jump to navigation

Ruteo La Dormida – 20120401 April 1, 2012

Posted by roberto in Salidas en Santiago.
trackback

Eduardo, Pablo, Ivan, Roberto, Gabriel, Manuel y Bernardo (ausente Esteban, que tomó la foto).

Este domingo enfrentamos uno de los ruteos clásicos pero terrorífico: Cuesta La Dormida.

El PdE tradicional ha sido la zona de Larapinta, junto a Lampa. Llegamos 9 pedaleros a enfrentar un desafío ícono en la Región Metropolitana, el día claro y soleado, los inicios de la mañana agradablemente frescos dan paso a un castigo de calor subiendo la cuesta.

Algo remolones, iniciamos el ruteo a las 09:15, Gabriel y Manuel encabezan el grupo formado de a dos en fondo, le siguen Esteban e Iván, y yo cierro este primer grupo, alguno metros más atrás Pablo, Eduardo, Bernardo y Pedro.

En breves 3,6 km llegamos al Camino Chicauma, árido y sinuoso, dándose algunos intentos de subir un ritmo relajado: 15 km en 35 minutos promediando 25,7 km/hr.

Una vez llegamos al cruce el grueso del grupo se detiene uno momentos, con Pedro y Manuel decidimos seguir adelante dado que tenemos un ritmo menor.

Poco más de 10 km nos separan del pueblo de Til Til: 22 minutos a 26,5 km/hr, sin viento en contra y poco tráfico vehicular.

El plato de fondo: el ascenso a Cuesta La Dormida, 11 km de subida eterna.

Se adelantan Pablo, Esteban, Iván, Bernardo, Eduardo y Gabriel, y en ese orden llegan a la cima, 500 metros atrás de Gabriel y Eduardo pedaleo con Manuel a mi rueda, Pedro ruteaba en solitario algunos kilómetros más atrás.

Los primeros 2 km de la cuesta te desgastan un poco, bajo al 34 y me mantengo alternando el pedaleo entre parado y sentado, entre los kilómetros 2 y 4 la pendiente afloja un poco, pero solo un poco y llegas al puente Las Lajas, a pesar que el descanso en el plano del puente es brevísimo, se agradece, la pendiente se eleva un poco más antes de llegar al puente Santa Laura, en el kilómetro 6. Aquí empieza lo duro.

En mi opinión, si llegas al kilómetro 7, solo debes mentalizarte para “aguantar”, resistir, la pendiente es dura entre el kilómetro 7 y el 9, luego cede un poco, la mejor estrategia para atacar este par de miles de metros es alternar el pedaleo; parado y sentado, mantener una cadencia constante jugando con los piñones y… contando los kilómetros que están dibujados en el suelo.

Paso el kilómetro 9 y diviso a 300 metros a Gabriel pedaleando junto a Eduardo, pienso que si mantengo mi ritmo, los alcanzo antes de la cumbre, no fue así pero acorté distancia hasta quedar a unos 50 metros, en esos mismos 50 metros Manuel se para en los pedales y me adelanta con fuerza, quedando una vez más como el último en coronar La Dormida.

El ascenso tiene prácticamente 11 kilómetros, mi velocidad promedio fue 10,8 km/hr, con lo que tardé poco más de una hora en unirme a mis compañeros agrupados en la cima. Por increíble que parezca, esa hora de ascenso pasó rápido.

El total del ruteo de hoy fueron 81,8 km de recorrido a una velocidad promedio de 26,1 km/hr, contabilizando 03:28 horas de pedaleo efectivo.

Eduardo y Gabriel llegando a la meta

Comments»

No comments yet — be the first.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: