jump to navigation

Ruteo Cuesta Barriga – María Pinto September 26, 2010

Posted by roberto in Salidas en Santiago.
trackback

Largos y exigentes kilómetros tenía el menú de hoy: Cuesta Barriga – María Pinto, lo que significa dos subidas, una de ida y la otra de vuelta.

Debo levantarme temprano, pues en esta ocasión me separan poco más de 26 km del punto de encuentro, de modo que a las 08:04 salía de casa para encontrarme con Esteban y enfilar hacia Cuesta Barriga.

La mañana, bastante fría, me hacía pensar en lo difícil que es escoger la ropa en esta entre-temporada. El martes pasado le dábamos la bienvenida a la primavera, pero ésta, veleidosa, mantiene las mañanas frías.

Dado que salimos a buena hora el pedaleo no era exigente, llegamos a la Autopista del Sol a la altura del kilómetro 3,5 y nos preparamos para enfrentar largos y tediosos 18 kilómetros hasta la entrada al camino a Cuesta Barriga. En este tramo promediamos 27,9 km/hr.

Llegamos al cruce y pedaleamos poco más de tres kilómetros hasta encontrar el grupo, que aún estaba en los preliminares, en total fuimos 12 pedaleros.

Una vez en ruta comenzamos con un pedaleo suave, de calentamiento, aprovechando que son solo tres kilómetros los que nos separan del inicio de Cuesta Barriga.

Una vez comenzamos el ascenso, un grupo de punteros toma buen ritmo: Esteban, Pablo, Gabriel y Rene no dan tregua, les sigue Juan y bastante más atrás avanzábamos Jorge, Daniel y quien escribe. Cacho con Manuel en la retaguardia.

Esta cuesta tiene poco más de 5 km de longitud y registro una pendiente promedio de 5,2%, el ascenso es suave, sin ramplas difíciles y algunos falsos planos que permiten recuperar; pero por sobretodo la vista es muy bonita, una vez llegando a la cima es posible apreciar el valle, verde y fértil, de los alrededores de Peñaflor. El ascenso me toma casi 23 minutos y promedio 14,2 km/hr.

Hacemos cumbre e iniciamos el descenso de inmediato para reagruparnos en el plano de la vertiente norte de esta cuesta.

Breve reagrupación y seguimos hacia María Pinto, 18 km nos separaban de la plaza de este pueblo, un buen ritmo de pedaleo que arrojó un promedio de 29,5 km/hr.

Damos la vuelta a la plaza y retornamos, breve parada a la salida del pueblo para satisfacer las necesidades físicas básicas, alimentarnos y que también algunos aprovecharon para aligerarse de ropa.

En la ruta de regreso, antes del inicio del ascenso a Cuesta Barriga por su lado norte, registro 25,6 km/hr de promedio, bastante menos, pero lo atribuyo solo al cansancio ya que no enfrentamos viento en contra u otras dificultades.

Tanto durante el ruteo de ida a María Pinto como en el de regreso nos mantuvimos agrupados, de dos en fondo. Solo llegando a la cuesta nos descolgamos cuatro: Luis, Manuel, Cacho y quien escribe, el resto nos toma una buena ventaja; poco menos de 5 minutos así a bote pronto.

El ascenso por la vertiente norte de esta cuesta es bastante más largo: poco más de 9 km, a eso súmale la temperatura, que ya se ha empinado muy por sobre los 20 °C en el entorno, el desgaste que acumulas después de 80 km de recorrido y terminas por felicitarte de hacer cumbre y promediar 12,4 km/hr… en nada menos que 44 minutos.

Faltando unos mil quinientos metros para la cima me encuentro con Esteban, que se había devuelto para encontrarme y seguimos ruteando juntos hasta el regreso a casa. Bajando la cuesta nos cruzamos con Javier, viejo amigo con el que empezamos a rutear en grupo, pero a quien aún le cuesta salir “temprano”.

Durante el regreso por la Autopista un tráfico intenso nos obliga a circular por la berma, dando la impresión que la mantención de ésta no forma parte del contrato de concesión (¿o debería decir millonario contrato de concesión?), la basura acumulada provoca que Esteban pinche la rueda trasera con un clavo tipo punta que sin duda acelerará la necesidad de reemplazar el neumático.

Finalmente llego a casa poco antes de las 14:00, después de poco más de 125 km de pedaleo total y sus buenas 05:12 horas de pedaleo efectivo.

Para el ruteo en grupo promedie 25 km/hr y en total bajé a 24,2 km/hr, aunque estos promedios no dicen nada ya que consideran los 14,5 km de ascenso.

Comments»

1. Esteban - September 26, 2010

Como siempre, nuestro redactor obvia los detalles más sabrosos.
Por ejemplo, en esta oportunidad, durante el avituallamiento, él mismo fue sorprendido ingiriendo una “papa cocida”.
Este hecho, por demás insólito, causo la curiosidad del resto de los pedaleros, quienes quedamos a la espera de conocer los sabrosos aportes calóricos de tan singular dieta.


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: