jump to navigation

Ruteo: Culitrin – 20130728 July 28, 2013

Posted by roberto in Salidas en Santiago.
add a comment
Culitrin

Culitrin

Hoy nos reunimos siete compañeros para realizar un ruteo por la zona sur-oriente de Santiago. La clásica Culitrin. Un ruta plana y breve.

El tiempo se presentó con nubosidad alta, con una temperatura baja pero sin sensación de frío.

La ruta fue por el Camino Padre Hurtado hasta el sector de Culitrin, donde doblamos hacia la Autopista del Maipo y regresamos por esta última.

Salimos pocos minutos después de las 09:0 desde el PdE para la primera etapa, se observa poco tráfico y pedaleamos agrupados y tranquilos. Registro una buena velocidad promedio por el Camino Padre Hurtado, 30,5 km/hr, aunque debo notar que es fácil ir rápido por esta vía, pues tiene una ligera pendiente negativa, por lo mismo en un par de ocasiones frenamos a Gabriel D. y Manuel que tienden a apurar el ritmo.

Poco menos de una hora nos toma llegar hasta el final, donde se inicia Cuesta Chada, y nosotros doblamos al poniente hacia la autopista, un descanso breve, nos avituallamos, conversamos una que otra broma y seguimos ya emprendiendo el regreso.

La ruta que nos lleva a la autopista discurre por la ladera de los cerros, lo que la hace muy agradable a la vista y con alguna que otra rampa. La hacemos en poco más de quince minutos.

Llegamos a la autopista y nos preparamos para el único tramo exigente del ruteo, casi 24 km de falso plano, pero nos mantenemos agrupados, conteniendo lo más posible a los punteros, el grupo se mantuvo unido casi los 20 km, en ese punto un breve pero decisivo acelerón nos deja atrás a Patricio y a mí, Luis, que venía a la cola, se adelanta y logra pegarse al grupo, me mantengo siempre a unos docientos metros de distancia tratando de darles alcance, pero no lo logro, en los últimos kilómetros se descuelga también Luis, pero dado que no estábamos realmente separados el tiempo de espera en el punto de reagrupamiento no fue excesivo.

Luego en pocos minutos ya estábamos de regreso en el PdE y yo sigo en bicicleta a casa, para el grupo 62,7 km, un ruteo breve desde el punto de vista del volumen, y mirando los datos del pulsómetro debo reconocer que también desde el punto de vista de la intensidad, tal como lo observó Manolo en la Autopista del Maipo.

Respecto de este último punto, el análisis de los datos del ruteo, arroja para mi caso una situación curiosa: mi “rendimiento” baja en la etapa de la autopista, no así el ritmo de mis pulsaciones cardíacas, que suben en un 26%.

Puse rendimiento entre comillas pues lo defino como el cuociente entre la velocidad promedio, y el promedio de ritmo cardíaco.

Rendimiento Camino Padre Hurtado:    30,5 [km/hr] / 117 [PPM] = 0,26

Rendimiento Autopista del Maipo:          28,9 [km/hr] / 148 [PPM] = 0,20

La diferencia es de un 30%,

Me esfuerzo más pero no logro un mejor resultado, materia de estudio para determinar qué es lo que debo mejorar de mi estado físico.

Ruteo: El Toyo – 20130721 July 21, 2013

Posted by roberto in Salidas en Santiago.
add a comment

20130721_100505

Amigas y amigos, la foto de cabecera muestra el paisaje que predominó en el ruteo de hoy, la Clásica El Toyo.

Una mañana fría después de un fuerte chubasco que se dejó caer anoche en la capital, con baja temperatura, por lo que la cordillera amanecía muy nevada como apreciarán en las fotos siguientes.

Salí de casa a las 07:55 con solo 1°C de temperatura, pero bien abrigado no sentía nada de frío, en el cielo las nubes se negaban a dar paso a un sol esplendoroso que finalmente se impondría en medio de un cielo azul, limpio y transparente.

Llego al punto de encuentro a las 08:55 pero éste se encontraba desierto, ya empezaba a despejarse y decido salir justo a las 09:00 para disfrutar del paisaje en un ruteo tranquilo. Envío mi tradicional what’s up para despertar la envidia de mis “viejos” compañeros de curso y empuño mi bicicleta.

Aparecen Jorge y Guillaume, gran compañía, ya no rodaría solo. Salimos de inmediato a la ruta, que se encontraba bastante mojada y con poco tráfico afortunadamente. Decidimos subir por Camino El Volcán, es decir la ribera norte del río Maipo, ruta muy poco recomendable dado que es angosta y el tráfico incesante.

El sol tarda en alumbrar este costado, por lo que la nieve caída la noche anterior aún se mantenía tanto en la berma como en los árboles y techos de las casas. Un espectáculo; en lo personal nunca había rodado en esta zona con esa cantidad de nieve.

En la medida que avanzábamos la cantidad de nieve aumentaba, y poco antes de llegar a Las Lajas dos ciclistas en MTB nos detienen para prevenirnos de lo peligroso del estado del camino ya que en muchos lugares había hielo en la calzada, situación que ya había provocado un accidente automovilístico, con natural prudencia decidimos devolvernos no sin antes dejar un testimonio gráfico.

Guillaume, Roberto y Jorge

Guillaume, Roberto y Jorge

Como pueden apreciar la acumulación de nieve era considerable.

En el regreso tomamos hacia el Camino El Toyo aprovechando que el sol pega de lleno en esa ribera.

Tras El Murallón la señalética vial estaba totalmente nevada.

20130721_102422

Decidimos seguir otros 10 km antes de devolvernos hasta el km 21 de la ruta. Estábamos en la parada y hacen su aparición Gabriel A. y Eduardo, remolones que habían decidido salir más tarde para capear un poco el frío.

Luego de saludarnos y conversar unos momentos me devuelvo, completando 95 km a un ritmo muy tranquilo, pero con las imágenes de un paisaje maravilloso en la retina.

 

Ruteo: Anillo Chicauma – 20130714 July 14, 2013

Posted by roberto in Salidas en Santiago.
2 comments
Humberto y Rodrigo

Humberto y Rodrigo

Amigas y amigos, ¡Qué buena salida resultó ser la de hoy!

No iba con el mejor de los ánimos, ya que ayer algunos habituales me llamaron para contarme que no salían hoy día, mantenía solo una discreta esperanza de encontrar ruteros en el Punto de Encuentro (PdE), en el peor de los casos una vez más rodaría en solitario, de modo que incluso pensaba en un cambio de ruta.

La ruta de hoy correspondía a la clásica Anillo Chicauma, una ruta mayormente plana, que sumó 85 km, en números enteros.

Salgo de casa a las 08:20, el tiempo suficiente para llegar a la hora, de modo que me voy con tranquilidad, a un par de kilómetros del PdE pasa Humberto en su auto y ya me sube el ánimo, un compañero de rendimiento algo superior al mío, por lo que pensé que tendría un buen ruteo. Llego a la estación de servicio de la autopista San Martín y me encuentro con un nutrido grupo de ciclistas, alrededor de unos 15, pero solo Humberto pertenece a nuestro grupo, le saludo, le comento las deserciones, y mientras se prepara llega Rodrigo, ciclista de toda la vida, con un rendimiento superior, en el plano y en las subidas muestra siempre una enorme capacidad. Testigo de lo anterior son los continuos premios que logra en las clásicas organizadas por el Cicloclub Viña del Mar.

Medio en broma, mucho en serio le pido que no me haga sufrir, “Tranquilo… será solo lo justo y necesario” me contesta.

Salimos a ruta a las 09:11, con calma, conversando los primeros kilómetros, ibamos Rodrigo y yo, y Humberto tras nosotros, una vez en el cruce Lo Pinto, Rodrigo toma la delantera, le sigue Humberto y luego sigo yo, en ese lugar me mantendría prácticamente todo el recorrido.

Efectivamente Rodrigo impone un ritmo intenso, pero solo un poco más de lo que normalmente hago, siento que me exige justo un poco más de lo que puedo dar, cada vez que tiendo a quedarme, me paro en los pedales para alcanzarlos y me pego a la rueda de Humberto.

Realmente debo reconocer la pericia que mostró Rodrigo para liderar el trío y mantenernos siempre unidos a buen ritmo.

Llegamos a la Ruta 5, breve parada técnica y seguimos hacia el norte, en el camino adelantamos unos pocos ciclistas y llegamos a la subida El Manzano, se adelanta Rodrigo, le sigue Humberto y yo quedo unos 150 metros a la cola.

En la subida no me esfuerzo más de la cuenta, y solo trato de que esos 150 metros no aumenten. Luego de la cumbre, una rápida bajada, reagrupamiento en el plano sin distracciones y vuelta a la ruta.

Seguimos hacia el cruce Til Til, entramos siempre liderados por Rodrigo, en fila de a uno, registrando un promedio de 33,9 km/hr, buen promedio, en apenas 17 minutos ya estábamos en Polpaico.

En este camino sufrimos un incidente que afortunadamente no pasó a mayores, enfrentando un lomo de toro, demasiado cerca el uno del otro, Humberto no advierte unos estoperoles, a los que hace el quite arriesgando una caída que milagrosamente no se produce, cuando veo a Humberto haciendo cabriolas entre los estoperoles no me queda otra que seguir derecho y solo atino a pararme en los pedales para aligerar el golpe, ambas ruedas sufren los suyo, pero Mavic se la juega y podemos seguir rodando sin lamentar ni caída ni pinchazo.

En la entrada del camino Chicauma nos detenemos para comer algo, aprovecho de tomar la foto de la crónica, en la que están mis compañeros Rodrigo y Humberto y seguimos hacia Lampa.

No alcanzamos a recorrer mil metros y se nos une un joven rutero, que tras unos minutos para entrar en confianza hace pareja con Rodrigo y apretan el ritmo más allá de lo que Humberto y yo podíamos aguantar, así es que nos quedamos ambos un poco retrasados, hasta que Rodrigo mira hacia atrás y nos espera, justo cuando estábamos nuevamente rodando los tres nos da alcance el grupo de la 5-Norte, más de treinta ciclistas rodando muy por sobre los 30 km/hr, logramos pegarnos a ese grupo y hacemos juntos la segunda mitad del Camino Chicauma, una sensación de desafío, aumentando el esfuerzo para estar en el grupo, pedaleando como salvajes.

Llegamos a Lampa, los tres compañeros nos reunimos para seguir directo a la R-5, mientras los de la 5-Norte se desviaban hacia Batuco.

Rodrigo siguió de líder en el camino Lampa-R5, registro un promedio de 31,6 km/hr, pero el esfuerzo me cuesta, cada kilómetro me cuesta, y solo pensaba en mantener el ritmo de pedaleo, concentrado, sin dar lugar a que el cansancio me diera excusa para descolgarme, a tiempo entramos al sector urbano cercano a la Ruta 5, donde el ritmo disminuye un poco y logro recuperarme.

Una vez en la R5, siento que el pedaleo se relaja un poco, aunque el registro de velocidad muestra 31,4 km/hr.

Finalmente entramos tranquilos a la autopista nororiente, ya faltan solo 6 km para el final y el pedaleo se vuelve definitivamente relajado.

Llegamos al PdE, Humberto y yo agradecemos a Rodrigo la salida, que promedió sus buenos 30,6 km/hr para 84 km de recorrido.

Como dato adicional les puedo comentar que Rodrigo tiene 63 años, Humberto 53 y quien escribe 52. Buen ritmo para estos “veteranos” y que sirva de estímulo para los que aún se preguntan cómo andará su rendimiento con este grupo.

Les deseo una buena semana a todos, y a los chilenos, que aprovechemos este día martes festivo.

Ruteo: Piedra Roja – 20130707 July 7, 2013

Posted by roberto in Salidas en Santiago.
add a comment

Chicureo desde el Puente Piedra Roja

Chicureo desde el Puente Piedra Roja

Buen ruteo el de hoy, con buena intensidad para mi, que en varios momentos me costó seguir el ritmo de mis compañeros y, como de costumbre, coroné en último lugar la cumbre de Piedra Roja.

Vamos por el principio… a las 08:15 salía de casa, tenía tiempo para llegar bien al Punto de Encuentro (PdE), de modo que me fuí pedaleando tranquilamente.

La mañana estaba fría, pero nada extremo, solo lo esperable para esta época del año, algo de nubosidad que sería derrotada por el sol en el transcurso de la mañana.

Ya en la Autopista San Martín me dan alcance Gabriel A. y Patricio, ambos con una sonrisa de oreja a oreja, decidieron llegar pedaleando al PdE y como niños con zapatos nuevos estaban orgullosos de contabilizar a esa altura poco más de 30 km de pedaleo.

En la partida nos esperaban Gabriel D. y Eduardo, quien, como acostumbra, estaba preparándose con toda la parsimonia que le permitía el saber que lo esperaríamos hasta que estuviese listo.

Entre bromas, calcetín y manguilla, llega Rodrigo. Casi un recto al mentón, me tocaría sufrir.

Con bastante retraso, a eso de las 09:10 vamos saliendo.

La ruta: Salida desde la estación de servicio, por Carretera San Martín hasta cruce Lo Pinto, desde ahí hasta la entrada de Lampa, donde tomábamos hacia Batuco, luego Ruta 5, Radial Nororiente, Chicureo, subida Piedra Roja y regreso directo al PdE.

En la delantera Rodrigo y Gabriel y comienza el ritmo… promediamos 29,4 km/hr en este plano hasta el cruce Lo Pinto (7,9 km). En los últimos kilómetros me toca tirar con Rodrigo y hago de tripas corazón, solo pensaba en resistir y llegar al cruce, donde me refugiaría en la retaguardia.

Llegamos al cruce y doblamos hacia R5, se adelanta Gabriel D. y comienza a darle, afortunadamente esta etapa es un plano en bajada de modo que no tengo problemas en mantenerme en el grupo. Promediamos 33,6 km/hr. Llegamos a la R5 y seguimos, cruzamos el poblado de los primeros kilómetros, con sus lomos de toro y pavimento agrietado, hasta que salimos al tramo interurbano del camino a Lampa, el ritmo sigue bueno, en algún momento estoy en la delantera tirando la formación de a uno, me siento bien, nadie me adelanta y todos siguen mi ritmo, soy un astro, mi velocímetro marca poco más de 31 km/hr, pero cuando pido el relevo pasa Gabriel A. seguido por el resto y suben la velocidad, me paro en los pedales para alcanzar la cola y ahí me pego a ellos, contando los kilómetros para el cruce y esperando que en el camino a Batuco tengamos un respiro.

Esta etapa, desde la R5 al cruce a Batuco, tiene 11,5 km, los hicimos a 32,8 km/hr promedio, y nos demoramos apenas 21 minutos, pero largos y sufridos para mí.

Entramos a Batuco y afortunadamente todos con ganas de recuperar, todos excepto Rodrigo que se adelanta, pero pronto tuvo que disminuir al vernos atrás.

La alimentación sobre los pedales es algo que no puedo hacer, llevo mi sandwich bien envuelto en papel plástico y necesito ambas manos para abrirlo, el resto saca sus barras, plátanos y bolsas de gel y felices se alimentan en ruta. Aparentemente nadie pensaba hacer un alto.

Pese a que disminuimos la velocidad, promediamos 30,1 km/hr, en varios tramos Eduardo me dió un empujón para impedir que me quedara y una vez más logro llegar con el grupo.

Poco antes de llegar a la R5 paramos para “achicar” y algunos se sacan manguillas y perneras y aprovecho esos escasos minutos para darle algunas mascadas a mi tradicional sandwich, mascadas que saboreo con deleite.

Ya en la R5 nos faltaba el tramo de la Nororiente y al entrada a Chicureo, ambos son falso plano y sus buenos 14 km antes de quedar a los pies de Piedra Roja.

Pero llegamos, agrupados y quien escribe tratando de ingresar aire a los pulmones hasta por las orejas, ya en los primeros metros me quedo a la cola pero tratando de ser constante en la subida.

Dividí la cuesta en dos etapas, la primera desde el “plano” hasta el Puente Piedra Roja y la segunda desde el puente hasta la cumbre.

En la primera etapa registro 3,8 km de longitud y pendiente promedio de 7%, nada que envidiar al Tour, excepto porque voy con un 30×25 y promedio pobres 8,5 km/hr. Esta etapa tiene unas pocas zonas en que la pendiente cede y te permite recuperar durante algunas decenas de metros.

Llego al puente y ya desde hace rato no diviso a mis compañeros, marco la etapa en el velocímetro y sigo, a la vuelta tomaré alguna foto me digo, a la salida del puente, la pendiente cede notoriamente durante unos 300 metros, pero justo cuando ya estoy moviendo con ritmo el 16 se presenta la rampa final, así es que a subir piñones nuevamente y seguir dándole los últimos metros.

Para esta segunda etapa registro 2,8 km de longitud y 6,7% de pendiente promedio, logro subir un poco la velocidad a 9,2 km/hr y finalmente demoro casi 45 minutos en coronar la cumbre.

Nos detenemos varios minutos a recapitular el ruteo, conversando casi únicamente de ciclismo, ¿Cómo podría ser de otra forma?.

En el regreso, al cruzar el peaje de la nororiente a Gabriel D. le sobreviene un tirón muscular que nos detiene algunos minutos, afortunadamente el incidente no pasa a mayores y seguimos camino al punto final agrupados y a buen ritmo.

Para el grupo: 87,7 km de recorrido en 03:36 horas de pedaleo efectivo.

Una excelente ruta, que realizamos a buen ritmo y que se incorpora oficialmente a nuestro registro de rutas.

la foto(1)

Un servidor en el Puente Piedra Roja