jump to navigation

Ruteo Noviciado – Camino a Til Til October 31, 2010

Posted by roberto in Salidas en Santiago.
trackback

El ruteo de hoy ha sido clasificado como un ruteo de intensidad media a alta, aunque se podría bajar un poco su categoría y dejarlo como de intensidad media si se atiende su recorrido, que alcanza alrededor de 85 km y no tiene subidas de consideración. Eso en la teoría.

En la práctica, la intensidad la fija el estado de ánimo del grupo y el mismo recorrido puede tener diferentes categorías.

Es así como hoy día nos dimos el lujo de justificar y superar esta categorización: el promedio de velocidad total fueron brutales 30,2 km/hr.

Con el ambiente de un hermoso día de primavera salgo de casa a las 08:18, nos encontramos en la ruta con Esteban, y enfilamos a ritmo tranquilo y charlando hacia el punto de reunión. Llegamos a eso de las 08:50, justo antes de Pablo Lagos, que llegaba como de costumbre transportado por su padre.

Pablo se nos unió en Mayo pasado durante un ruteo a El Melocotón y desde entonces ha sido fiel compañero de los ruteos dominicales, es el miembro más joven del equipo y, como todo ciclista de tradición, ha renovado gran parte del material de su bicicleta. A sus dieciséis años de edad se encarga de darnos sus buenas bofetadas ruteras.

En el punto de encuentro ya se encontraban algunos compañeros y Roberto Fernández cumpliendo la labor de cobranza de cuotas.

El cabalístico número de trece ruteros inician el pedaleo a las 09:09 desde el km 7 de la ruta 68. Juan Acuña e Iván Mardones encabezan el grupo con un ritmo alto, tras un par de kilómetros los forzamos a aminorar la velocidad para mantenernos agrupados y así ingresamos al camino a Noviciado.

Decir que el pavimento en esta zona está en malas condiciones es ser generoso. Definitivamente sus condiciones son deplorables y junto al esfuerzo del ruteo se une la necesidad de esquivar frecuentemente las grietas y los hoyos.

Afortunadamente este mal tramo es de solo unos tres kilómetros, hasta enfrentar una breve rampa y luego ya mejora y se hace definitivamente ruteable.

Seguimos agrupados de a dos en fondo y a buen ritmo hasta el camino Lo Echevers, poco más de 15 km a 31,7 km/hr.

Me mantengo con un 50×16, promediando 81 RPM de cadencia y solo 124 ppm, feliz de la vida encontraba que el ritmo era definitivamente suave y pedía más. Se me acerca Manuel Podesta y me advierte que con esa configuración no llegaría con el grupo de vuelta: “… te lo firmo, ya empezaste a producir ácido láctico y las piernas no te van a acompañar en el regreso…”, pájaro de mal agüero, me deja con un mal sabor, pero ya estaba hecho y no lo podía cambiar pues ya estábamos cerca del final de esta etapa.

Entramos al camino Lo Echevers, con mala berma y mucho trańsito, 5 km de ruta, en los que el promedio de velocidad lo bajamos a 26,5 km/hr. Aprovecho de recuperar.

Entramos al pueblo de Lampa y recorremos otros 4 km hasta entrar al camino hacia Til Til.

Este es un camino muy apto para el ruteo y el entrenamiento, 15 km de construcción reciente y muy poco tráfico. Los punteros comienzan a apretar y todos nos esforzamos para no descolgarnos del grupo, el primero en resentir el ritmo es Adiel Narvaéz, que decide rutear un par de kilómetros adicionales y devolverse. Quedamos doce.

Con relevos frecuentes en la punta la ruta se me hace breve y enfrento la rampa final a la cabeza del pelotón junto a un compañero triatleta, me descuelgo llegando a la cima y decido rutear suavemente para recuperar en el último kilómetro antes del reagrupamiento. Promediamos 31,3 km/hr en esta etapa.

Llegando a la parada la predicción de Manolo me da vueltas en la cabeza, ya que me encuentro realmente desgastado, pero logro recuperarme y el inicio del regreso lo hacemos a un ritmo aceptable. No es a este regreso al que le temo, me digo a mi mismo, sino a la etapa Lo Echevers – Ruta 68, la etapa final y a la que ya antes he llegado descolgado.

Apretamos el ritmo, Esteban, tan pesimista como Manolo piensa que no va a lograr mantenerse en el grupo, lo animo a dejar de lado las reflexiones y concentrarse en el aguante.

Lo logramos, llegamos de vuelta a Lampa todos agrupados. Promedio de velocidad de la etapa: 30,6 km/hr.

Cruzamos Lampa y el camino Lo Echevers, entramos al camino a Noviciado y se nos une Braulio Contreras, campeón de la Vuelta a Chile hace muchos años atrás. Junto a Braulio, otro ciclista con una colorida tricota Mapei comienza a sacarnos fotos. Concentrados en la ruta seguimos apretando, manteniendo el grupo con dolor y relevando en la punta solo los más sacrificados y capaces, en el camino nos cruzamos con una competencia ciclista de Canadela, que venía en sentido contrario, pero para nosotros solo existía la ruta. La ruta y el dolor.

Promedio de velocidad 33,3 km/hr, el más alto de las etapas.

Llegamos a la ruta 68, el tránsito se intensifica notablemente y en la punta Pablo y Manolo, le siguen de cerca Juan, Iván y Gabriel Diez.

Damos la vuelta hacia el oriente en el retorno de Laguna Carén y en esos últimos 7 km ya no estamos tan compactos, pero todos a la vista. Pocos minutos después del mediodía ya estábamos en el punto de encuentro, alrededor de 02:50 de pedaleo efectivo… poco pero bueno.

Quedo satisfecho por un buen ruteo, a buen ritmo y unidos en todo momento.

Comments»

No comments yet — be the first.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: