitan mayor asistencia, tal vez sea simplemente por costumbre, porque sea más fácil llegar o tal vez porque se extraña mucho esa carretera para practicar nuestros deporte.

Desde hace ya varios meses la fiscalización contra el ciclismo en esa vía se ha vuelto más estricta y junto a otros grupos henos decidido evitarla y crear rutas alternativas.

Pedaleo con ganas… mejor dicho creo pedalear con ganas, ya que los datos posteriores indican un pobre promedio de 26,6 km/hr en esa etapa.

Sin embargo llego casi puntual: a las 09:02 estoy en el PdE… para encontrarme solamente con Bernardo y Alejandro… tres para la ruta, pocos pero qué diablos, peor es rutear solo.

Comenzamos a preguntarnos qué estará pasando con el resto que no llega a las salidas, finalizando el 2012 estábamos saliendo en un grupo de más de diez pedaleros. No encontramos una explicación.

Decidimos salir a las 09:05, en eso aparece Catalina, estrenando un traje del equipo Katusha, con un rojo furioso que le sienta de maravillas. Además nos trae una “buena noticia”; atrás vienen cuatro compañeros más que piden que les esperemos. No hay alternativa, les esperamos, y a los pocos minutos llegan Eduardo, Iván, Luis y Gabriel D., todos en el auto de Eduardo, me entretengo molestándolos y apurándolos. Buenos compañeros son estos que se aguantan mis pesadeces sin mandarme a buena parte.

Finalmente, a las 09:20 estamos iniciando el ruteo. Tomamos la carretera San Martín hacia el norte, los punteros a buen ritmo, los relevos no son frecuentes, y a pesar de todo logramos mantener una conversación.

En el cruce Lo Pinto dejamos la San Martín para llegar a la Ruta 5, en la R-5 seguimos hacia el norte y menos de un kilómetro pasado el cruce Lampa nos adelantan como flechas los punteros del grupo que se junta en Vespucio, llamados “el grupo de la 5 Norte”. Entre ellos va Esteban, que se nos uniría más adelante.

Llegamos al inicio de la subida El Manzano, 2.000 metros con 4,6% de pendiente promedio. Hasta este punto hemos promediado 28 km/hr, buen ritmo.

Ataco la subida con ganas, mantengo el 50 y atrás alterno los piñones subiendo sentado y parado en los pedales, pero a los 1.500 metros las fuerzas comienzan abandonarme y llego a la cima con más voluntad que fuerza. En este punto Catalina nos había avisado que se regresaba, de modo que seguimos los siete restantes.

En el plano a la bajada, un breve descanso y seguimos en la ruta.

Rápidamente llegamos al cruce que lleva hacia Til Til y entramos por ese camino, ya hemos recorrido poco más de la mitad del camino y nos encontramos con Esteban que viene de regreso y se suma al grupo, volvemos a ser ocho.

En esta etapa seguimos con buen ritmo, promediamos 31,8 km/hr y en casi 19 minutos ya estamos entrando al Camino Chicauma hacia Lampa. Un camino que en lo personal me cuesta mucho, en los primeros kilómetros el grupo apreta, me cuesta mantenerme y comienzo a descolgarme lentamente.

Para mí los primeros tres kilómetros son los predictores, si los hago bien, el resto irá bien, si me cuestan, el resto será sufrimiento. A la entrada del camino, luego de unos docientos metros, se inicia una rampa breve y empinada, por algún motivo el grupo suele tomarla con muchas ganas, normalmente me mantengo en el grupo, aunque me cueste, ya que es breve, por lo que basta pararse en los pedales y apretar los dientes, pasan unos 2.000 metros más de falso plano y aparece otra rampa, en curva y no tan empinada. Este es el punto exacto en el que puedo predecir mi desempeño en los próximos 11 kilómetros. Hoy fué mi día de suerte.

Los primeros siete kilómetros de este camino son sufridos. Se alternan las rampas y los falsos planos, pero pasado el cada vez más fétido criadero de cerdos, la pendiente es de bajada. En la punta Esteban alternaba compañeros manteniendo un buen ritmo: 32,2 km/hr para todo el recorrido.

Tras 28 minutos llegamos a Lampa, en esta ocasión me extrañó no ver personas con los ramos ceremoniales en las calles, y eso que tenemos Papa nuevo.

Llegamos a la ruta que nos conduciría de vuelta hacia la R-5, el camino está en regular estado, pero promediamos honorables 31,0 km/hr.

Nos toma 27 minutos recorrer estos 14 kilómetros y ya estamos en la R-5, breve ruteo hasta la Radal Nor Oriente, ruta que tomamos para volver al PdE y en esta etapa me descuelgo del grupo, me mantengo atrás, a unos 500 metros. En el PdE me reuno con ellos, devoro la mitad de sandwich que me quedaba e inicio el regreso a casa.

Para el grupo: 84,7 km de recorrido en 02:52 horas de pedaleo efectivo. En lo personal 119,3 km y 04:14 de pedaleo efectivo.

Llego a casa y termino con una nueva ceremonia en el rito dominical: envio un What’s Up a mis compañeros de curso de colegio, futboleros todos, nada de ciclismo deportivo. Ustedes vieran cómo me reciben cada vez que nos juntamos. Si hasta me creo el cuento de ser un astro durante esas tardes de compañerismo de más de cuarenta años.

John Verdon – Sé lo que estás pensando March 10, 2013

Posted by roberto in Libros.
1 comment so far

Se_Lo_Que_Estas_Pensando-ROCA-062010

Este título lo tenía desde hace meses en mi lista. Después de ver la portada, horrible en mi opinión, y leer en la contratapa:

Un hombre recibe una carta que le urge a pensar en un número, cualquiera. Cuando abre el pequeño sobre que acompaña al texto, siguiendo las instrucciones que figuran en la propia carta, se da cuenta de que el número allí escrito es exactamente en el que había pensado.

No lograba imaginarme que fuese un buen libro, clasificado como Novela Policial (también llamada Novela Negra), había leído buenos comentarios y después de descartar un par de títulos me decidí a iniciarla.

El libro es el primero de una trilogía o de una serie, la introducción tiene un tono macabro, sin presentar personajes, breve y anónima como para preparar el ánimo a una novela policial, realmente negra. Luego comienza a presentar a David Gurney, el detective retirado que es protagonista de la serie.

Me gusta mucho el estilo con que describe las situaciones, haciéndolo con gran sutileza:

El aspecto que una casa ha de tener y la sensación que debe transmitir eran los temas en los cuales Madeleine y David estaban en completa armonía, algo que, él tenía la sensación, cada vez era menos frecuente.

Esta es una pequeña muestra del estilo con que John Verdon retrata a sus personajes y las situaciones comunes que cada uno vive a su manera, de una forma íntima, cercana.

Una vez te adentras en su lectura se comienza a disfrutar este estilo, la historia se desenvuelve con un ritmo que atrapa y Verdon profundiza en la sicología de los personajes encajando la vida de ellos y la historia que narra con maestría.

De acuerdo con su experiencia, cuando un hombre daba dos razones para una decisión, era probable que una tercera razón, la real, hubiera quedado oculta.

He disfrutado la lectura casi al margen de la trama, Verdon nos describe la vida y matrimonio de su protagonista y ahí quedan las situaciones, tan reales y tan cercanas.

Disfrutaban de momentos así de vez en cuando, momentos de sencillo amor y de cercanía silenciosa que le recordaban los primeros años de su matrimonio, los años anteriores al accidente.

«El accidente.» Esa etiqueta densa y genérica con la cual envolvía el suceso en su memoria para impedir que sus detalles afilados le rebanaran el corazón. El accidente. La muerte que eclipsó el sol y que convirtió su matrimonio en una combinación cambiante de hábito, deber, compañerismo nervioso y raros momentos de esperanza: extrañas ocasiones en que algo brillante y claro como un diamante llegaba hasta ellos, y le recordaba lo que había sido y lo que podría volver a ser posible.

Pese a lo que creía inicialmente, la trama es coherente, no deja cabos sueltos, e incluso comienzas a aventurar posibles soluciones.

[…] apelaba de manera instantánea a esa parte del cerebro a la que le gustan los dibujos animados y que odia la complejidad.

Lo recomiendo ampliamente, la edición impresa tiene algo más de 400 páginas y también está disponible en formato electrónico.

Sobre el autor, no es mucho lo que pude encontrar, en Wikipedia tiene una breve biografía:

John Verdon (EE.UU., 1942), es un escritor norteamericano de intriga y suspense. Trabajó en varias agencias publicitarias en Manhattan como director creativo. Se jubiló y se trasladó a vivir al norte del estado de Nueva York en un entorno rural. Inició una etapa como ebanista tallando muebles que después vendía en tiendas de antigüedades, hasta que su esposa le empujó a recuperar su deseo de juventud de convertirse en escritor.

En 2010 publicó su primera novela, un éxito mundial y la primera de la serie que tiene como protagonista a David Gurney, un detective retirado del Departamento de Homicidios de Policía de Nueva York, alter ego del autor.

Relación de obras

  • Sé lo que estás pensando, 2010 (Think of a number)
  • No abras los ojos, 2011 (Shut Your Eyes Tight)
  • Deja en paz al diablo, 2012 (Let the devil sleep)

images