jump to navigation

Ruteo El Afalfal – Esteban Troncoso – 20120902 September 2, 2012

Posted by roberto in Uncategorized.
trackback

Después de varias semanas, nuevamente nos coordinamos con Roberto para salir a rodar. Inicialmente iríamos a la 5-Norte con el grupo que allí se junta, pero una coordinación de último momento con el grupo ciclista con el que rodamos habitualmente nos lleva a encaminar nuestros pedaleos hacia El Toyo.

Salimos algo atrasados producto del cambio de hora. Está un poco helado pero totalmente soportable. Son las 08:15 y por fin llega Roberto al punto de encuentro (Brasil con Agustinas). De ahí en adelante, un rodar fuerte para no retrasarnos más de la cuenta. Santiago recién despierta y las calles vacías son un agradable panorama para un par de ruteros.

A las 9:10 estamos llegando al punto de encuentro, donde están Gabriel y Patricio. Más tarde llega Humberto, y algunos minutos después Catalina y Rodrigo. Algunos llamados pero nadie contesta. Somos los que somos. Partimos a eso de las 09:30 rumbo hacia San José de Maipo. En el camino, Catalina comenta su intención de continuar al Alfalfal con Rodrigo. Inmediatamente me sumo. Nunca he hecho ese recorrido y la curiosidad me mata.

En la bifurcación hacia El Toyo nos separamos de Roberto, Humberto, Patricio y Gabriel. Los 3 continuamos por el camino a San José de Maipo. Mientras lo recorrimos, con un fuerte viento en contra, recuerdo las jornadas solitarias que me llevaban por esta camino hace más de 20 años atrás. El camino no ha mejorado mucho, pero la oferta culinaria y de servicios ha aumentado notablemente. La municipalidad también algo ha hecho. Mejores luminarias y paraderos….El resto lo pone la naturaleza

Rápidamente llegamos a la bifurcación que nos lleva hacia El Alfalfal. Ya llevo unos 43 kilómetros y el sol comienza a calentar el ambiente, el cielo despejado. Todo para un buen ruteo.

Los 22 kilómetros que unen el cruce con El Alfalfal son exigentes pero a la vez cautivadores. El escenario que se va presentando ante mis ojos se renueva una y otra vez. Pedaleamos con Rodrigo adelante siempre sin perder de vista a Catalina que nos sigue un poco más atrás. Me sorprende constatar el buen ritmo de mis dos compañeros.

Mientras rodamos, Rodrigo me sigue comentado entretenidos detalles de su viaje rutero a Francia (algún día lo haré), mientras yo lo interrumpo de tanto en tanto para que me avise como se vienen los repechos del camino.

A falta de pocos kilómetros para la meta, una pequeña pero engañadora cuesta, Maitenes, me obliga a exprimirme cuando compruebo que el lugar que creía la cima era en realidad la mitad de la cuesta… Sigo pedaleando, pero cada nueva subida sólo me anima aun más para seguir. Parece curiosa esta afición de divertirse llevando tu esfuerzo al límite.

Después de rodear un cerro, llegamos al punto final. Algunos caserones y la entrada controlada a la Central El Alfalfal. El panorama no puede ser más impresionante. Al frente se levantan unos macisos de piedra y tierra. No puedo dejar de mirarlos.

Los macizos rocosos que Esteban no puede dejar de admirar

Catalina revisa su cadena y Rodrigo se limpia los ojos de un mosquito o pelusa que se le metió. Conversamos y no nos damos cuenta que se nos pasa la hora. A las 11:50 partimos de regreso cuando el sol ya comienza a quemar.

El retorno lo hacemos con calma al principio, las bajadas de ida ahora son subidas. Luego de pasar la cuesta antes citada, ya pasamos a plato grande y le damos con todo, literalmente. Porque a eso de las 12:30 ya estamos nuevamente en el camino a San José de Maipo. Para variar, como me lo recuerda Catalina, el viento, o “raco” como le llaman aquí, cambia de dirección caprichosamente y nuevamente boicotea nuestro avance. No importa. Rodrigo y Catalina parecen estar frescos como lechuga. Me llevan de un ala y casi sin darme cuenta ya estamos enfrentando los últimos kilómetros del camino. Luego conectamos con Avenida La Florida, donde el tráfico aumenta notablemente, pero donde Rodrigo demuestra sus dotes de esquiva-autos. Todo un maestro, como los mensajeros de NY. Cata lo sigue con igual soltura…..Yo los imito con dificultad. La velocidad, entre 35 y 40, nos conduce rápidamente a nuestro punto de separación. Casi no alcanzo a despedirme, mientras doblo por Departamental. Rodrigo y Catalina no bajan el ritmo y siguen hacia La Reina. Unos campeones.

El viento sigue frenando, pero falta poco. Llego a Vicuña Mackena y luego el trayecto habitual. Sierra Bella, Av. Matta y la caletera de la Autopista Central. Poco después de las 14:00 ya estoy en casa.

Han sido 130 km en cuatro horas y 30 minutos… y una tremenda satisfacción por el hermoso descubrimiento rutero que he hecho hoy.

En la meta

Comments»

1. chascas11 - September 4, 2012

jajajaj tambien ando de SKY por el cajon del maipo… ya llegare tan lejos como tu, un abrazo


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: