jump to navigation

Ruteo: Santiago – Quintay May 8, 2011

Posted by roberto in Clásicas cicloturistas.
Tags: ,
trackback

Hoy domingo se celebra el Día de la Madre, y decidimos aprovechar de dejarlo libre de ciclismo… pero cambiamos el ruteo para el sábado y estrenamos nueva ruta: Santiago-Quintay.

Quintay es una caleta de la Quinta Región cercana a Valparaíso y muy hermosa, por lo que vale la pena mezclar un buen ruteo con un día de paseo familiar.

Pese a los pronósticos, el día no se presentaba en absoluto frío, pero sí con nubosidad baja y una agradable temperatura apta para un ruteo largo.

Minutos antes de las 09:00 salíamos junto a Esteban y enfilábamos hacia la Ruta 68, camino a Valparaíso, ruta muy conocida por nosotros y llegábamos a eso de las 09:40 a la oficina de la concesionaria de la ruta que nos cruzaría por el Túnel Lo Prado.

En el valle de Curacaví, al otro lado del cordón de cerros que limita el Valle Central, el clima estaba en las mismas condiciones, una bajada fría y seguíamos rodando a buen ritmo hacia Curacaví.

Seguimos por la berma de la R-68 hasta el inicio de la subida al Túnel Zapata y a las 10:50 enfrentábamos la subida a la cuesta del mismo nombre. Esteban, como en sus mejores tiempos, subía muy en la delantera y yo mantenía mi propio ritmo, faltando un par de kilómetros para la cima me adelantan dos ruteros y me saludan con un “hola” cargado de ganas y orgullo de ser los primeros de su grupo. Luego vendrían tres más, en solitario, y ya sin ganas ni siquiera para saludar.

Una vez que Esteban llega a la cima se devuelve para acompañarme en los últimos metros de subida, llegamos, casi sin detenernos bajamos por separado y volvemos a la caletera paralela a la R-68.

En el cruce a Algarrobo volvemos a la berma y seguimos rodando, cruzamos Casablanca, enfrentamos la subida a Lo Vásquez, aproximadamente 1.500 metros de una subida similar a El Manzano, casi al finalizar la subida nos sobrepasan otros dos ruteros a un ritmo de campeonato. Rápidamente les perdemos de vista.

Luego de cruzar por el Santuario de Lo Vásquez enfrentamos otra subida, breve, alrededor de unos 1.000 metros y luego un falso plano antes de enfrentar otra breve subida antes del Embalse Peñuelas. Con viento de cola el avance se hacía rápido y poco antes del kilómetro 93 de la R-68 entrábamos a Quintay.

Esteban mostró un rendimiento notable durante todo el trayecto, pero se obligaba a esperarme al final de las subidas, por lo que en general nos mantuvimos rodando juntos y así fue como entramos por el camino a Quintay.

Este es un camino exigente, a la entrada la señalética te informa que faltan 23 km para la meta y se siente como un verdadero bofetón… el hambre comienza a hacerse presente y el líquido se me había acabado.

La bienvenida te la da una larga subida de 4 km, aunque al final de ésta te espera una bajada de la misma longitud. En el kilómetro 9 le aviso a Esteban que no sigo y pido al vehículo de apoyo que vaya en mi auxilio.

Esteban sigue a buen ritmo, casi sin muestras de cansancio o fatiga.

Luego del kilómetro 9 viene otra subida larga y exigente, calculo que entre 3 y 4 km de longitud, pero es la última prueba, una vez en el km 15 basta aguantar los continuos repechos para llegar al km 19 donde comienza la bajada y ya se acaba el dolor y el sacrificio.

Llegamos a la Playa Grande de Quintay, una playa hermosa flanqueada por cerros de una frondosa vegetación.

El día se nos presentó espectacular, cielo despejado con un sol tibio.

Antes de pasar al aspecto técnico un reconocimiento para mi esposa que aceptó ser el equipo de apoyo, llevándose el vehículo a Quintay y preparándonos un almuerzo adecuado a la rutina: pescado al jugo, ensaladas, frutas y bebestibles.

En lo técnico, resumiré en la siguiente tabla los aspectos que me parecen relevantes para realizar este ruteo.

Introducción La Ruta 68 es la carretera principal que une Santiago con Valparaíso, el principal puerto de nuestro país, el tránsito es intenso y de alta velocidad, la calidad de la berma varía entre bueno y aceptable.Si bien no está prohibido el tránsito de ciclistas por esta vía, debe hacerse por caleteras o por la berma.

Es muy peligroso rodar por la pista, todos los vehículos, incluyendo los numerosos buses y camiones, circulan a muy alta velocidad, sin embargo, el ruteo por la berma puede realizarse en forma segura.

Costos Este es un aspecto sensible. Desde mi punto de vista no es un ruteo barato (ir a Valparaíso, en cambio, puede considerarse barato).Ida y vuelta a Quintay son aproximadamente 250 km desde el inicio de la R-68 y se deben cancelar 4 peajes de $ 2.300 (US$ 5) cada uno. El estacionamiento en la playa también tiene un costo de $ 2.000 por día y $ 600 por hora.

En nuestro caso calculamos $ 36.000 de costo total para los dos participantes.

Apoyo Es ideal contar con apoyo extra en este ruteo, una vez lo finalizas baja la adrenalina y sube el hambre y la sed. En el camino a Quintay observé un par de negocios, tipo almacén, con venta del sin par “pan amasado” (pan casero en otras latitudes). También observé pasar “colectivos”, que son automóviles destinados al transporte de personas, por lo que existe transporte al menos entre el pueblo y la ruta 68. No observé buses de transporte interurbano, aunque de seguro los hay, tal vez con baja frecuencia, ya que el pueblo no es pequeño.
Salida desde Santiago hasta Túnel Lo Prado Este tramo tiene 20 kilómetros de longitud y es de baja exigencia. Antes del Túnel Lo Prado están las oficinas de la concesionaria que te trasladan en camioneta a través del túnel.De acuerdo a lo que nos comparte el chófer, aceptan transportar grupos de ciclistas rodando por el túnel; siempre que cuenten con un vehículo de apoyo que se mantenga al frente del grupo, neutralizando la velocidad y manteniendo el agrupamiento. El vehículo de la concesionaria cierra la marcha.
Túnel Lo Prado – Cuesta Zapata Considerése 1 hora de recorrido para este trayecto que tiene 26 km de longitud por una ruta plana.Existe caletera desde la bajada de Lo Prado hasta la entrada oriente de Curacaví.

Si bien es factible seguir por la calle principal, nosotros siempre elegimos seguir por la berma de la carretera, que se encuentra en buen estado.

Zapata En el kilómetro 48 de la R-68 se inicia el ascenso a Zapata, y en el km 52 el desvío hacia la cuesta para evitar el túnel.Nosotros siempre seguimos por la cuesta, aunque en la entrada al túnel existe un intercomunicador para solicitar transporte, éste es tradicionalmente lento en llegar.
Cuesta Zapata Esta es una hermosa subida de 5,5 km de longitud y baja exigencia. El escaso tránsito lo convierte en un alivio y un descanso del alto tránsito que se ha experimentado hasta ese punto.
Casablanca Una vez bajas la Cuesta Zapata regresas a la R-68 y debesrutear por la caletera, aunque pareja y sin hoyos el asfalto es rugoso.Esta caletera termina en el desvío hacia Algarrobo, en este punto volvemos a la berma de la carretera y cruzamos Casablanca.
Lo Vásquez Saliendo de Casablanca enfrentamos una subida de unos 1.500 metros, que te cuesta un poco debido a la carga acumulada, similar a la subida El Manzano, en la salida norte de Santiago.Luego bajamos hacia el Santuario de Lo Vásquez, lugar de masiva peregrinación cada 8 de Diciembre y con un nutrido comercio de alimentos. Es posible reabastecerse de líquidos y comer en este lugar.
Cruce Quintay Saliendo del sector de Lo Vásquez se enfrenta otra subida, similar a la anterior pero más breve, se llega a un falso plano, ruedas unos pocos kilómetros, enfrentas un repecho breve y comienzas a bordear la Reserva Peñuelas, con el lago del mismo nombre, que por tratarse de la reserva de agua de Valparaíso no permite actividades acuáticas.
Camino a Quintay Alrededor del km 93 de la R-68 está el desvío a Quintay, un camino de 23 kilómetros, de por sí exigente y con una exigencia que se multiplica por el desgaste físico que se ha desarrollado hasta este punto.Menos de un kilómetro de falso plano te conducen a la primera subida: cuatro kilómetros exigentes, antes de la cima y luego una bajada de otros cuatro kilómetros te dejan a los pies de la segunda subida larga e igual de cara.

Si venciste la segunda subida, solo tienes que aguantar, las subidas siguientes ya no son tan duras y en el km 19 de la ruta se inicia un descenso que en los últimos kilómetros es brutal: muy parecido a la bajada de las curvas de Farellones.

Comments»

1. Rene Vergara Ripoll - May 9, 2011

Excelente tu aporte , felicitaciones

2. Jorge Oliva - July 22, 2011

Gracias por tu anecdotas para la gente que amamos la bibicleta!

3. roberto - July 22, 2011

Hola Jorge,

Agradezco tu amable comentario.
Saludos,

rca

P.S.: René es un gran compañero en la ruta, también le he agradecido su comentario, pero por sobretodo su gran compañerismo.

4. carlos galdames (@clg_galdames) - February 25, 2015

uf de solo leer me canse, y yo con mi logro de realizar el circuito de Quintay a Algarrobo. uf al final ya no podia mas con las subidas y bajadas


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: