jump to navigation

Leyendo: El Secreto Genésis de Tom Knox September 28, 2010

Posted by roberto in Libros.
add a comment

Llegó a mis manos este texto del autor Sean Thomas, que estudió filosofía en el University College de Londres y posteriormente se dedicó al periodismo. Ha sido corresponsal de importantes periódicos británicos: The Times, The Daily Telegraph, The Daily Mail y The Guardian. Firma sus libros bajo el seudónimo de Tom Knox. La estructura de esta novela es novedosa e interesante, aunque repite una receta que garantiza entretención añade algunos elementos de actualidad que aportan el toque novedoso.

De qué se trata entonces esta esructura: pues el autor desarrolla la obra relatando dos historias “paralelas”, entre comillas porque lo de paralelo rige solo para el relato ya que las historias necesariamente se encuentran. El ritmo si ser trepidante, entretiene y no agota (cosa que ocurre con muchos otros libros de este estilo) y el autor hilvana una serie de hechos históricos comprobables en el desarrollo de la trama. Uno de los protagonistas es periodista, misma profesión del autor, y el otro un inspector de policía, aficionado este último a las búsquedas en Google, los misterios relatados se sirven en bandeja para quien quiera continuar una investigación posterior.

Lo siguiente, es parte de un texto del blog que-leer, que me pareció bastante bueno como para compartirlo con ustedes (texto de Begoña Piña, el original lo pueden leer aquí:

De corresponsal a novelista

Corresponsal de diversos medios, Sean Thomas ha viajado por todo el mundo. Sin embargo, su verdadera vocación es la literaria. “Siempre he querido ser novelista, yo soy de esos periodistas que coleccionan las cartas de rechazo de las editoriales. Así que me hice periodista para ganarme la vida. Ahora, la profesión me permite usar elementos que son útiles para las novelas, porque viajo, conozco muchos sitios, a mucha gente. Es verdad que en un momento pensé que el periodismo era una disciplina menor; por supuesto, ahora no opino así”. Bajo el seudónimo de Tom Knox, éste es su cuarto libro. En España sólo se había editado Millones de mujeres quieren conocerte. “Las otras dos novelas no eran como ésta. Eran, como digo yo, ficciones literarias, mucho más intelectuales, más líricas, nada comerciales. Y estoy muy orgulloso de ellas, pero escribir para que te lea un centenar de personas. Con esta novela he pretendido entretener casi desde un punto de vista infantil, que se disfrute. Me encantan las películas de Indiana Jones”.

El misterio de Gobekli Tepe
La trama del libro está inspirada en el yacimiento arqueológico de Gobekli Tepe. Los restos descubiertos en el sureste de Turquía, que para algunos podrían ser el Jardín del Edén, tienen una antigüedad de 12.000 años; es decir, 8.000 más que las pirámides de Egipto. El ya considerado templo religioso más antiguo podría cambiar lo que hasta hoy eran certezas de la historia de la humanidad. El yacimiento, dirigido por el alemán Klaus Schmidt, es, en palabras del escritor, “importantísimo. Como dijo un arqueólogo de gran reputación: ‘Es demasiado increíble para que mi mente lo entienda’. Con él se produce un cambio radical del concepto del hombre primitivo. Aquel templo lo construyeron antes de conocer la rueda o la agricultura. Si piensas en ello, con lo que sabemos, hay tantas probabilidades como de que lo construyeran los alienígenas. Gobekli Tepe provoca muchos interrogantes, es un punto de inflexión en lo que se sabe”.

Los inicios de la aventura
Sean Thomas, como su protagonista, el periodista Rob Lutrell, viajó a Gobekli Tepe en 2006. “Un día estaba viendo un documental en televisión sobre arqueología. Allí dedicaron una pieza de un minuto a Gobekli Tepe, fue muy corto y el experto pasó rápidamente a otra cosa. Yo me quedé sorprendidísimo, eran restos de 12.000 años de antigüedad. Y tuve una reacción impulsiva, por entonces tenía dinero y saqué un billete de avión a Estambul, otro a Sanliurfa y un taxi hacia el desierto. Cuando llegué me encontré al grupo de arqueólogos alemanes en medio de aquello, parecía la escena inicial de El exorcista. Estaban desenterrando una escultura y yo fui, con ellos, el primero que la vió. Es un lugar asombroso, en mitad de ninguna parte”. Por qué Thomas decidió transmutarse en Tom Knox tras aquella visita tiene una explicación sencillísima. “La motivación fue el dinero. Hace año y medio me quedé pelado, me había gastado todo lo que gané con Millones de mujeres quieren conocerte. Llamé a mi agente y le dije que necesitaba algo y ella me recordó Gobekli Tepe y me dijo que ahí había un thriller. Pero la motivación fue pecunaria. Luego se volvió apasionante y descubrí el placer de escribirlo”.

Una teoría propia
Tom Knox aventura su propia teoría para cerrar el misterio de Gobekli Tepe y la trama de su libro. El escritor explica los crímenes de la ficción y el hecho real de que este antiquísimo templo fuera en algún momento vountariamente enterrado con una teoría fantástica. Obsesionado por el pecado original, el libro se convierte en una parábola de éste de principio a fin. En su ficción, hacia el 10.000 antes de Cristo, una especie de hombre emigró desde el Norte hasta la Turquía kurda. Eran homínidos enormes que se cruzaron con los Homo Sapiens, a los que enseñaron muchas cosas que ellos desconocían. Con el tiempo se convirtieron en tiranos de la especie más débil, que ya había recibido los genes de la violencia y el sacrificio. El lugar dejó de ser el Edén y cuando, el sufrimiento fue demasiado, la especie esclava se rebeló, mató al dominador y enterró el lugar. “Yo sólo me dediqué a tejer vínculos entre partes de la historia que son auténticas. Solo es fantasía esa teoría final, una invención que un periódico australiano publicó como verdadera después de leer la novela. Es verdad que considero que hacia el año 8.000 antes de Cristo se produjo un cambio radical. Fue el comienzo de los sacrificios humanos. Gobekli Tepe significa un cambio espiritual que se irradia al resto del mundo. Pero, por algún motivo desconocido, todo el templo se enterró”. El tiempo dedicado a esta investigación no ha conseguido cambiar las convicciones de Thomas. “Todo esto me ha hecho entender mucho mejor los orígenes de la religión. Soy creyente, creo en Dios y este trabajo no ha cambiado eso, aunque me ha ayudado a entender muy bien la Biblia”.

Periodista y padre
Rob Lutrell viaja a Gobekli Tepe para hacer un reportaje por encargo de su agente. A los pocos días, el director de la excavación es asesinado. Al mismo tiempo, en Inglaterra se producen una serie de crímenes terribles que siguen las pautas de los primeros sacrificios humanos. Existe una relación entre ambos hechos y el periodista se verá involucrado en la investigación, no sólo profesionalmente, sino también como padre, pues su pequeña hija cae en manos de los asesinos. “Elegí un periodista porque es lo que conozco, además elegí uno que viaja e investiga, como hago yo, pero me parezco mucho más al villano, sobre todo con cinco cervezas”, dice Knox, que se identifica también con el protagonista en que es padre de una niña de tres años. “Como padre, escribir esta historia ha sido duro y también fácil. Desde que soy padre, hablar del daño que se hace a los niños me resulta terrible. Pero también me ha permitido escribir desde una posición emocionalmente más sensible”.

Violencia que “entretiene”
La novela no ahorra detalles de los crímenes rituales del malvado Cloncurry. Martirios brutales que se describen minuciosamente y que Tom Konx defiende con firmeza. “La violencia auténtica entretiene, eso ya lo sabía Shakespeare cuando escribió El rey Lear. Y en este libro, que habla del origen de los sacrificios humanos, era absolutamente necesaria. Si sólo hubiese dicho que el personaje sacrifica a alguien, el lector se habría sentido bastante defraudado. Y la verdad es que podía haber presentado esos casos mucho peores”.

La fórmula del éxito
Knox, que ha vendido su libro a veintidós países, está dispuesto a mantener su posición y ya tiene prácticamente a punto un nuevo thriller, una historia que se desarrolla entre el norte de España, el sur de Francia y África, y que se centra en el misterioso tema de los cagots. “La mayoría de la gente dice que no existieron, pero sí. Entre los siglos XIV y XVI hubo presencia de estos ‘intocables’, parias que tenían sus propias puertas de entrada a las iglesias y a los que los demás despreciaban. He llegado a conocer en Francia a una heredera de uno de ellos. Es una historia impresionante”.

Advertisements

Ruteo Cuesta Barriga – María Pinto September 26, 2010

Posted by roberto in Salidas en Santiago.
1 comment so far

Largos y exigentes kilómetros tenía el menú de hoy: Cuesta Barriga – María Pinto, lo que significa dos subidas, una de ida y la otra de vuelta.

Debo levantarme temprano, pues en esta ocasión me separan poco más de 26 km del punto de encuentro, de modo que a las 08:04 salía de casa para encontrarme con Esteban y enfilar hacia Cuesta Barriga.

La mañana, bastante fría, me hacía pensar en lo difícil que es escoger la ropa en esta entre-temporada. El martes pasado le dábamos la bienvenida a la primavera, pero ésta, veleidosa, mantiene las mañanas frías.

Dado que salimos a buena hora el pedaleo no era exigente, llegamos a la Autopista del Sol a la altura del kilómetro 3,5 y nos preparamos para enfrentar largos y tediosos 18 kilómetros hasta la entrada al camino a Cuesta Barriga. En este tramo promediamos 27,9 km/hr.

Llegamos al cruce y pedaleamos poco más de tres kilómetros hasta encontrar el grupo, que aún estaba en los preliminares, en total fuimos 12 pedaleros.

Una vez en ruta comenzamos con un pedaleo suave, de calentamiento, aprovechando que son solo tres kilómetros los que nos separan del inicio de Cuesta Barriga.

Una vez comenzamos el ascenso, un grupo de punteros toma buen ritmo: Esteban, Pablo, Gabriel y Rene no dan tregua, les sigue Juan y bastante más atrás avanzábamos Jorge, Daniel y quien escribe. Cacho con Manuel en la retaguardia.

Esta cuesta tiene poco más de 5 km de longitud y registro una pendiente promedio de 5,2%, el ascenso es suave, sin ramplas difíciles y algunos falsos planos que permiten recuperar; pero por sobretodo la vista es muy bonita, una vez llegando a la cima es posible apreciar el valle, verde y fértil, de los alrededores de Peñaflor. El ascenso me toma casi 23 minutos y promedio 14,2 km/hr.

Hacemos cumbre e iniciamos el descenso de inmediato para reagruparnos en el plano de la vertiente norte de esta cuesta.

Breve reagrupación y seguimos hacia María Pinto, 18 km nos separaban de la plaza de este pueblo, un buen ritmo de pedaleo que arrojó un promedio de 29,5 km/hr.

Damos la vuelta a la plaza y retornamos, breve parada a la salida del pueblo para satisfacer las necesidades físicas básicas, alimentarnos y que también algunos aprovecharon para aligerarse de ropa.

En la ruta de regreso, antes del inicio del ascenso a Cuesta Barriga por su lado norte, registro 25,6 km/hr de promedio, bastante menos, pero lo atribuyo solo al cansancio ya que no enfrentamos viento en contra u otras dificultades.

Tanto durante el ruteo de ida a María Pinto como en el de regreso nos mantuvimos agrupados, de dos en fondo. Solo llegando a la cuesta nos descolgamos cuatro: Luis, Manuel, Cacho y quien escribe, el resto nos toma una buena ventaja; poco menos de 5 minutos así a bote pronto.

El ascenso por la vertiente norte de esta cuesta es bastante más largo: poco más de 9 km, a eso súmale la temperatura, que ya se ha empinado muy por sobre los 20 °C en el entorno, el desgaste que acumulas después de 80 km de recorrido y terminas por felicitarte de hacer cumbre y promediar 12,4 km/hr… en nada menos que 44 minutos.

Faltando unos mil quinientos metros para la cima me encuentro con Esteban, que se había devuelto para encontrarme y seguimos ruteando juntos hasta el regreso a casa. Bajando la cuesta nos cruzamos con Javier, viejo amigo con el que empezamos a rutear en grupo, pero a quien aún le cuesta salir “temprano”.

Durante el regreso por la Autopista un tráfico intenso nos obliga a circular por la berma, dando la impresión que la mantención de ésta no forma parte del contrato de concesión (¿o debería decir millonario contrato de concesión?), la basura acumulada provoca que Esteban pinche la rueda trasera con un clavo tipo punta que sin duda acelerará la necesidad de reemplazar el neumático.

Finalmente llego a casa poco antes de las 14:00, después de poco más de 125 km de pedaleo total y sus buenas 05:12 horas de pedaleo efectivo.

Para el ruteo en grupo promedie 25 km/hr y en total bajé a 24,2 km/hr, aunque estos promedios no dicen nada ya que consideran los 14,5 km de ascenso.

Leyendo: El Juego de los Herejes de César Mallorquí September 19, 2010

Posted by roberto in Libros.
add a comment

¿Cuáles son la claves por las que me permito calificar de “buena” a una novela?

La primera de ellas es sin lugar a dudas que me “entretenga”, pero esto es una generalidad. Puedo decir que una novela me entretiene cuando siento deseos de continuar leyéndola, cuando aprendo a través de ella, cuando, a través de ella, descubro cosas nuevas o me estimula la imaginación y despierta mi curiosidad, y muchos otros elementos largos de enumerar.

En El Juego de los Herejes, que estoy leyendo en estos momentos, ya se han dado la mayor parte de estos elementos.

A través de ella descubrí a Amy Winehouse, una joven cantante y compositora inglesa que mezcla el jazz, el soul, el R&B y otros géneros con un registro melódico muy atractivo.

Se trata de una novela relativamente larga, 420 paginas, y una trama bastante abusada: la aparición-desaparición-búsqueda de un manuscrito del Siglo I que hará tambalear los cimientos del Vaticano dado su contenido.

Por cierto lo anterior no pasa de ser la excusa del autor para desarrollar una trama protagonizada por la investigadora privada Carmen Hidalgo, lo cual ya es una novedad en este mundillo: una protagonista femenina.

Las páginas se suceden con fluidez y hasta el momento no me he topado con los típicos rellenos que me hacen decir que “le sobran páginas”. Sin llegar a descripciones profundas de los personajes, el recurso literario se basa más bien en desencadenar los acontecimientos de la forma más creíble posible, agrega elementos cotidianos como son la ya mencionada Amy Winehouse, en este caso con su segundo y más premiado álbum Back to Black, también desliza algunas frases célebres como “la primera previsión que uno debe saber es que no se puede preveer todo” de Jean Jacques Rousseau.

Su autor es un periodista y escritor español, con una buena producción a su haber y que además ha recibido varios premios y distinciones.

Hasta el momento ha sido una buena elección.

Les dejo el texto de la contraportada:

“Carmen Hidalgo, investigadora privada y coleccionista de zapatos de marca, recibe el encargo de buscar a un escritor desaparecido, especializado en libros de «historia paralela». Sin embargo, su verdadera misión es encontrar un valiosísimo pergamino, el «Manuscrito Mandeo», que al parecer contiene información comprometedora para la Iglesia. En su búsqueda, Carmen se enfrenta a una complicada intriga sembrada de cadáveres, cuyos hilos mueven la mafia rusa, el servicio secreto vaticano y un oscuro y peligroso personaje…”

Leyendo: El Coleccionista de Huesos de Jeffery Deaver September 14, 2010

Posted by roberto in Libros.
2 comments


Conocí a Jeffery Deaver a través de la novela El Jardín de las Fieras, también reseñada en este blog, y magniifcamente ambientada en la alemania Nazi de finales de la década del 30. Luego leí La Estancia Azul, un “thriller” cibernético.
A esas alturas ya sabía que era el autor de una serie policial con Lincoln Rhyme de protagonista. El primer título de esta serie daría pie a la realización de la película homónima: El Coleccionista de Huesos.
Ahora me encuentro leyendo justamente este primer libro que narra las investigaciones del detective criminalista Lincoln Rhyme, que ha quedado tetrapléjico tras un accidente mientras se encontraba investigando la escena de un crímen.
La narración de Deaver es ágil y el argumento entretenido, tal vez alguien encuentre que las deducciones son demasiado afortunadas y, por lo mismo, algo forzadas. Sin embargo es una novela que se deja leer bien y produce buenos momentos de esparcimiento.
La novela se inicia cuando Lincoln Rhyme lleva ya más de un año en su condición de terapléjico, ha conseguido una buena indemnización por parte de la empresa que estaba a cargo de las obras en el lugar del accidente, lo que le permite ciertos “lujos”: como lo son la cama computarizada y un sistema de computación que es controlado a través de su voz y el mouse accionado por el dedo anular de la mano izquierda de Lincoln, la única articulación que puede mover desde el cuello hacia abajo.
En estas condiciones Rhyme solo desea morir, mantiene un aseo despreocupado, pese a tener un asistente, y un desorden permanente en su dormitorio, ha contratado la asistencia de un médico para que le brinde la eutanasia, pero este médico exige mantener una serie de sesiones antes de proceder con el suicidio asistido. Estas sesiones tienen como objetivo asegurar al médico que el paciente efectivamente ha perdido todo interés en la vida.
Es en estas circunstancias que Rhyme recibe la solicitud de ayuda de la policía neoyorquina, producto de que en la ciudad ha aparecido un asesino en serie que tiene la humana costumbre de provocar en sus víctimas una muerte lenta y dolorosa, pero además con elementos de espectáculo para deleite de la policía.
A lo largo del texto el autor deja caer esas píldoras de conocimiento que ayudan a hacer la trama no sé si decir más creíble o más entretenida, para mi son muy agradables porque me proporcionan un conocimiento basico sobre situaciones que no por ser cotidianas son más conocidas, además que nos hace reflexionar sobre circunstancias que para el común de las personas ni siquiera son tema.
Me encuentro en plena lectura de esta novela, que tiene casi las 400 páginas,
La recomiendo como lectura entretenida, al igual que los otros dos títulos del autor, en una escala de 1 a 7, le otorgo un 6.

P.S.: Existe otro libro: El Pie de Jaipur de Javier Moro, que no es una novela, sino la narración de la vida real de un chico que queda tetrapléjico a los 19 o 20 años y solo tras varios años recupera las ganas de vivir. Altamente recomendable.

La Frase de la Semana: Igor Antón – Líder de La Vuelta a España September 12, 2010

Posted by roberto in Aforismos.
add a comment

La vida me ha dado muchos golpes y más duros que éste, el año que viene volveré a la Vuelta más fuerte aún

Igor Antón

Líder de La Vuelta a España 2010

En la foto, Igor Antón, líder de La Vuelta a España, tras haber caído a más de 70 km/hr por hora cuando, tras un mal gesto, se le ha ido la rueda delantera.

Cuando uno se va al suelo, aunque no sea a esa velocidad, piensas que en cada revolcón estás dejando un pedazo de piel y un pedazo de carne, ruegas porque tus huesos se mantengan unidos, bendices tu casco y agradeces la costumbre de usarlo, piensas en tu familia y… ruegas para que puedas subirte a la bicicleta lo más pronto posible.

Antón, se ha puesto de pie medio aturdido, con tricota y malla destrozados, sangrando por todos sitios y aún así quería seguir. Se ha subido a la bici, pero al segundo ha desistido, tenía el codo roto. Adiós a la Vuelta, al liderato y a un gran sueño.

El artículo completo lo encuentran aquí

Ruteo San Martín – La Trampilla September 12, 2010

Posted by roberto in Salidas en Santiago.
add a comment

Hoy día el invierno nos recordó que aún se encuentra presente.

Después de dos domingos primaverales, la capital amaneció con el cielo cubierto y la amenaza de chubascos débiles. Sin embargo ruteamos tranquilos sin que se concretara la amenaza.

La ruta de hoy tuvo su partida en el punto de encuentro habitual de la ruta San Martín y la meta era la cima de Cuesta La Trampilla. Esta es una ruta de 80 km aproximadamente y que se hace rápida dado que se puede dividir en varias etapas breves.

Nos reunimos 12 pedaleros alrededor de las 09:00 e iniciamos el ruteo animadamente y de dos en fondo.

Luego de 7 km desde el inicio, abandonamos la autopista por el camino Lo Pinto y enfilamos hacia la ruta 5 norte, 6 km breves y rápidos nos dejan en el km 21 de esta ruta y seguimos hacia el norte, luego de 10 km iniciamos la subida El Manzano.

Contados desde el inicio registro 22,4 km a 27 km/hr de promedio, buen ruteo, siempre agrupados con relevos de acuerdo a la capacidad de la dupla, nada de palos. El promedio de frecuencia cardíaca es 122 ppm, lo que confirma un ritmo relajado.

Iniciamos la subida, que es breve pero empinada (2 km y 5% de pendiente promedio), en lo personal registro 17 km/hr de promedio. Promedio de FC 161, zona 5.

Bajamos El Manzano y nos reagrupamos brevemente en el plano de la vertiente norte. Desde esta zona ya se puede ver la cima de la Cuesta La Trampilla. No siempre en la vida se puede tener a la vista el objetivo.

En esta etapa registro 9,5 km a 28,4 km/hr hasta el inicio de la ya mencionada subida.

En el ascenso registro 3,5 km a 15,3 km/hr, y la pendiente promedio es 4,5%. Aquí es notorio lo engañosos que pueden ser los promedios, ya que este ascenso se inicia suavemente, le sigue un breve falso plano y se empina en los últimos mil metros.

Llego en último lugar a la cima, donde se encontraba reunido el grupo y emprendo de inmediato el descenso previendo que también en la bajada suelo ser el último.

Desde diferentes puntos de vista, particularmente desde el punto de vista fisiológico, es mejor reagruparse en los planos después de bajar las cuestas en lugar de hacerlo en la cima. En primer lugar se practica la recuperación activa después del esfuerzo de la subida, permite que los que bajan lento no se descuelguen del grupo y le da más tiempo a los punteros (los más desgastados) para relajar los músculos practicando elongaciones.

A la meta habíamos llegado 8 de los pedaleros iniciales, emprendimos el regreso alineados de uno en fondo y cubrimos 27,2 km, hasta el cruce Lo Pinto, a 32,2 km/hr. Un buen promedio que da cuenta del ritmo que se impuso en esta etapa. La FC promedio que registro es 144 ppm, la saludable zona 3, y es el más alto de las zonas planas.

Durante este trayecto cuento con el apoyo y las indicaciones de Manuel Podesta, veterano campeón de competencias de ruta, creo que gracias a él no me descuelgo.

En Manuel tenemos un líder positivo que calibra adecuadamente el rendimiento del grupo y en varias ocasiones nos ha mantenido unidos.

En el cruce Lo Pinto me separo del grupo para emprender el regreso a casa por la ruta más conveniente para mí.

Cuando me separaban unos 4 km de casa, la calle mojada mostraba que se habían dejado caer algunas gotas, llego a casa a eso de las 12:40 y alrededor de las 13:15 se deja caer un chubasco más grueso.

En resumen: poco más de 100 km en casi 4 horas de ruteo.

El Secreto del Inquisidor – Catherine Jinks September 7, 2010

Posted by roberto in Libros.
1 comment so far

Este libro no es el primero de la autora Catherine Jinks, está precedido por otros dos títulos bien conocidos: El Escribano y El Inquisidor. Pero es el primero que llega a  mis manos. La autora, Catherine Jinks, australiana, estudió en la Universidad de Sidney obteniendo la licenciatura en Historia Medieval, trabajó como periodista desde 1986 a 1993, año a partir del cual se dedicó en exclusiva a la literatura. Su especialidad es el la novela histórica medieval, campo en el que ha conseguido varios premios. El Secreto del Inquisidor se ambienta en el año 1321. Su protagonista: Helié Bernier lleva una vida descansada como fabricante de pergaminos en la ciudad de Narbona, en el sur de Francia. Sin embargo, cuando ya menos se lo espera, su latente pasado le viene a visitar.
Hace algunos años, Bernier, que ha conseguido ocultar su verdadera identidad, trabajó como ayudante del inquisidor de Tolosa, Bernard de Gui. Su función consistía en mezclarse con los sospechosos de herejía y denunciarlos ante las autoridades. De un lugar a otro, Helié pagaba así su pena por haber profesado, cuando tan sólo era un adolescente, la herejía.
Ahora, transcurrido un tiempo, las circunstancias le obligarán a retomar su antigua actividad. Deberá averiguar el paradero de un agente de la Inquisición desaparecido cuando intentaba desenmascarar a un grupo de beguinos de Narbona. En sus pesquisas, se irá encontrando con pistas falsas y una trama que se complica y se torna más compleja y peligrosa con el paso de los días.
Desde su condición de hombre racional en un mundo que parece enloquecido por la superstición y la irracionalidad, el protagonista deberá llevar a cabo la misión que se le ha encomendado, sin perder de vista su obligación moral de revelar la Verdad.
El texto está escrito en primera persona, aunque con el lenguaje adaptado al giro contemporáneo, no observo una rigurosidad histórica particular que nos permita hacernos una buena imagen del estilo de vida en esa ciudad en esos años. La acción tampoco es trepidante, pero se deja leer y no cuesta mucho dejarlo de lado para dormir. Sus escasas 170 páginas, son lo que me ha llevado a continuar su lectura, ya que me temo que de haber sido más voluminoso lo hubiese descartado. Es sin duda rescatable el hecho de que la autora se ha esforzado por relatar una acción desde el punto de vista de alguien a quien usualmente identificamos como verdugo, en lugar de hacerlo desde el punto de vista de la víctima, ya he leído dos terceras partes del libro y parece ser que el protagonista un ex cátaro, realmente se ha arrepentido de profesar esa fe y abraza sinceramente la doctrina de la Iglesia Católica Romana. Hasta el momento, en una escala de 1 a 7 le otorgaría un 5,5

Sobre las reseñas de libros September 7, 2010

Posted by roberto in Libros.
add a comment
Desde hace un tiempo tengo abandonadas las reseñas de libros, si bien no es como me gustaría que fuera, tampoco puedo dedicarle más tiempo.
A partir de hoy, voy a publicar una nueva modalidad, que consistirá en comentar brevemente qué libro estoy leyendo. El formato será diferente al de una reseña porque lo más probable es que escriba habiendo leído algunas decenas de páginas, pero espero que con esta modalidad pueda agregar más títulos de los que alcanzo a reseñar.
Nos leeremos pronto…

Ruteo San Martin – Polpaico September 5, 2010

Posted by roberto in Salidas en Santiago.
add a comment

En la foto: Catalina Zilveti, la única fémina del grupo, que tiene una calidad de pedaleo que ya quisiéramos varios. Algo me hace pensar que el próximo domingo la asistencia se verá notoriamente aumentada.

Para la salida de hoy la directiva nos tenía preparada una clásica de buen tono: Ruta San Martín – Polpaico. 98 km de plano con algunos tramos de falso plano.

Amanece un día primaveral y nos juntamos 18 pedaleros en el punto de encuentro. Se nos unen algunas figuras de respeto y preparo el ánimo para sufrir.

Comenzamos a eso de las 09:10, ordenaditos de dos en fondo e iniciamos la primera etapa, que nos lleva al inicio de la subida Esmeralda: 15,2 km a 23,8 km/hr, que hicimos agrupados, solo un percance menor debido al pinchazo de uno de los ruteros. Paramos mientras se repara la rueda y aprovecho de sacarme la chaquetilla que me acaloraba demasiado.

Llegamos a la subida Esmeralda, la hacemos a buen ritmo y nos reagrupamos muy brevemente en la cima.

Nos separan 9 km del cruce Quilapilún, y los hacemos agrupados y suavemente a 33,8 km/hr. Una vez en el cruce tomamos el camino secundario, siempre ordenados y aprovechamos la pendiente negativa de estos 7 km iniciales para imprimir algo más de ritmo, nos mantenemos agrupados, lo que nos ayudó a superar un suave viento en contra: 21,5 km a 33,9 km/hr.

En el camino, en sentido contrario, se desarrollaba una competencia ciclista de la Asociación de Ciclismo Laboral. Alcanzamos a divisar a Leandro Contreras, gran figura nacional de este deporte que pedaleaba escapado en su categoría Masters.

Al llegar a la ruta 5, seis compañeros se devuelven, acortando el trayecto, y nosotros seguimos hasta la meta planificada.

Una vez en Polpaico retornamos sin parar.

En mi caso este retorno me exige bastante, ya que enfrentamos el falso plano de la vuelta, pero ya estaba en la ruta y en el peor de los casos si es que me descolgaba debía retornar solo, lo que no sería nada nuevo. A mitad de camino una breve parada para que algunos se quitaran algo de ropa y seguimos hacia la autopista tratando de mantener el grupo, aunque faltando alrededor de tres kilómetros se rompe la unidad y seguimos disgregados de a dos o tres. En este tramo registro 22 km a 28,8 km/hr una gran diferencia respecto de lo hecho de ida.

Una vez en la autopista nos reagrupamos sin para y seguimos el camino de regreso a buen ritmo, aunque sin que nadie se descolgara.

En la bajada de Esmeralda logré mantenerme entre el grupo puntero de modo de no quedar descolgado donde tradicionalmente me ocurre.

En el plano, comienzan los palos, pero logro mantenerme en el grupo. En esta etapa, la última de hoy hicimos 27,3 km a 35 km/hr.

El total del recorrido fueron 98,3 km a 26,6 km/hr, el día, como mencionaba, soleado y despejado y la temperatura se empinó sobre los 20°C.

Por último, durante el ruteo en la autopista nos adelantaron en dos oportunidades vehículos de carabineros sin que nos impidieran continuar el recorrido. Buena señal.

Potencia y Velocidad: El Pedaleo en las bajadas September 2, 2010

Posted by roberto in Entrenamiento.
add a comment

A continuación una traducción personal de un artículo publicado por Joe Friel en su blog. El original lo pueden leer aquí.

Hace algún tiempo atrás, un triatleta me preguntó respecto de cómo debería enfrentar los tramos de bajada con su bicicleta. ¿Cómo debe ser el pedaleo: fuerte, suave o solo dejarse llevar? Esa es una buena pregunta y también se aplica a las competencias de contrarreloj. No se aplica a los maratonistas, dado que la velocidad que alcanzan no es significativa como para tener en cuenta una resistencia sustancial del viento.

En bicicleta, a medida que la velocidad se incrementa linealmente (gráficamente, una línea recta, por ejemplo desde 20 km/hr a 25 km/hr), la potencia requerida para aumentar la velocidad se incrementa exponencialmente. Esto se debe fundamentalmente a la resistencia que opone el aire. La fuerza necesaria para vencer la resistencia aérea es función del cubo de la velocidad (esto es la velocidad del ciclista elevada a la tercera potencia). De modo que, mientras solo se observa un aumento del 25% en la velocidad desde 20 a 25 km/hr, el incremento en la energía requerida para lograr esos 5 km/hr adicionales es del orden del 75%.

¿Por qué es que destaco lo anterior? Porque cuando se está en una bajada, con la velocidad en aumento, si se desea ir más rápido aún, el gasto de energía invertido en el adicional de velocidad será significativo.

Conclusión: existe un viejo adagio que dice que si estás pedaleando en una trayectoria rápida (de bajada) pedalees liviano; pero si estás en una trayectoria lenta (de subida) lo hagas con fuerza. Así es que cuando se rueda rápido de bajada no hay que gastar energía en aumentar la velocidad, pero sí hay que hacerlo cuando se pedalea de subida. Mientras más largo sea el evento más importancia cobra este consejo.

A propósito de lo último: el mejor consejo que he visto viene de Alan Couzens, un fisiólogo del ejercicio y entrenador de triatlón. El trata de imprimirlo en sus triatletas con su “regla del 50-40-30-20-10”. Dice más o menos así:

No pedalear si la velocidad es mayor a 50 km/hr

Pedalear liviano si la velocidad es mayor a 40 km/hr

Pedalear a ritmo si la velocidad es mayor a 30 km/hr

Pedalear moderadamente fuerte si la velocidad es mayor a 20 km/hr

Pedalear fuerte si la velocidad es mayor a 10 km/hr

En el blog de Alan existe una serie de tres  artículos que justifican esta regla. Recomiendo que lo lean aquí.

Puede que la regla del Ironman de Alan no se aplique en la distancias de ruteo, pero el concepto es el mismo: Conservar energía cuando la velocidad es alta, gastar energía cuando vamos lento. Cuánta energía depende de cuán rápido vamos en la bicicleta, cuán larga es la distancia y cuán en forma se encuentra el deportista. Mientras menos estado físico se tenga más conveniente es ahorrar energía en las bajadas. Basado en este concepto te puedes construír tu propia regla para cada evento que realices.

De modo que la respuesta a la pregunta del deportista en el primer párrafo comienza con (Uds. ya lo adivinaron) “… depende…”. Depende de la velocidad, de la duración del evento y del estado físico.