jump to navigation

Ruteo: Mall Sport – Piedra Roja 20130616 June 16, 2013

Posted by roberto in Salidas en Santiago.
add a comment

Piedra Roja

Uno de los principales problemas con que nos encontramos los ciclistas en general es la necesaria variedad en las rutas.

Es así como en la realidad, nuestro grupo, cuenta con cinco caminos principales de los cuales derivamos otras tantas rutas, pero nuestro inventario sigue siendo menos de veinte rutas.

Si a estas veinte le restas aquellas vedadas por la temporada de invierno, quedas en diez o menos rutas.

Lograr la variedad es un desafío.

Hoy descartamos la ruta planificada por factores climáticos. Una decisión que probó ser acertada dado que la neblina en el sector Noviciado era espesa e impedía cualquier ruteo con un mínimo de seguridad.

En su lugar optamos por aceptar la propuesta de Alejandro y hacer una ruta totalmente nueva: Salimos desde Mall Sport, en el sector oriente de la ciudad, seguimos por La Dehesa hacia Pie Andino, sector Huinganal, llegando a Piedra Roja, bajamos a Chicureo, retornamos por Vespucio, tomamos El Salto y subimos por el camino viejo de La Pirámide.

Un ruteo breve, menos de 70 kilómetros para quien escribe, y de intensidad baja, exceptuando las subidas.

De la frase anterior algunos podrían deducir que carece de interés, nada más lejos de mi intención. Al contrario; se trata de un ruteo que agrega variedad a las salidas habituales y que permite combinar buenas subidas con un pedaleo conversado y entretenido.

El día se presentó con nubosidad baja y frío, la noche anterior con neblina incluso en el sector alto de la capital ahuyentó a muchos que tomaron otros rumbos.

Nos reunimos cuatro pedaleros en el Punto de Encuentro, puntuales los cuatro, varios minutos antes de las 09:00 ya estábamos listos para salir, y solo segundos después de las 09:00… “largamos”.

Desde Mall Sport bajamos una cuadra hacia La Dehesa, calle en la que enfilamos hacia el norte, buenos 8 kilómetros, un camino urbano en permanente subida, ancho y con tráfico escaso nos permiten calentar el cuerpo y espantar el frío, el cielo permanecía nublado cuando enfrentamos la subida oriente a Piedra Roja, por Camino Pie Andino, una subida de 5 km que divido en dos etapas: la primera de 1.200 metros con 7,1% de pendiente promedio, una subida fuerte que termina en un plano engañador, piensas que se acabó ya que la nubosidad impide ver hacia arriba, y quedan otros 4,8 km con una pendiente promedio de 4,7%, realizable con tranquilidad y una buena combinación de piñones.

Llegamos a la cumbre de Piedra Roja con un cielo casi despejado, iniciamos el descenso y antes del puente Piedra Roja se observa el valle absolutamente cubierto, como muestra la foto.

Nos envuelve el frío y la neblina, bajamos separados, nos reagrupamos en el plano de Chicureo y seguimos agrupados en la ruta.

Tomamos la autopista San Martín, pero no habíamos circulado un par de kilómetros cuando divisamos a carabineros controlando en la ruta, decidimos devolvernos para seguir por la calle de servicio en lugar de la autopista. Nos llevamos una buena sorpresa al descubrir que esta calle nos lleva tranquilos y con seguridad a la intersección con Vespucio.

En Vespucio seguimos hacia el oriente, hasta Avenida El Salto, donde tomamos camino hacia la subida La Pirámide antigua, una subida de poco más de 3 km, 3,7% de pendiente promedio y muy pero muy agradable, creo que nos pasaron tres autos en la subida, ninguno en la bajada, y pedaleábamos por un camino angosto rodeados de vegetación.

Terminamos esta subida y nos despedimos, Alejandro regresó a su casa por Vespucio y los otros tres subimos el Cerro San Cristóbal para tomar después el centro de la ciudad y retornar a nuestros hogares.

Pocos kilómetros, pero muy buenos, esta ruta hay que inventariarla para aquellos días en los que salimos más tarde o necesitamos hacer recuperación activa.

En lo personal, no puedo dejar de mencionar una doble y agradable sorpresa, mis compañeros Carlos y Gabriel, unos chiquillos, resultan ser ex alumnos del mismo colegio en que estudié mis años mozos y también, ex alumnos de la gloriosa Escuela de Injeniería de la Universidad de Chile. Un abrazo amigos míos.

Nos vemos el próximo domingo para enfrentar la Clásica La Trampilla.

Advertisements

Ruteo: Anillo Cuesta Chacabuco – 20130609 June 9, 2013

Posted by roberto in Salidas en Santiago.
2 comments

51451150

Amigas y amigos, novedades de ruta nos trajo este domingo, que no estuvo exento de situaciones lamentables.

Lo primero, un gran saludo a nuestro amigo Iván, que tras sufrir una caída, a primera vista leve, está con fractura de hombro.

Arriba el ánimo Iván, y esperemos una pronta recuperación (tan pronta como para que permita rutear el próximo domingo).

Lo segundo; el plan de este domingo era el ascenso a Cuesta Chacabuco, una novedad para varios, incluido el que escribe.

Salgo de casa a las 08:30, bastante retrasado, retraso al que se le suma una tupida neblina en el sector nor poniente de Santiago. Llego último al Punto de Encuentro donde ya se encontraban once compañero dispuestos para la batalla

Desde la estación de servicio del km 6,4 de la Autopista San Martín, comenzamos el ruteo a las 09:17, a esa hora la neblina ya se había levantado, buen consuelo para justificar la hora.

En la delantera, Catalina y Gabriel D. apretando el ritmo, tras ellos Humberto y quien escribe, el resto a nuestra rueda, varios quejándose del frío, entre 7 y 8°C en superficie durante el primer tramo que nos lleva a la Ruta 5, la humedad ambiente disminuye la sensación térmica.

Pero con entusiasmo en 30 minutos ya estábamos en la Ruta 5, donde sufrimos el primer pinchazo, Gabriel D. estrenando ruedas. A mi me viene bien un pequeño alto.

Charlando estábamos cuando pasa raudo el primer grupo ciclista de los llamados 5-Norte. Un grupo nutrido, no menos de treinta, que mantiene un ritmo asombroso, en el medio Esteban y algunos otros conocidos.

El pinchazo ya estaba casi resuelto cuando nos pasa el segundo grupo de la 5-Norte, detrás seguimos nosotros. Rodrigo, Sebastián e Iván les dan alcance y siguen adelante.

Volveríamos a reagruparnos al inicio de la subida El Manzano, este repecho de dos mil metros que nos recuerda de qué se trata realmente el ciclismo; de superación, de tesón de no dejarse vencer.

A la bajada de la cuesta nos reagrupamos nuevamente antes de seguir por el camino a Santa Teresa, Rodrigo y Sebastian ya se habían adelantado pues planeaban un ruteo más corto.

Seguimos agrupados, ordenados hacia la Cuesta Chacabuco, un tramo de 16 km, con una pendiente ligera, pero de pavimento rugoso que se califica como “come piernas”.

Tras diez kilómetros aproximadamente, pincha rueda Iván, otro pequeño alivio, pero también otro retraso.

Más o menos en el kilómetro 15 cruzamos un puente, tras el cual enfrentamos un pequeño repecho de unos trecientos metros, pero que una vez superado nos deja en la autopista.

Entre los punteros van Gabriel e Iván, este último parado en los pedales, a rueda del primero, topa su rueda delantera pierde el equilibrio y al suelo… Estas caídas, aunque a baja velocidad, son dolorosas, tu cuerpo cae en caída libre desde más o menos un metro de altura y ojalá caigas de costado para que el resultado sea solo dolor. Iván cayó con su hombro derecho, todo el peso de su cuerpo sobre el hombro, varios minutos de recuperación, y vuelve a subirse a su bicicleta, escoltado por Julio y Humberto, regresa al PdE.

Lo realmente importante (la bicicleta) no sufrió daños.

El resto, quedábamos siete, seguíamos hacia Cuesta Chacabuco.

En mi opinión esta cuesta es realmente hermosa, tiene un trazado de 13 km desde la autopista hasta la cima, los primeros dos mil metros son de bajada y el ascenso tiene una longitud de 11 kilómetros, muy poco más de una hora me tomó su ascenso, orgullosamente en la retaguardia, tenía como norte pillar a José, delante de él Bernardo, luego Gabriel y Eduardo y en la punta Alejandro con Catalina pedaleando sin tregua.

Varios ciclistas también se habían dado cita en esta subida, de modo que subimos siempre acompañados y con muy poco tráfico, unas vistas del valle espectaculares hacia el este y el oeste flanquedo por cerros con grandes rocas en su ladera, como se ve en la foto de cabecera de esta crónica

3801704675_3d9b897c68_m

Un pavimento excelente

En la segunda mitad encuentro detenidos a Gabriel y Eduardo, esperando que este último se recuperara de un dolor en la espalda. Al pasar sigo con Gabriel y dejamos a Eduardo, avanzamos algunos metros y viene bajando Esteban, pronto Gabriel me deja atrás y tras algunos kilómetros me sobrepasa Eduardo aparentemente repuesto de su dolor.

Faltando unos tres kilómetros para la cima paso a José, sigo a mi ritmo y llego a la cima.

En la cumbre, de derecha a izquierda: Bernardo, Gabriel, Catalina, Eduardo y Roberto

En la cumbre, de derecha a izquierda: Bernardo, Gabriel, Catalina, Eduardo y Roberto

En una primera comparación con La Dormida, de la misma longitud, esta cuesta no se siente tan pesada, en el último ascenso a La Dormida casualmente también demoré una hora dos minutos, y el promedio de pendiente general en LD es 5,7% y en Chacabuco registro 6,1%.

Mi impresión es que la subida de Chacabuco tiene poca variación, y no da tregua, ni siquiera acercándose a la cumbre, en LD en cambio lo realmente duro se encuentra entre los km 6 y 9, luego, desde el km 9 al 11 ya te da un respiro.

En la cumbre nos reagrupamos brevemente, tomamos algunas fotos y emprendemos el regreso.

Habíamos decidido regresar por la Autopista San Martín, confiando en que la fiscalización de carabineros se hubiera relajado, frente a la discutible medida que prohíbe el tránsito de ciclistas por esta carretera.

En el regreso, Bernardo, desgastado y con síntomas de cansancio se mantiene en el grupo frecuentemente apoyado por José, hasta que llegamos a las cercanías de subida Esmeralda y Gabriel sufre el tercer pinchazo de la jornada, son las 13:45, Bernardo sigue adelante y junto a Catalina y Alejandro, dejamos a José con Eduardo apoyando a Gabriel, estos tres andan mejor que yo, así es que en el regreso me habría tocado sufrir demasiado, o volver solo más retrasado.

En la bajada Esmeralda el sino que me persigue, quedo atrás y mis tres compañeros porfiados mil metros adelante, en la práctica regreso solo, recién en el km 5 alcanzo y sobrepaso a Bernardo y pasadas las 15:00 estoy en casa.

Para el grupo: 109 km, 04:34 de pedaleo efectivo.

Un buen ruteo que reunió volumen e intesidad como pocas veces se da.

Cumbre de Cuesta Chacabuco

Cumbre de Cuesta Chacabuco

Ruteo El Toyo – 20130602 June 2, 2013

Posted by roberto in Salidas en Santiago.
1 comment so far

Camino a Puente El Toyo

Volvemos a los relatos de ruta… las explicaciones de mi ausencia en el blog aburrirán a cualquiera, así es que mejor vamos a lo que interesa.

Tras una semana de lluvia intensa en nuestra capital la Clásica El Toyo se presta especialmente para un ruteo tranquilo, respirando el aire puro de la cordillera y con un paisaje de los mejores que se pueden encontrar.

Rodamos por la rivera del río Maipo, subiendo y bajando pendientes, haciendo intervalos en forma natural, a nuestro alrededor, los cerros nevados, de fondo la Cordillera de Los Andes, con su manto de nieve blanca, como pocas veces la hemos visto en estos últimos años.

Varios minutos antes de las 09:00 llegaba al punto de encuentro acompañado de Gabriel D., a quien encontré en la ruta un par de kilómetros antes. En el PdE ya estaban listos para salir Patricio, Bernardo y Alejandro, preparándose estaba Eduardo, al filo de la salida entran como campeones Iván y Gabriel A.

Como pocas veces, existe unanimidad en una salida puntual, y a las 09:00 comenzábamos a rodar, en la delantera Alejandro y Bernardo, a buen ritmo, adelantados tranquilamente unos cien metros y sin muestras de aflojar.

Estos primeros kilómetros, antes de llegar a Las Vizcachas, tienen una pendiente que no cede, siempre en subida y con algunas rampas, el grupo tiende a separarse. Una vez en Las Vizcachas, la ruta te da un respiro, mayormente plana y una buena bajada antes de llegar a La Obra.

Al cruzar Las Vizcachas podemos ver una gran cantidad de ciclistas preparándose para la ruta, aflojamos un poco el ritmo para mantenernos unidos y rodamos conversando.

El viento cordillerano se deja sentir, nos acompaña una temperatura fresca, pero no fría, en torno a los 14°C.

El primer desafío es El Murallón, una subida de 700 metros antes de llegar al camino San Juan de Pirque o Ruta G-27. La subida la divido en dos etapas: la primera antes de llegar al puente, 400 metros y 7,3% de pendiente promedio, la segunda, cruzando el puente que, aunque breve, te da un respiro que se agradece, 300 metros y 8,7% de pendiente promedio.

Empalmamos en el km 12 de la G-27 y nos detenemos para agruparnos, a los minutos llega Patricio y seguimos la ruta por el entorno que les relataba al inicio.

Poco más de 21 km nos separan de la meta: Puente El Toyo, y estos 21 km son especiales para desarrollar una buena condición aeróbica, se suceden frecuentemente las rampas y sus bajadas, realmente haces un entrenamiento por intervalos en forma natural.

Gran parte del camino la hacemos en grupo, pero en el último tercio ya nos separamos inevitablemente, aunque menos de mil metros en esta ocasión.

Registro casi una hora en esta etapa.

Llegamos al Puente El Toyo, y Gabriel A. comienza a reunir adeptos para alargar al ruta y seguir hacia Lagunillas, un centro de ski de la zona y que tiene su camino recientemente asfaltado, le apoyan en su idea Iván y Bernardo, casi al final del tiempo de descanso llega Humberto, sufriendo por haber llegado tarde a la salida pero que armado con gran ánimo realizó la etapa en solitario. Los tres valientes siguen a Lagunillas y el resto nos devolvemos.

Usualmente en el camino de vuelta debemos enfrentar viento en contra, y no es poco, nos cuesta y nos frena, pero en esta ocasión nos devolvimos con viento de cola, logrando, en las bajadas, velocidades muy superiores a los 50 km/hr, de hecho, en alrededor de 40 minutos ya estábamos de regreso en El Murallón.

En este regreso nos mantuvimos en general agrupados, a buena velocidad veíamos como decenas de ciclistas nos cruzaban en sentido contrario. El sol ya había hecho su aparición y la temperatura en superficie marcaba alrededor de los 20°C.

Finalmente, y tras una hora diez minutos, regresábamos al PdE, sin incidentes que lamentar.

Para el grupo: 66 km en 02:44 horas de pedaleo efectivo.

Para un servidor: 114 km en 04:45 de pedaleo efectivo.

Les dejo un caluroso saludo y nos vemos el próximo fin de semana para la Clásica Cuesta Chacabuco, no olviden revisar el correcto funcionamiento de los cambios para acometer una subida de 13 km.

2012-01-29 10.16.48