jump to navigation

La Caída de los Gigantes – Ken Follet January 11, 2011

Posted by roberto in Libros.
trackback

Entiendo que este libro es el primero de una trilogía de las guerras del Siglo XX: la Primera Guerra Mundial, la Segunda Guerra Mundial y finalmente la llamada Guerra Fría. En este primer texto aborda los acontecimientos que precipitaron la Primera GM y la revolución rusa, y también hechos que en esos conflictos se sucedieron. El período histórico del relato, se inicia en el año 1911 y termina en 1920.

El autor se vale de la narración de historias paralelas de cinco familias para desarrollar la trama, las familias han sido bien escogidas, para tener un amplio escenario de la situación europea en ese entonces: una familia de mineros del carbón de Gales, una familia de aristócratas, también de Gales, dueños de los terrenos en que se explota la mina, un par de hermanos rusos huérfanos, unos alemanes y un norteamericano.

El libro arranca con una narración de la familia de mineros, en la que el hijo mayor, que cumple 14 años, deja la escuela y enfrenta su primer día de trabajo en el pozo. Me recuerda su otro libro: Un Lugar Llamado Libertad, en el que también arranca con la descripción de la forma de trabajo de las minas de carbón en el sur de Inglaterra, aunque en el caso de La Caída de los Gigantes, el relato del estilo de vida de los mineros es bastante menos crudo de lo que fue en su antecesor, y parece un tanto adornado evitando relatar una realidad cruda, sórdida y miserable.

En esto último se basa una de las críticas que le hago a este libro: es una novela best seller, si bien relata hechos reales e históricamente documentados, está salpicada de líos amorosos que aumentan innecesariamente el volumen del libro. Les advierto que no quiero decir que los relatos aburran o estén demás, de hecho pueden resultar entretenidos, solo digo que no aportan al conocimiento del contexto histórico.

En cada uno de los libros de Follet que he leído (y los he leído casi todos), se narran escenas de alto erotismo, lejos de la mojigatería pero sin caer en la pornografía, sin embargo; me da la impresión que en esta última entrega la cantidad se multiplica, y esto es algo que me parece contradictorio con el relato, casi tibio, de las costumbres de los diferentes grupos de la sociedad de la época.

Luego continúa con la historia de la familia aristocrática y a través de los personajes se empieza a develar el contexto de vida europea, que comienza a ver cómo nace una creciente rebelión producto de las enormes desigualdades, la indiferencia de los gobernantes y la crueldad de los terratenientes. Una época que marca un hito, un antes y un después, en nuestra historia.

Si bien la descripción de los personajes es adecuada, desde mi óptica están algo alejados de la realidad, los siento creíbles, pero no reales, algo que no me ocurre con otros autores, también encuentro que Follet es un narrador excepcional, capaz de dar continuidad a un relato a través de cientos de páginas, sin que te aburras en ningún momento, pero no se la juega con reflexiones. Los diálogos se limitan a reflejar la realidad de los hechos sin que logre sentir realmente humano al personaje. Como referente puedo citar a John Le Carre, en quien siento que los personajes se acercan más a la realidad de lo humano.

La narración fluye en orden cronológico, donde la fecha da comienzo a cada capítulo de la historia, detalle bastante cómodo.

Narra algunos detalles de los meses previos a la Batalla del Somme (Julio de 1916), llegando hasta sus inicios. Un buen capítulo debido a lo poco documentado que está este hecho bélico.

Particularmente emotivo resulta el capítulo en el cual Follet narra cómo un cartero debe entregar los telegramas a las familias de Aberowen, el pueblo minero, donde los hijos mineros formaban parte del Regimiento de Fusileros de Gales. Los telegramas comunicaban el fallecimiento de sus hijos en la Batalla del Somme.

En paralelo somos testigos de la lucha que llevan adelante las mujeres para conseguir el derecho a voto, aún durante el desarrollo de la guerra.

La longitud de los capítulos es mayor a lo que nos tiene acostumbrados el autor y, dada la multiplicidad de protagonistas, pueden pasar decenas de páginas antes de retomar la historia de otro personaje.

El humor, tragicómico en este caso, no está ausente a través de uno de los hermanos rusos, para quien la vida es una juerga eterna, aunque a un alto precio, un buen detalle que recordarán quienes lean el libro.

Está dividido en tres partes, y en la tercera el autor apura un poco el final. Pese a ser una obra de considerable extensión, sobre 800 páginas, deja algunos pocos cabos sueltos.

Existen pocas novelas ambientas en esta época y tal vez se éste el mayor mérito de la novela de Follet, la primera de la trilogía mencionada al inicio de esta reseña. Otra obra de renombre, pero que no he leído es Diez Días que Estremecieron al Mundo de John Reed, y relata la revolución rusa. Tampoco puedo dejar de mencionar la magistral Sin Novedad en el Frente, de Erich Maria Remarque (esta sí la leí).

Para terminar, el autor, al final de su obra, nos responde una buena pregunta: ¿dónde está la linea que diferencia los hechos históricos de la ficción? Su regla es: o bien la escena sucedió o tiene altas probabilidades de haber sucedido, y si encuentra algún motivo por el cual la escena podría no ser real (por ejemplo si el personaje histórico estaba en otro lugar), elimina la escena.

Comments»

No comments yet — be the first.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: