jump to navigation

Vacaciones 2013 – Purmamarca – San Pedro de Atacama February 16, 2013

Posted by roberto in Uncategorized.
Tags: , , ,
trackback

fF153

Día 9 – Domingo 13

Tres Pozos – Tatio (San Pedro de Atacama (SPdA))

Nos despertamos alrededor de las 07:00, ya no llovía y el suelo estaba solo húmedo, la temperatura era 0 °C, y el frío se hacía sentir, le doy partida a la furgo, le cuesta un poquito pero arranca sin problemas.

Nos damos una pequeña vuelta por el poblado, aprovechando para calentar el motor, observamos un pueblo pequeño, con sus casas construidas con ladrillos de barro y varias casas en construcción, me hace pensar que es un poblado en desarrollo, por ese motivo no sale en el mapa, pero que pronto se ganará un nombre.

fF113 fF114 fF115 fF116 fF117

Salimos a la carretera para el retorno a Chile vía Paso Jama, nos damos una muy pequeña vuelta por Susques y seguimos viaje.

Desayunamos en laYPF del Paso Jama. Es un lugar en el que se encuentran algunas casas y se veía nieve en los techos. Estamos por sobre los 4.000 metros de altura, pero no sentimos ninguna incomodidad.

Luego del desayuno pasamos a la aduana argentina, donde hacemos los trámites de salida con rapidez y seguimos viaje a SpdA.

Una vez cruzas la frontera el camino ya es “en bajada”, excepto por el michelon, una subida que nos mencionó Mario y en la que vuelves a enganchar segunda para vencerla, unos pocos chubascos en el camino, y un paisaje desértico, varias alpacas se divisan en la llanura, en las pocas zonas en las que crece algo de vegetación.

fF119 fF120 fF121 fF122 fF123 fF124 fF125

En alguna parte de este camino se encuentran pequeñas torres de roca esculpidas por el viento, de esas que se veían en la serie de dibujos animados El Correcaminos, claro que estas son pequeñas, hasta 10 o 15 metros de alto y muy esbeltas, mi esposa me cuenta que les llaman los moais de San Pedro (en alusión a Isla de Pascua).

fF118

A las 10:50 estamos entrando a SpdA, lo primero era hacer los trámites de ingreso,. En este lugar la aduana no cuenta con un recinto y te debes estacionar en plena calle, bastante desordenado para la cantidad de vehículos que entran y salen del país, y en medio de un caserío que estaba muy lejos de lo que yo había imaginado de SpdA, tanto así que para resolver mis dudas le pregunto a la inspectora de aduanas si es que estamos en SpdA, a lo cual me responde entre sorprendida y disgustada que efectivamente “eso” es SpdA.

Luego de los trámites entramos al pueblo y buscamos un lugar para estacionarnos y almorzar, en el pueblo no es posible hacerlo porque las calles son estrechas y estacionarse no es fácil, encontramos algunos tamarugos a la salida hacia Tatio, pero el lugar estaba lleno de basura y lo abandonamos. No conocíamos el llamado Bosque de Tamarugos, un lugar a la salida de SpdA hacia Toconao y que es como un parque, en este lugar habría sido posible una parada para almorzar.

En una esquina de la plaza de San Pedro se encuentra la oficina de información turística, que es donde primero nos dirigimos para obtener información respecto de dónde quedarnos. Habíamos decidido no quedarnos en camping para evitar un gasto que no daría beneficios, pero tampoco veíamos un lugar con árboles o que nos permitiera quedarnos con cierta comodidad, de modo que decidimos partir de inmediato a Tatio.

Para llegar a Tatio, en el mapa se visualizan dos caminos: uno directo y el otro que da un desvío pasando por el villorrio de Machuca. El pendejo de información turística nos nos brindó ningún dato al respecto, excepto que solo los “últimos kilómetros el camino está malo”, de modo que nos fuimos por la “ruta lógica”

Los primeros 20 km están bien, muchas subidas pero es un camino de bachofita, así es que no hay problemas, pero una vez que pasas el cruce a Machuca, la calidad cambia y se vuelve pésimo, hechos a la idea, ponemos segunda y nos vamos a 20 km/hr para evitar sufrimiento a la Isabella, alrededor del km 30, se visualiza otra cuesta, corta pero empinada, y decidimos parar un momento para tomarnos un descanso.

Al retomar el viaje enfrento la cuesta, empinada así es que voy en primera, y en una de las curvas iniciales… no me la puedo, el motor no se acelera y se detiene. Fin del viaje, le digo a mi esposa que no hay geyser en el mundo que me pague la furgo, así es que nos vamos de vuelta.

Al regreso decidimos visitar Machuca para compensar un poco el viaje, tomamos el desvío pasando por Guatín y llegamos a un caserío, con baños públicos a la entrada, una iglesia, pequeñas casas de barro, y todo cerrado, desde las casas se observa una cuesta bien pavimentada con bachofita y un letrero: “Tatio 49”. Le pregunto a un lugareño por el camino a Tatio y me aclara que esta es la ruta que se debe seguir y no la otra, que es intransitable.

La subida saliendo Machuca tiene casi 4 km, pero es muy empinada, hago algunas centenas de metros en primera, con el acelerador a fondo y el motor a punto de detenerse. En algún momento creo que se detendrá, pero no, haciendo de tripas corazón, Isabella salva a su familia y llegamos al final de la subida y desde ahí ya viajamos a través de un plano.

Los últimos 18 km antes de llegar a Tatio están en pésimo estado, lo hacemos en segunda a 20 km/hr., queremos tener muchos miles de kilómetros en el futuro, y como yo soy ciclista los kilómetros “me los como de a uno”.

Finalmente llegamos a Tatio, a la entrada y la casa de administración del parque, advierto que esto no es una hostería, como erróneamente me indicaron algunas personas, es solo la casa de administración.

Nos sale a recibir el responsable, muy amable, y nos indica dónde estacionarnos: “… aquí, con el motor hacia la pared para que quede protegido, ¿me entiende?”

Estacionadas también se encontraban otras tres campers, una de ellas un camión grande y las otras dos del tipo que se instala sobre la cama de una camioneta.

Uno de los objetivos del viaje se encontraba a punto de ser logrado, pero teníamos un afectado: mi esposa, con un dolor de cabeza importante, mi hija y yo con un dolor de cabeza leve, así es que a preparar “té de coca”, con hojas que habíamos comprado en Purmamarca.

Luego nos preparamos a dormir un poco temerosos por si el frío se colaba a la furgo, pero no ocurrió nada de eso, dormimos sin nada de frío y ningún abrigo exagerado: pijamas largos, sacos de dormir y dos frazadas de polar.

fF119 fF120 fF121 fF122 fF123 fF124 fF125 fF126 fF127 fF128 fF129 fF130 fF131 fF132 fF133 fF134 fF135 fF136 fF137 fF138 fF139 fF140 fF141 fF142 fF143 fF144 fF145 fF146 fF147 fF148 fF149 fF150 fF151 fF152

Comments»

No comments yet — be the first.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: