jump to navigation

Leyendo: El Secreto Genésis de Tom Knox September 28, 2010

Posted by roberto in Libros.
trackback

Llegó a mis manos este texto del autor Sean Thomas, que estudió filosofía en el University College de Londres y posteriormente se dedicó al periodismo. Ha sido corresponsal de importantes periódicos británicos: The Times, The Daily Telegraph, The Daily Mail y The Guardian. Firma sus libros bajo el seudónimo de Tom Knox. La estructura de esta novela es novedosa e interesante, aunque repite una receta que garantiza entretención añade algunos elementos de actualidad que aportan el toque novedoso.

De qué se trata entonces esta esructura: pues el autor desarrolla la obra relatando dos historias “paralelas”, entre comillas porque lo de paralelo rige solo para el relato ya que las historias necesariamente se encuentran. El ritmo si ser trepidante, entretiene y no agota (cosa que ocurre con muchos otros libros de este estilo) y el autor hilvana una serie de hechos históricos comprobables en el desarrollo de la trama. Uno de los protagonistas es periodista, misma profesión del autor, y el otro un inspector de policía, aficionado este último a las búsquedas en Google, los misterios relatados se sirven en bandeja para quien quiera continuar una investigación posterior.

Lo siguiente, es parte de un texto del blog que-leer, que me pareció bastante bueno como para compartirlo con ustedes (texto de Begoña Piña, el original lo pueden leer aquí:

De corresponsal a novelista

Corresponsal de diversos medios, Sean Thomas ha viajado por todo el mundo. Sin embargo, su verdadera vocación es la literaria. “Siempre he querido ser novelista, yo soy de esos periodistas que coleccionan las cartas de rechazo de las editoriales. Así que me hice periodista para ganarme la vida. Ahora, la profesión me permite usar elementos que son útiles para las novelas, porque viajo, conozco muchos sitios, a mucha gente. Es verdad que en un momento pensé que el periodismo era una disciplina menor; por supuesto, ahora no opino así”. Bajo el seudónimo de Tom Knox, éste es su cuarto libro. En España sólo se había editado Millones de mujeres quieren conocerte. “Las otras dos novelas no eran como ésta. Eran, como digo yo, ficciones literarias, mucho más intelectuales, más líricas, nada comerciales. Y estoy muy orgulloso de ellas, pero escribir para que te lea un centenar de personas. Con esta novela he pretendido entretener casi desde un punto de vista infantil, que se disfrute. Me encantan las películas de Indiana Jones”.

El misterio de Gobekli Tepe
La trama del libro está inspirada en el yacimiento arqueológico de Gobekli Tepe. Los restos descubiertos en el sureste de Turquía, que para algunos podrían ser el Jardín del Edén, tienen una antigüedad de 12.000 años; es decir, 8.000 más que las pirámides de Egipto. El ya considerado templo religioso más antiguo podría cambiar lo que hasta hoy eran certezas de la historia de la humanidad. El yacimiento, dirigido por el alemán Klaus Schmidt, es, en palabras del escritor, “importantísimo. Como dijo un arqueólogo de gran reputación: ‘Es demasiado increíble para que mi mente lo entienda’. Con él se produce un cambio radical del concepto del hombre primitivo. Aquel templo lo construyeron antes de conocer la rueda o la agricultura. Si piensas en ello, con lo que sabemos, hay tantas probabilidades como de que lo construyeran los alienígenas. Gobekli Tepe provoca muchos interrogantes, es un punto de inflexión en lo que se sabe”.

Los inicios de la aventura
Sean Thomas, como su protagonista, el periodista Rob Lutrell, viajó a Gobekli Tepe en 2006. “Un día estaba viendo un documental en televisión sobre arqueología. Allí dedicaron una pieza de un minuto a Gobekli Tepe, fue muy corto y el experto pasó rápidamente a otra cosa. Yo me quedé sorprendidísimo, eran restos de 12.000 años de antigüedad. Y tuve una reacción impulsiva, por entonces tenía dinero y saqué un billete de avión a Estambul, otro a Sanliurfa y un taxi hacia el desierto. Cuando llegué me encontré al grupo de arqueólogos alemanes en medio de aquello, parecía la escena inicial de El exorcista. Estaban desenterrando una escultura y yo fui, con ellos, el primero que la vió. Es un lugar asombroso, en mitad de ninguna parte”. Por qué Thomas decidió transmutarse en Tom Knox tras aquella visita tiene una explicación sencillísima. “La motivación fue el dinero. Hace año y medio me quedé pelado, me había gastado todo lo que gané con Millones de mujeres quieren conocerte. Llamé a mi agente y le dije que necesitaba algo y ella me recordó Gobekli Tepe y me dijo que ahí había un thriller. Pero la motivación fue pecunaria. Luego se volvió apasionante y descubrí el placer de escribirlo”.

Una teoría propia
Tom Knox aventura su propia teoría para cerrar el misterio de Gobekli Tepe y la trama de su libro. El escritor explica los crímenes de la ficción y el hecho real de que este antiquísimo templo fuera en algún momento vountariamente enterrado con una teoría fantástica. Obsesionado por el pecado original, el libro se convierte en una parábola de éste de principio a fin. En su ficción, hacia el 10.000 antes de Cristo, una especie de hombre emigró desde el Norte hasta la Turquía kurda. Eran homínidos enormes que se cruzaron con los Homo Sapiens, a los que enseñaron muchas cosas que ellos desconocían. Con el tiempo se convirtieron en tiranos de la especie más débil, que ya había recibido los genes de la violencia y el sacrificio. El lugar dejó de ser el Edén y cuando, el sufrimiento fue demasiado, la especie esclava se rebeló, mató al dominador y enterró el lugar. “Yo sólo me dediqué a tejer vínculos entre partes de la historia que son auténticas. Solo es fantasía esa teoría final, una invención que un periódico australiano publicó como verdadera después de leer la novela. Es verdad que considero que hacia el año 8.000 antes de Cristo se produjo un cambio radical. Fue el comienzo de los sacrificios humanos. Gobekli Tepe significa un cambio espiritual que se irradia al resto del mundo. Pero, por algún motivo desconocido, todo el templo se enterró”. El tiempo dedicado a esta investigación no ha conseguido cambiar las convicciones de Thomas. “Todo esto me ha hecho entender mucho mejor los orígenes de la religión. Soy creyente, creo en Dios y este trabajo no ha cambiado eso, aunque me ha ayudado a entender muy bien la Biblia”.

Periodista y padre
Rob Lutrell viaja a Gobekli Tepe para hacer un reportaje por encargo de su agente. A los pocos días, el director de la excavación es asesinado. Al mismo tiempo, en Inglaterra se producen una serie de crímenes terribles que siguen las pautas de los primeros sacrificios humanos. Existe una relación entre ambos hechos y el periodista se verá involucrado en la investigación, no sólo profesionalmente, sino también como padre, pues su pequeña hija cae en manos de los asesinos. “Elegí un periodista porque es lo que conozco, además elegí uno que viaja e investiga, como hago yo, pero me parezco mucho más al villano, sobre todo con cinco cervezas”, dice Knox, que se identifica también con el protagonista en que es padre de una niña de tres años. “Como padre, escribir esta historia ha sido duro y también fácil. Desde que soy padre, hablar del daño que se hace a los niños me resulta terrible. Pero también me ha permitido escribir desde una posición emocionalmente más sensible”.

Violencia que “entretiene”
La novela no ahorra detalles de los crímenes rituales del malvado Cloncurry. Martirios brutales que se describen minuciosamente y que Tom Konx defiende con firmeza. “La violencia auténtica entretiene, eso ya lo sabía Shakespeare cuando escribió El rey Lear. Y en este libro, que habla del origen de los sacrificios humanos, era absolutamente necesaria. Si sólo hubiese dicho que el personaje sacrifica a alguien, el lector se habría sentido bastante defraudado. Y la verdad es que podía haber presentado esos casos mucho peores”.

La fórmula del éxito
Knox, que ha vendido su libro a veintidós países, está dispuesto a mantener su posición y ya tiene prácticamente a punto un nuevo thriller, una historia que se desarrolla entre el norte de España, el sur de Francia y África, y que se centra en el misterioso tema de los cagots. “La mayoría de la gente dice que no existieron, pero sí. Entre los siglos XIV y XVI hubo presencia de estos ‘intocables’, parias que tenían sus propias puertas de entrada a las iglesias y a los que los demás despreciaban. He llegado a conocer en Francia a una heredera de uno de ellos. Es una historia impresionante”.

Comments»

No comments yet — be the first.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: