jump to navigation

Joe Friel y los Ironman August 21, 2009

Posted by roberto in General.
trackback

ironman-carrera

Este es un artículo de Joe Friel que llama al debate. No opina bien respecto de las competencias de larga distancia (ironman) y defiende las cortas y veloces.

A ver qué opinas tu…

Hoy salí a rodar con un viejo amigo mío: Jerry Lynch. Jerry es un sicólogo deportivo que ha trabajado por décadas con muchos atletas en diferentes disciplinas. También es escritor (The Total Runner; Working Out, Working Within; Running Within; Tao Mentoring; The Tao of Fitness; TaoSport; y otros). Y es un demonio de atleta. Cuando tenía treinta años corría treinta maratones y lograba 31 minutos en 10 km. Ahora, a la edad de 67 años, aún es competitivo y en gran estado tanto en trote como en ciclismo.

Pedaleando, conversábamos respecto a cómo era correr treinta años atrás. Estábamos de acuerdo en que al fina de los 70 y principios de los 80 el deporte era principalmente un deporte de logro. No muy parecido a cómo es ahora. Los competidores se concentraban en correr tan rápido como pudieran, sin importar la distancia. Los maratonistas no se consideraban más atleta que otro que se especializaba en carreras de 5 o 10 km. La distancia no era un tema. Sí el tiempo.

En algún momento, al finalizar los 80, esa actitud comenzó a cambiar. Por entonces el publico general comenzaba a prestar más atención al trote. Y mientras el deporte se hacía más aceptado por la gente “normal”, ésta no siempre lo entendía. Por ejemplo, si estabas en una fiesta y comentabas que eras corredor, probablemente te preguntaban si habías participado en la maratón de Boston. Eso era todo lo que un lego conocía respecto al deporte (“jogging”) en esos días. Responder negativamente ocasionaba una pausa embarazosa en la conversación y parecía causar la impresión de que no eras un corredor “de verdad”. De tal manera que muchos corredores de la categoría 10 km decidieron que debían correr una maratón y calificar para la de Boston para ser tomados en serio.

Esta actitud provocó un cambio en el deporte. Los eventos más largos, como una maratón, eran objetivos que los proyectaban como “machos” (sic). Los verdaderos corredores corren maratones. Los aspirantes a corredores hacían carreras de 5 y 10 km. Pronto la tendencia fue que todos los que corrían debían al menos finalizar una maratón. La maratón cambió a causa de esta actitud. Volviendo a los inicios de los 80, a los 40 años, podía correr una maratóin 2:50, finalizar en el lugar 12 en tu categoría y no calificar para Boston. Hoy día, un tiempo de 2:50 ganaría fácilmente la categoría y te ubicaría en los primeros 10 de cualquier maratón equivalente.

Parece ser que los tiempos se han alargado en esas categorías. La categoría más lenta refleja un cambio de actitud en quienes corren maratones. El deporte, para casi todas las categorías ha pasado a ser una actividad social más que una competencia. Los tiempos logrados ya no son más un objetivo; terminar es el objetivo. “Todos son ganadores” parece ser la máxima.

Puede que el cambio sea bueno. Dedicar la vida a mejorar los tiempos en las carreras no es muy saludable. Pero entonces no estoy muy seguro que caminar una maratón sea mejor. Me gustaba más cuando una veloz carrera de 5 km era tan aceptable como finalizar una maratón.

Comienzo a visualizar un cambio similar en las competencias de triatlón. Solían ser carreras rápidas, con distancias olimpicas, consideradas todo un logro. Ahora palidecen en comparación con un Ironman. Los ironman han logrado tal preponderancia en el deporte que no eres considerado un triatleta “de verdad” a menos que hayas participado en uno, o incluso a no ser que hayas finalizado el ironman de Hawai. Ahora rara vez veo un atleta que no piense en participar de a lo menos un ironman en el futuro cercano.

También me encuentro con personas que no han participado de ninguna triatlón, de cualquier distancia, que tienen como objetivo participar de un ironman. No se preocupan de cuán veloces pueden ser. Les basta cruzar la línea de meta y escuchar las palabras mágicas, “ahora eres un ironman”. Creo que lo lucirán como una condecoración.

La mayor parte de la gente “normal” no sabe lo que significa finalizar un ironman. Ellos lo ven a través de la televisión y parece tan fácil. Por supuesto, los profesionales del deporte lo pueden hacer parecer fácil. No lo es. La mayoría de las personas ni siquiera podrían sentarse frente a sus televisores 17 horas, nadar, pedalear y correr, solos, durante todo ese tiempo. Muchos temen fallar incluso al comenzar el desafío. Sería mejor comenzar con una carrera sencilla y cinco años después participar de un ironman. Pero para la gente de hoy parece ser demasiado tiempo.

La fascinación que mostramos por los eventos de larga distancia me preocupan. No creo que sea un buen futuro para ningún deporte de resistencia el ir más lento solo para cruzar la linea de meta es mejor recompensado que ir más rápido en distancias menores. La persona que se inicia con los ironman probablemente tendrá una corta carrera como triatleta. ¿Luego qué?, ¿Carreras aventura de tres días de duración? Y después de un par de éstas ¿qué?.

Tal vez me he convertido en un viejo miserable que añora los viejos tiempos en los que la distancia no era lo importante; era la velocidad. Por supuesto, siempre habrá atletas que buscan ser más rápidos, en distancias más cortas. Pero parecen ser una especie en extinción. Algo bueno veo en este cambio de actitud; y es que parece ser que alienta a más personas a participar. Terminar es mucho menos desafiante que ser más rápido.

Comments»

No comments yet — be the first.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: