jump to navigation

Ruteo 5 Norte – Esteban Troncoso July 22, 2012

Posted by roberto in Salidas en Santiago.
trackback

Dicen que el mayor obstáculo son los temores propios. Hace 10 años o más retomaba el ciclismo, comprando una bicicleta de ruta (La primera bicicleta la había tenido años antes, durante la época universitaria, pero llegado el matrimonio y el inicio de la etapa laboral, quedó de lado y finalmente fue regalada).
Bueno, contaba que hace 10 años retome las dos ruedas, partiendo con lo típico. Subir el San Cristóbal y salir a  Panamericana Norte a rodar. Allí me crucé un domingo con un grupo de ruteros que se juntaban frente a la CCU. Yo, un “pato” de tomo y lomo con puntillas y cero oficio rutero, me colé en el grupo y comencé a rodar con ellos. Recuerdo mi cara de aflicción cuando a los pocos minutos aceleraron el ritmo. Lentamente el grupo comenzó a alejarse, y yo veía las inmensas diferencias que me separaban de ellos. Fue así que me resigné a seguir rodando sólo, hasta que di con otros “patos” igual que yo, con los cuales comenzamos a compartir domingos, pinchazos y sudor. Más tarde, el ingreso a un grupo más formal me permitió tomar el “ritmo” requerido.
Ahora, una década después, más viejo pero más curtido también en estas lides, decidí reincidir con este grupo de la Cinco Norte. Me levante más tarde que lo que acostumbro (mis salidas dominicales por lo general comienzan a las 08:00). Hoy, son ya las 08:45 y parto en bicicleta al punto de encuentro.
En el camino me topo con JP Garrido. Un habitué del grupo de la Cinco-Norte, al que tiempo atrás le vendí el marco CAAD-5 que ahora usa. Nos saludamos pero no me reconoce. No importa.  “Por lo menos ahora alguien le saca el jugo a ese cuadro Cannondale” pienso.
El grupo de la Cinco-Norte tiene por costumbre largar a las 9:30 sagradamente todos los domingos en la intersección de Panamericana Norte con Américo Vespucio. Mientras avanzo al punto de encuentro se van sumando más ruteros. Cada uno con sus “pintas muy particulares” y, lo principal, con sus bicicletas que recorren todo el espectro disponible en el mercado nacional, tanto en marcas como en precio.
Quizá ese sea uno de los mayores atributos de este grupo. Su acefalía no complica. Mal que mal tienen igual sus “referentes” o líderes. La inorgánica termina siendo un plus. No requieren mayor organización. Las reglas son sencillas como me las aclaró semanas antes un rutero de este grupo:

“..salen sin falta a las 9:30 hrs., no esperan a nadie. La ruta siempre es la misma, son tres variantes que se pueden elegir según su capacidad:

a) CCU – Tiltil, es para los más exigentes, llegan un poco antes de Tiltil y se paran en un negocio para tomar y comer algo, es como 1 km. antes del pueblo. De vuelta se vienen por el camino de las vacas, quilapilun, la 57 y embalan en la última pasarela que esta como a 200 metros de Américo Vespucio.Andan muy fuerte.

b) CCU , camino de las vacas hacia quilapilun, la 57 y la llegada es donde mismo. Son un poco mas de 80 km. Esta es para los intermedios.

c) CCU, camino del desierto, quilapilun, la 57 y la llegada donde mismo. Son como 75 Km Esta es para los que no entrenan…”

Tomo nota de las recomendaciones del rutero, orinando e hidratándome antes de la largada. A eso de las 09:30 efectivamente comienzan a rodar. Me voy con volante de 39 para calentar (el frio aun es intenso a esa hora). Rápidamente el grupo comienza a acelerar. No logro dar con una cifra pero estimo en 60 o 70 los pedaleros, incluido un furgón de apoyo para algunos de ellos.

Me recuerdo lo que pasó hace 10 años y no se si reír o preocuparme. La velocidad sobrepasa los 35 kilómetros por hora largamente y los tirones de esta “serpiente multicolor” son frecuentes. La sensación de ir en un pelotón arropado en el medio es extraña. El grupo “te va llevando” y algo de vergüenza deportiva te empuja a alcanzar las primeras posiciones y tirar. Esta vez me aguanto mi vergüenza deportiva. Mientras no me sienta seguro no me desgastaré antes de tiempo.

Es realmente rápido el rodar del grupo con respecto a los otros grupos con los que he salido y en los cuales algunas veces pongo el ritmo. Aquí son otros los “patrones” que ordenan y tiran. El resto seguimos preocupados de no cortarnos y de no chocar con quien está al lado. El desorden ordenado es una característica del grupo.

Al pasar el peaje de Lampa los lideres aprovechan de apurar el ritmo. Los que pasan lentamente por el pórtico inevitablemente se cortan, así que hay que apretar los dientes  y cazar a los delanteros. La adrenalina propia de la situación te hace olvidar frío, cansancio o lo que sea. Hay que llegar a la par.

Luego, viene la subida al Manzano. “ese es mi territorio” pienso, y de algún modo no me equivoco. Paso a un 39/17 y, estando bien retrasado en el grupo, logro comenzar a superar ciclistas en el ascenso. Subo a una media de 21 km/hr y llego entero a la cima. Ya hemos superado la primera parte.

Luego es descenso y la desviación hacia “camino del desierto” (la alternativa más fácil de las tres). Allí me doy cuenta que el grueso del grupo que elige esa opción vienen más retrasados. Reduzco la velocidad y me uno cuando me alcanzan. Seguimos y tomamos el camino a Quilapilún, un tradicional camino con falso plano, que el grupo decide hacer “relajadamente” ya que no se superan los 30 km/hr.

Al llegar a la R-57 el grupo parece engrosarse con más pedaleros. Nuevamente el ritmo sube y se alarga y adelgaza la “serpiente multicolor”. A la altura del fuerte Arteaga se producen cortes con un grupo que se adelanta. Nadie parece reaccionar así que tomo la batuta y parto detrás de los escapados. Inevitablemente al mirar mi sombra veo otros ciclistas detrás. Es la ley del mínimo esfuerzo.

Las bajadas no son mi especialidad y pienso que me puedo cortar, pero el grupo baja razonablemente sobre los 55 km/hr y me mantengo en él. Luego, con un desarrollo más pesado me preparo para lo que  viene.  El grupo se tensa y los ciclistas se tensan a su vez sobre el manillar y el marco. La velocidad promedio llega a 45 km/hr lo que habla bien de la dinámica del grupo. Los kilómetros pasan y me resulta sorprendente llegar al peaje de Los Libertadores casi 2 horas después de iniciado el ruteo con el grupo. De ahí hasta Vespucio quedan 6 kilómetros donde el ritmo no baja, más bien sube. Nuevamente se produce un corte al que nuevamente respondo, pero el gas se me apaga cuando falta poco para cazar a uno de los escapados. Muevo el brazo pidiendo relevo, me abro a la derecha, pero la sombra que me sigue hace lo mismo. “es la ley” pienso. Más tarde, los pedaleros detrás mío me adelantan e inmediatamente me les uno. Nada de descolgarse faltando tan poco. en 10 minutos ya estamos en el punto de meta de este circuito y yo con la satisfacción de llegar entero, incluso con ganas de seguir rodando y la constatación que en algo he acortado la brecha con ese “pato” de 10 años antes.

Sigo mi ruteo a casa. 12 kilómetros más, completando un trazado personal de 95 kilómetros en 3 horas. Mi señora no lo podía creer cuando a las 12:00 me ve llegar a casa.

Hoy, intensidad fue la palabra…

Comments»

1. Jorge - December 3, 2012

Hola Amigo, sabes, quiero hacer la RUTA 5 NORTE hasta LLAILLAY

se puede?

cual es el mejor camino??

gracias

roberto - December 3, 2012

Hola Jorge,

Por la R-5 Norte llegas sin problemas hasta Llaillay, incluso no debería tomar más de mediodía, saliendo temprano desde Santiago.

Una vez pasas La Trampilla, quedan menos de 30 km (varios repechos) para Cuesta Las Chilcas, esta la bajas con cuidado porque es muy empinada y sin berma, una vez en el plano, pasado el mediodía, suele aparecer un viento norte fuerte, acá te aguantas porque ya quedan menos de 20 km para el destino.

Espero que te decidas a hacerlo y tengas un buen ruteo.

Saludos,

rca


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: