jump to navigation

Ruteo a Tiltil February 14, 2010

Posted by roberto in Salidas en Santiago.
trackback

Este domingo 14 el objetivo fue realizar un ruteo hasta Tiltil, el pueblo que se encuentra a los pies de Cuesta la Dormida y que es famoso por ser el lugar en el que fusilaron a Manuel Rodríguez, uno de los luchadores por la independencia de Chile.

Se trató de un ruteo bastante accidentado y de extraño desarrollo, los invito a leer el relato.

Siendo ya las semanas finales de la época de vacaciones de verano, nos reunimos con mi amigo Esteban, que se reincorpora a los ruteos tras un período de varias semanas que lo habían tenido fuera de la bicicleta por anga o por manga.

El punto de reunión general es el kilómetro 7 de la ruta 68. Poco antes de las 09:00 estábamos junto a los otros compañeros que habían llegado previamente, saludamos, esperamos algunos minutos y dimos inicio a la salida alrededor de las 09:15.

Desde el punto de reunión, tomamos la ruta 68 hacia el poniente, alrededor de 4 km hasta tomar el desvío hacia Noviciado, rodamos de dos en fondo a un ritmo moderado y agradable, turnándonos en la punta pero sin grandes esfuerzos, la temperatura era bastante agradable, alrededor de 20°C y el ánimo estaba por lo alto.

El ritmo fue moderado, como indiqué anteriormente, pero la labor de equipo nos permitió lograr un promedio de 29,7 km/hr de velocidad. Recorrimos de esta forma 26,8 km, hasta llegar al camino que une Lampa con el camino a Tiltil.

Una vez en el camino a Tiltil, el grupo aumentó el ritmo; en mi caso salté de un promedio de 115 ppm (zona 1: mínimo esfuerzo) a 137 ppm (zona 3: ritmo moderado), y el aumento de esfuerzo se hizo sentir. Recorridos unos 6 km uno de los nuestros sufre un pinchazo en la rueda trasera, nos detuvimos a esperar el recambio, que se demoró más de lo normal pues la cámara de reemplazo estaba también pinchada y hubo que hacer el trabajo dos veces. Esto debe servirnos como lección: la o las cámaras de repuesto, deben ser cámaras nuevas, jamás reparadas. Recordemos que está en juego no solo nuestro ruteo, sino que también el de nuestros compañeros de equipo.

En mi caso (y en el de algún otro compañero), agradecimos la detención, pues nos sirvió para descansar y recuperar fuerzas.

Una vez retomada la ruta al enfrentar el cruce con el camino a Tiltil, yo iba cómodamente en la retaguardia esperando llegar tranquilo a la tradicional detención en ese punto, sin embargo los punteros no se detuvieron y siguieron el camino. Algunos de los nuestros tenían planeado devolverse en ese punto, y alcancé a despedirme de ellos; Esteban por su parte estaba en el grupo de la delantera y como pensábamos volver juntos me esforcé por alcanzarlos (una vez con él me dice que se habría devuelto en el punto anterior, pero ya era tarde).

Esta debe ser la segunda lección de este ruteo: los puntos de detención se planifican (y se respetan) al inicio de la salida.

En el ruteo a Tiltil mantuve el ritmo en zona 3 y seguimos ordenados, esto sí que es importante pues se trata de un camino de una sola calzada y muy transitado. Cruzamos el Monumento a Manuel Rodríguez y faltando menos de dos kilómetros para el final los punteros aumentan el ritmo, tal vez no demasiado, pero lo suficiente como para hacerme volver suavemente a la retaguardia.

Una vez en Tiltil, el descanso de rigor, algunas gaseosas, alimentación y las típicas propuestas de un retorno suave y controlado.

El grueso del grupo mantuvo la directriz general y regresamos ordenados de dos en fondo, combatiendo un fuerte viento sur, en mi caso pedaleaba cómodamente en zona 2 (recuperación aeróbica) y promediamos 28,2 km/hr en los 9,8 km que separan Tiltil del camino a Lampa.

Una vez que tomamos el camino a Lampa, el grupo aumenta el ritmo y yo subo a zona 4, mi umbral aeróbico, pero a los pocos kilómetros Esteban y yo decidimos descolgarnos y seguir a nuestro ritmo. Lamentablemente a mitad de recorrido uno de los nuestros sufre un corte de rayo, que aparentemente fue más que eso, pues tras centrar con esfuerzo la rueda, quedó atrás y no volvimos a verlo.

Seguimos adelante, pero divididos prácticamente en tres grupos, y eso que éramos solo 9 (algunos piensan que estas cosas suceden solo en Chile).

Cruzamos Lampa, seguimos hacia Noviciado, y poco antes de entrar a Noviciado, René, nos da alcance para informarnos de un problema, pero extrañamente ninguno, entiéndase: ninguno, de los cuatro que íbamos en punta hizo el menor amago por entender qué ocurría.

Varios kilómetros después, una vez en el camino a Noviciado, nos detuvimos a la sombra de un sauce a esperar a los que venían atrás.

Esteban cansado, y con el habitual stress que le produce saber que llegará a su casa “tarde” (entre comillas pues nunca me ha quedado claro qué es “tarde”), esperaba nervioso. Una vez se nos une el “segundo grupo”, ya quedaba claro que el compañero con el problema del rayo no pudo reparar su rueda adecuadamente, retomamos el ruteo.

En unos centenares de metros Esteban y yo quedamos atrás, en lo personal no estaba dispuesto a “recuperar” el tiempo de espera a costa de un esfuerzo físico que me superaba.

Seguimos, por lo tanto, como en los viejos tiempos (no tan viejos) ruteando solos.

Dado lo anterior, en lugar de retornar por Noviciado, decidimos conocer el camino que une Renca con Lampa, conocido como el camino Lo Boza, dado que nace en el cruce de ese mismo nombre.

Por este camino rural, en buen estado y con poco tránsito, llegamos a un costado del aeropuerto y decidimos rodearlo, seguimos por una ruta en excelente estado y prácticamente sin uso, pero con un viento en contra de alrededor de 30 km/hr, que por lo demás es típico de los alrededores del aeropuerto.

Finalmente llegamos al punto de retorno, distante unos 500 metros del punto de reunión inicial y decidimos retornar a nuestros hogares por la avenida San Pablo, en lugar de usar la R68, que nos aleja un par de kilómetros.

En mi caso el recorrido fue de 123 kilómetros, en 04:40 horas. Esta vez dosifiqué adecuadamente el esfuerzo pues llegué a casa alrededor de las 14:00 en buenas condiciones, preparé un jugo natural de duraznos, solo con agua y azúcar y almorcé pescado frito con arroz y ensalada de tomates, cebolla y pimentón.

En la foto principal una vista del camino que une Lampa con el camino a Tiltil, y a continuación una foto de nuestros compañeros Manuel Podesta y Juan Sepúlveda, mientras esperábamos a la sombra del sauce mencionado.

Los datos duros

(RCmax = 183, Umbral Anaeróbico = 150, edad = 48)

Tramo Tiempo Distancia Velocidad Promedio Ritmo cardíaco promedio Ritmo cardíaco máximo
[hh:mm] [km] [km/hr] [lpm] [lpm]
Casa-R68 km7 0:25:42 11,6 27,4 110 134
R68 km7 – Lampa 0:54:13 26,8 29,7 115 134
Camino Lampa Tiltil 0:31:14 14,8 28,5 137 170
Cruce – Plaza Tiltil 0:18:27 9,1 29,7 137 167
Plaza Tiltil – Cruce a Lampa 0:20:59 9,8 28,2 128 159
Cruce – Entrada a Noviciado 0:52:34 22,7 26,0 141 170
Entrada Noviciado – Desvio Lo Boza 0:19:20 7,6 23,8 139 150
Desvío Lo Boza – Casa 0:58:30 20,9 21,5 141 161
Totales 04:40:59 123,3 26,4 131 170

Comments»

No comments yet — be the first.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: