jump to navigation

Ascenso a Farellones – 2012 November 11, 2012

Posted by roberto in Clásicas cicloturistas.
Tags: ,
trackback

El punto de partida del Desafío Trek

El ascenso a Farellones es la meta por excelencia de los puertos de la Región Metropolitana. Todo ciclista en sus inicios se pregunta cuándo será capaz de realizar el desafío, y el objetivo permanece en la mente… como un sueño.

Hasta que te lanzas a la conquista de Farellones.

Y cuando lo logras, te sientes como un súper hombre, más aún cuando lo conversas con personas que no son ciclistas y te quedan mirando como un extraterrestre, sin poder creerlo.

No es para menos, el ascenso se inicia a los 800 msn app. y termina en los 2.500 msn app. Por lo que el desnivel es aproximadamente 1.700 metros.

Desde este punto de vista es mayor que la mítica Angliru: 1.400 metros (ver nota). Como sabemos, este dato por sí solo no es valido para la comparación, pero impresiona tanto cuando lo escribes en la crónica, que no puedo evitarlo.

Grosso modo podemos dividir la subida en dos tramos, el primero partiendo desde el kilómetro 0 de la ruta (G-21) tiene alrededor de 15 km, bordea lo que será el río Mapocho y es el acercamiento a las curvas que te llevan al centro de esquí.

El segundo tramo son las curvas mismas, curvas en herradura le llaman en España y virages, en francés, son alrededor de 40 curvas totalizando 16 km de longitud, en cifras enteras, se entiende.

Hace largos 17 años me propuse cumplir el sueño, tuve dos intentos fallidos y como la tercera es la vencida, lo logré. Llegué realmente agotado, pero lo había logrado. Luego me impondría mantener este ascenso en el calendario anual y no dejar de hacerlo mientras pudiera mover los pedales.

Dentro de las competencias deportivas que se realizan en Chile y que consideran el ascenso a Farellones como prueba, existe una llamada Desafío Trek, que se realiza dos veces por año.

La participación de personas en esta prueba es impresionante, este año superaron los tres mil inscritos, y la organización parece ser la adecuada, aunque no participo de la competencia, siempre me uno a la caravana, en realidad somos varios cientos adicionales a los inscritos los que nos sumamos para participar de este evento que se ha convertido en una verdadera fiesta ciclista.

Tomando como punto de partida el km 0 de la ruta, se inicia un ascenso constante en los primeros dos mil metros, luego la pendiente afloja un poco hasta que llegas, aproximadamente en el km 5, al Puente Ñilhue. Tras una bajada breve y rápida enfrentas la primera rampa: 1.000 metros al 4,5% de pendiente promedio, similar a la subida El Manzano, si no fuera porque llevas encima 5 km previos de subida permanente.

Superas esta primera prueba y ruedas un par de kilómetros más para llegar a una segunda rampa, más exigente, los últimos 500 metros tienen un respetable 7,7% de pendiente promedio.

Finalizando esta subida la organización dispuso un primer punto de avituallamiento, impecable, promotoras y promotores te ofrecen al pasar vasos con agua mineral Cachantún (la más famosa de nuestro país) y vasos con Gatorade, además hay mesones con fruta lista para consumir.

Luego de esta subida se suceden rampas breves, 6,5 km a un 2,2 % de pendiente promedio y llegas al inicio de las curvas.

La curva 1 te recibe con una pendiente que te obliga a pararte en los pedales, mejor la enfrentas con un desarrollo apropiado, porque si no ahí te quedas, antes de realizar 50 metros de la segunda parte del ascenso.

Vences este primer obstáculo, mi volante ya es el 34, si quiero llegar entero a la meta mejor no lo cambio durante los próximo 16 kilómetros.

Durante estos primeros 4 km las curvas se suceden rápidamente, la dificultad solo está en la zona de la curvatura en que cambia el sentido de viaje, el resto es una rampa, por lo que conviene enfrentar estos tramos parado en los pedales.

