jump to navigation

Clasica Los Vilos 2010 April 20, 2010

Posted by roberto in Clásicas cicloturistas.
trackback

Este año 2010 realizamos con éxito la séptima versión de la Clásica Viña del Mar – Los Vilos, organizada por el Cicloclub Viña del Mar (CCV).

El fin de semana del 17 y 18 de Abril recién pasados nos reunimos 39 pedaleros para dar inicio al gran ruteo que da inicio a la temporada, y que es el gran ruteo que esperamos a lo largo de todo el año; ya en Febrero comenzamos a comentarlo y prepararlo, Marzo se nos hace largo y las últimas semanas cruzamos los dedos para que ningún imponderable impida nuestra participación.

La insuperable organización que lleva a efecto el club convierte este evento en una verdadera fiesta ciclista, donde todos aquellos que tomamos en serio este deporte nos ponemos a prueba.

Es muy cierto que no se trata de una prueba para cualquiera, el recorrido y el ritmo exigen una preparación física y mental superior al promedio, nadie quiere separarse del grupo, pese a que es muy heterogéneo, y los punteros imponen el ritmo que los que vamos atrás no podemos dejar de imitar.

Además, contamos con vehículos de apoyo, uno de ellos: la camioneta escoba, siempre atrás del último pedalero. Por su parte; el vehículo principal, con la alimentación para la ruta y un completo botiquín para casos de emergencia (que aún no se han presentado), un mecánico de bicicletas y un par de médicos en el pelotón completan la seguridad necesaria para este tipo de eventos.

Es así como el sábado, a partir de las 08:15 comenzamos a reunirnos en el punto de partida, cerca del Muelle Vergara en la llamada Ciudad Jardín. Viejos compañeros de ruta nos saludamos con efusivos abrazos y generosas sonrisas, casi todos veteranos de esta clásica, nos desafiamos a superarnos y a encontrarnos en la subida Longotoma, en la llegada a Catapilco y en la cuesta Cavilolen el día domingo.

La novedad de este año fue una etapa competitiva en el tramo de la ruta 5, un cambio que en la práctica vino a formalizar lo que año tras año vivíamos en esta etapa: la feroz competencia por llegar en un buen lugar a Pichidangui.

A las 09:13, Marotto, director de comunicaciones del CCV, da la partida al pelotón. Rodamos por la costanera durante 17 km a un ritmo controlado, con mucha conversación y relajados, aunque nunca tan relajados ya que se trata de una calzada con gran afluencia vehicular. Además; el paisaje, con nuestro mar a la izquierda… a solo unos veinte metros con las olas reventando, las gaviotas y gran cantidad de personas trotando, la invitación está hecha para un ruteo de placer. El promedio de velocidad que registré fue 24,4 km/hr

Al final de esta etapa entramos por un camino interior, que nos permite tomar el camino a Valle Alegre, una calzada de óptima calidad, con escaso tráfico, subidas y bajadas que nos permite “saborear” los primeros “palos”. Esta entrada tiene 6 kilómetros y el camino a Valle Alegre 10 km, en este último punto tomamos la ruta de regreso a la costanera, al norte de Quinteros. Este tramo tiene una buena pendiente, similar a la de Longotoma, con solo 3,5 km de longitud, pero muy exigentes.

En este cruce hacemos una primera parada de reagrupamiento, tratamos de hacerla lo más breve posible y nos sirve para aliviar el esfínter, cambiarnos ropa de acuerdo a como se nos presenta el clima y prepararnos para la etapa siguiente.

Esta etapa es por la costanera, pasando por Ventanas y Maitencillo para llegar al camino hacia Catapilco. Son 25,7 km que hacemos a buen ritmo, agrupados y concentrados pues volvemos a rodar junto a un tráfico vehicular regular. En mi caso registré 29,3 km/hr de promedio.

Luego entramos por el camino a Catapilco, un camino realmente delicioso, pues se aleja de la costa a través de una cuesta larga y suave, registro 24 km a 29,8 km/hr de promedio, lo que muestra que el ritmo es bastante competitivo.

Llegamos al km 143 de la ruta 5, donde hacemos una parada más larga (30 a 40 minutos), que nos permite alimentarnos, elongar y prepararnos para la última etapa que será la etapa competitiva. Hasta este punto hemos rodado 90 km.

Iniciamos la última etapa con meta en el peaje Pichidangui, esta es la etapa que nos marca y nos diferencia; desde este punto nos separan 21 km hasta iniciar la subida Longotoma, pero son 21 km en los que hay que dar el máximo para no separarse del grupo, ya que el viento, entre cruzado y frontal nos hace sufrir. Registro 27,4 km/hr de promedio

La subida Longotoma es todo un mito; tres mil metros que nos pillan con más de cien kilómetros en el cuerpo y se nos hace eterna, sus primeros 600 m tienen un 7% de pendiente y el resto baja a 4,6% de promedio.

Luego de Longotoma el viento se acaba, se inicia la zona de Huaquén donde, inexplicablemente para mí, el camino se ha mantenido en reparaciones durante ¡más de diez años!, para colmo, este año nos tocó la zona recién asfaltada y con grandes piedrecillas por la orilla de la calzada y la berma. A esta altura ya rodaba en solitario y cubría los últimos 25,6 km a un promedio de 25,9 km/hr para llegar entre los últimos a la meta, pero con la satisfacción del desafío superado y en buen estado físico y anímico.

Reagrupados a la orilla del camino esperamos a quienes quedaban atrás y nos dirigimos a las cabañas donde descansaríamos para enfrentar la competencia del día siguiente.

Las cabañas fueron las mismas del año pasado y brindaron comodidad suficiente: nos dimos una ducha con agua caliente y ya limpios en cuerpo y ropa nos dirigimos al comedor a disfrutar de una deliciosa comida preparada por el maestro José Pepe Villagrán, quien apoyado por Fernando y sus hijos nos agasajaron con una entrada de verduras, un fondo de fideos con pollo al jugo y salsa secreta de Pepe, finalizamos con un postre de macedonia de frutas y la regamos con vino tinto y gaseosas. No puedo dejar de mencionar que esta deliciosa comida es abundante y nunca falta, quienes desean repetirse el plato lo hacen sin problemas.

En total registré 145 kilómetros en 05:25 horas de pedaleo efectivo.

La próxima crónica será la competencia con meta en la cumbre de Cuesta Cavilolén.

Comments»

No comments yet — be the first.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: