jump to navigation

Peso, Potencia y subidas April 29, 2010

Posted by roberto in Entrenamiento.
2 comments

El artículo siguiente es una traducción personal del original publicado por Joe Friel en su sitio web.

Al pedalear la bicicleta en una subida se hace un esfuerzo para vencer la fuerza de gravedad. Cuando subimos una cuesta con cierta pendiente esto es obvio: la fuerza de gravedad nos empuja hacia atrás. Esto es lo que representa el desafío de las subidas.

Ahora imaginemos que estamos subiendo una pendiente respetable con una mochila de 5 kilos de peso. Evidentemente debemos hacer más trabajo cargados con esta mochila, ¿por qué es así?. Porque a medida que la masa de un objeto (en este caso; el ciclista, la bicicleta y la mochila) se incrementa, la fuerza de gravedad también se incrementa. Cada aumento en la masa que se desea subir significa un mayor gasto de energía para subirla.

Ahora imaginemos lo opuesto; tenemos una bicicleta que pesa 5 kilos menos. Es mucho más fácil realizar la subida, ¿no es así?. O imaginemos que nos hemos deshecho de algunos kilos de más que habíamos ganado en las vacaciones. ¿Qué es lo que ocurre?, vamos más rápido, pero gastando la misma cantidad de energía. No existe cambio en la potencia, solo en el peso. (more…)

Advertisements

Noviciado – Cuesta lo Prado April 26, 2010

Posted by roberto in Salidas en Santiago.
2 comments

Este domingo 25 de Abril realizamos una ruta algo extraña, pensando tal vez en la variedad y en hacer algo diferente (algo que es muy importante en nuestro deporte). Pese a lo extraño que me resultó en un principio, resultó un ruteo muy satisfactorio.

Salí de casa a eso de las 08:20, en una mañana muy fría, alrededor de 4°C, a las pocas cuadras nos juntamos con Esteban y enfilamos hacia el punto de encuentro ubicado en el km 7 de la R-68.

A las 09:13 un grupo de 15 pedaleros enfilábamos por la R-68 hacia el poniente. La propuesta era pedalear 30 km por el camino Noviciado, luego hacia Til Til y devolvernos en el km 30, por lo que no teníamos muy claro el punto de retorno.

Ya en la salida notamos que los ánimos estaban por lo alto y el pedaleo era fuerte, en el camino Noviciado promediábamos poco más de 34 km/hr y dábamos alcance a varios grupos de pedaleros en la ruta; en este primer tramo promediamos 28,3 km/hr, sin embargo esta cifra es engañosa pues incluye un tramo urbano que hicimos a una velocidad bastante más baja.

Hacemos una muy breve parada en el punto de retorno, que además nos permite reagruparnos con algunos “escapados” y emprendemos el regreso. Desafortunadamente, en el semáforo de Lampa la luz roja separa al grupo en dos y nueve pedaleros nos quedamos a la zaga.

Recorrimos otros 31,2 km a 29,3 km/hr y entramos por el camino hacia Cuesta lo Prado, 4,4 km de un falso plano con algo de viento en contra; damos alcance a Pablo Ravera, que estaba con los punteros y seguimos hasta el punto de inicio de la cuesta.

Cuesta Lo Prado tiene 4,5 km de longitud, con los últimos 500 m recién asfaltados con lo que ahora sí podemos llegar hasta lo que es realmente la cumbre. Se trata de un ascenso exigente, pero en ningún caso imposible, los primeros 2 km más duros que el resto y luego algunos puntos que permiten recuperar entre rampas mayores. Promedio 11,7 km/hr, lo cual en realidad no dice nada pues la subida es individual.

En la foto: Cacho Fernández seguido de Manuel Podesta y Esteban Troncoso estropeando la escena.

El total de kilometraje para el grupo: 87,2 km.

Cavilolén 2010 April 22, 2010

Posted by roberto in Clásicas cicloturistas.
add a comment

La Clásica Los Vilos es un ruteo que se realiza en dos días. En el artículo anterior se relató el primero de ellos finalizando en Pichidangui.

El menú del segundo día es una competencia en el camino que une Los Vilos con Illapel, la meta es en la cumbre de la Cuesta Cavilolén.

Iniciamos el día en las cabañas de Pichidangui, tomamos desayuno y nos preparamos para partir pedaleando hacia la zona de partida.

Este primer ruteo tiene 33 km y la mayor parte de ellos transcurren por la ruta 5 con el mar a nuestra izquierda, lo hacemos a buen ritmo, nada de palos y agrupados. El camino está en excelentes condiciones y enfrentamos dos subidas breves antes de llegar a la entrada de Los Vilos y casi enseguida al cruce con el camino a Illapel.

Una vez agrupados en los momentos previos a la partida de la competencia aprovechamos de dejar chaquetas y manguillas en la camioneta de apoyo de modo de pedalear con la indumentaria adecuada para una zona de calor.

Se da la partida y parto tratando de mantenerme en el grupo, los primeros 7 km ruedo a un promedio de 35 km/hr y en el grupo. Enfrentamos una pequeña cuesta, pero la primera que comienza a definir los lugares, es en esta breve cuesta que el grupo se separa y quedo atrás junto a otros dos compañeros. En la foto aparece Mario en primer lugar, seguido por quien escribe y en tercer lugar Robert, que no alcanza a salir en la foto.

Esta cuesta tiene una longitud de mil metros y al final aún no separan 10 km del inicio de la fatídica Cuesta Cavilolén.

Estos primeros 17 km son todos en un falso plano que asciende suave pero persistentemente, sin embargo tenemos viento de cola y en los tramos finales nos da esa falsa impresión de ir de bajada, aún cuando en la realidad seguimos ascendiendo.

Pasamos una última curva y divisamos el puente tras el cual se inicia la cuesta.

La vertiente oeste de Cavilolén tiene 5,7 km de longitud. La pendiente promedio de los primeros 1.800 metros es de casi 11% y la velocidad promedio que registro es 11,45 km/hr. Desde este punto, y hasta el kilómetro 4 de la cuesta registro un promedio de pendiente de 8,5%.

Si bien esta pendiente sigue siendo de respeto ya a esta altura se siente que la cuesta “cede” y me siento con fuerzas renovadas para alcanzar la cumbre que está a solo 1.700 metros.

Justo antes de la cumbre hay un pequeño tramo en plano que permite cambiar a plato grande y llegar a la meta parado en los pedales y con estampa de campeón.

Una vez agrupados en la cumbre comemos algo de fruta y unos sandwiches que se sienten deliciosos y emprendemos el regreso.

Algunos de nosotros decidimos retornar en uno de los dos vehículos de apoyo. Si bien es cierto que el camino de vuelta es en permanente bajada, el viento esta vez es en contra y en varios tramos nos frena y nos desgasta, pues ya hemos hecho un gran esfuerzo en la competencia.

Alrededor de las 14:30 nos encontramos almorzando en Pichidangui: disfrutamos una vez más de la habilidad culinaria de Pepe y luego vienen los comentarios generales y la premiación, antes de la partida en grupo en un bus especialmente arrendado para el regreso.

Los españoles dirían que fue un fin de semana de pelos, los más jóvenes y desenfadados lo calificarían de “la raja” y en el diccionario de la Real Academia la palabra adecuada sería: espectacular.

Clasica Los Vilos 2010 April 20, 2010

Posted by roberto in Clásicas cicloturistas.
add a comment

Este año 2010 realizamos con éxito la séptima versión de la Clásica Viña del Mar – Los Vilos, organizada por el Cicloclub Viña del Mar (CCV).

El fin de semana del 17 y 18 de Abril recién pasados nos reunimos 39 pedaleros para dar inicio al gran ruteo que da inicio a la temporada, y que es el gran ruteo que esperamos a lo largo de todo el año; ya en Febrero comenzamos a comentarlo y prepararlo, Marzo se nos hace largo y las últimas semanas cruzamos los dedos para que ningún imponderable impida nuestra participación.

La insuperable organización que lleva a efecto el club convierte este evento en una verdadera fiesta ciclista, donde todos aquellos que tomamos en serio este deporte nos ponemos a prueba.

Es muy cierto que no se trata de una prueba para cualquiera, el recorrido y el ritmo exigen una preparación física y mental superior al promedio, nadie quiere separarse del grupo, pese a que es muy heterogéneo, y los punteros imponen el ritmo que los que vamos atrás no podemos dejar de imitar.

Además, contamos con vehículos de apoyo, uno de ellos: la camioneta escoba, siempre atrás del último pedalero. Por su parte; el vehículo principal, con la alimentación para la ruta y un completo botiquín para casos de emergencia (que aún no se han presentado), un mecánico de bicicletas y un par de médicos en el pelotón completan la seguridad necesaria para este tipo de eventos. (more…)