Se llega a la curva 14, y se deben pedalear eternos 3 km hasta la curva 15, esta zona no tiene curvas cerradas y va bordeando los cerros en un entorno de naturaleza hermoso. La pendiente promedio que registra mi pulsómetro es 6,1%, pero no hay que dejarse engañar, existen rampas breves de alta pendiente que aumentan el promedio, es una zona desgastante, por el calor y la falta de puntos de referencia que te permitan subdividir la etapa, mi promedio de velocidad fue apenas 10,1 km/hr y demoré algunos segundos por sobre los 17 minutos.

Finalmente llego la curva 15, Villa Paulina, denominado Santuario de la Naturaleza por la autoridad ambiental, es un parque que vale la pena conocer.

Desde la curva 15 se inicia una subida hasta la curva 16. Son 900 metros al 8% de pendiente promedio, y en este caso son muy reales. Allá vamos, tranquilos con el ritmo, demasiado tranquilos: 7,6 km/hr y 151 PPM de pulsaciones promedio, sus buenos 7 minutos y estamos al final de esta subida, meta de una de los tres tipos de competencia, y sus puestos de avituallamiento.

Aprovecho de tomar un descanso mientras como mi “sandwich de ruta”, siempre prefiero la comida real por sobre los preparados.

Me subo nuevamente a la bicicleta y enfrento 900 metros de bajada, la única bajada que existe.

Cruzo el puente Manzanito y se inicia la última subida que puede hacer fracasar tu objetivo. Si creías que la subida de la curva 16 era brava, espera a enfrentar estos 2.000 metros, 5 curvas y pendientes que no bajan el 8%.

Pero ya estamos acostumbrados al sufrimiento, en este caso el promedio de velocidad baja a 6,8 km/hr y demoro 17 minutos en terminar esta subida.

Una vista desde la Curva 30

Si has llegado hasta esta zona, el resto es solo aguantar, no se repiten subidas empinadas, pero continúan las curvas y las pendientes. Solo aguantar, concentrado en tu pedaleo, controla la respiración, y muy de vez en cuando disfruta el paisaje, mira hacia abajo y felícitate a ti mismo por haber llegado hasta ahí y seguir moviendo los pedales.

Pero no bajes el ritmo, aún quedan 6 km para la meta.

¿Mejoré el promedio de velocidad?, muy poco: 7,2 km/hr. Largos, cansadores 51 minutos, pero cruzo la meta, centenas de ciclistas están ahí, se saludan, se felicitan y todos los competidores recogen una medalla en testimonio de su logro.

Meta en el centro de esquí Farellones

Me como el resto de mi sandwich, ya no tengo líquido, pero no importa, ahora en el regreso inicio la bajada y regreso a casa. Una bajada que se debe hacer con precaución extra, cuidando la velocidad pues aún quedan otros centenares de ciclistas ascendiendo.

Los números finales: desde la partida de la competencia hasta la meta: 02:48:56, lo que me habría dejado en el lugar 16 de mi categoría (50 a 59 años).

Pueden ver el mapa, la altimetría y más detalles en Strava.

 

Preparándose para partir

 

Listo para largar

 

Nota: Valor tomado de altimetrias

Comments»

1. chascas11 - November 12, 2012

wau… pucha roberto tengo mil ganas de hacer esta ruta, te felicito un abrazo

2. cerovida - October 11, 2013

Me leí el articulo completo. Muy bien detallado y gran motivación para mi que tengo la subida a Farellones como mi próximo desafío. El primero fue ir de providencia hasta San Carlos de Apoquindo y ya lo hice, es hora de conquistar nuevas alturas.

3. leonardo - December 8, 2014

Roberto, yo tambien lei con atencion tu excelente relato…me gusto muchisimo….yo en el año 2011 lo subi en competencia (CANADELA) y es una de las cuestas mas duras que he subido..espero puedas seguir con tus logros cada año…Felicitaciones y un abrazo.


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: